Piedra de Arucas para el castillo de Santa Catalina en 1760

CASTILLO DE SANTA CATALINA

1.- Introducción

Sin canteros, sin su oficio, no hubiera sido posible unir las dos orillas de un barranco, ni pueblos que se han convertido en patrimonio histórico artístico, junto con una iglesia que es hoy el orgullo de la Ciudad de Arucas. No solo de esta ciudad, pues las obras de la cantería de Arucas han ido pasando a la historia de la humanidad en el otro lado del Atlántico como Cuba, Puerto Rico, Venezuela o San Antonio de Texas, como ejemplos.

Los hombres que las levantaron pusieron su vida en una noble tarea que hoy quiere ser heredada. Una tarea obligada a mantener viva, con las correspondientes modificaciones que la sociedad demanda. Volver a revitalizar una de las profesiones más antiguas del ser humano: el oficio de trabajar la piedra.

2.- El Castillo de Santa Catalina y Próspero Casola

En 1632 se comenzó en Gran Canaria la obra del Castillo de Santa Catalina (donde hoy se encuentra la base naval), imprescindible para defender aquella zona de los desembarcos enemigos. Dicho Castillo fue construido por Próspero Casola nacido en torno a 1565 en Reggio Emilia, en Lombardía, estado del duque de Módena, de acuerdo con sus propias declaraciones testamentarias. Llegó a Gran Canaria en 1587 y su ascenso profesional se desarrolló con cierta rapidez. Le fue despachado el título de Regidor con carácter vitalicio en 1610, mediante despacho del rey Felipe III fechado en Valladolid en 3 de abril, y tomó posesión en el Cabildo de Gran Canaria el 9 de julio ante el Gobernador de la isla don Luis de Mendoza y Salazar.

Después del ataque holandés en 1599 donde, por cierto, en los arenales de Santa Catalina, caerían en batalla los miembros de la Compañía del Capitán Clemente Jordán formada por el propio Capitán Jordán, Domingo Sánchez, Manuel de Sosa, Manuel González, zapatero; Juan de Párraga y Pedro Romero, labrador de Arucas.

La actividad de Próspero Casola como ingeniero fue mucho más intensa en las Islas, ya que durante dieciocho años combinó sus labores con la de contador y veedor de la gente de guerra, obras y fortificaciones, por lo que tuvo que viajar por todas las Islas y realizar diversos informes sobre su estado de defensa.

El Castillo de Santa Catalina contaba en sus primeros años con cuatro cañones de bronce y otros de hierro, siendo custodiado por los soldados del presidio. El castellano (encargado del Castillo) tenía un sueldo de 13 escudos de plata cada mes. El Castillo tenía puente levadizo y la puerta de acceso estaba a 4,5 metros de altura sobre el nivel de la playa. Estaba localizado entre los Castillos de La Luz y Santa Ana y su función era de servir de apoyo al Castillo de La Luz, en un espacio que no podía ver este último.

PLANO CASTILLO DE SANTA CATALINA

3.- Piedra de Arucas para el Castillo de Santa Catalina. Contrato de obligación de obra.

En la Ciudad de Canaria a nueve de junio de mil setecientos sesenta por ante mí el firmante escribano público y testigos firmantes se presentó Eugenio González oficial de cantería vecino del Lugar de Arucas a quien doy fe conozco y dijo: Que por esta se obliga a entregar y poner de su cuenta en la playa del Castillo de Santa Catalina de la Ribera de esta ciudad ciento veinte varas de sillar de cantería al precio de cinco reales de plata cada vara para la fábrica que se va hacer en dicho castillo de cuarta y media cada canto de alto y cuarta y media menos y dedo de grueso, en los lechos por las cabezas con sus declives, corte de las esquinas y tizones correspondientes haciendo en una losa macho y en otra hembra para que sea de la satisfacción del señor capataz a cuyo cargo esta dicha fabrica por orden y mandato del Señor Coronel Don Fernando del Castillo Ruiz de Vergara Caballero de la Orden de Calatrava, Gobernador de las Armas de esta isla cuya orden le ha entregado dicho capataz estudia unos doscientos reales por cuenta de dicha obra de que en caso necesario le otorga recibo en forma. También se obliga a dar y entregar las losetas de cantería que se necesitan para la planada de dicho Castillo con el ancho regular y media de grueso al precio la vara en cuadrada de seis reales de vellón entendiéndose ser de cuenta del otorgante el costo de la baja de una y otra cantería de dicha playa por ser incluido en el ajuste de sus precios, y en caso de que al capataz no le agrade la cantería por errores en los trazos de los desniveles o cortes de las esquinas o cabezas de la sillería o por ser cantería blanca y floja que no tenga la duración que se requiere para dicha fabrica la ha de poder rechazar y poner el otorgante otra a su costa sin pretender poder ser rechazada ningún interés: Quedando de su obligación a poner la dicha sillería por 15 de julio para que se aproveche, y no se pierda la ocasión de hacerse la fábrica en este verano: Y en caso de no cumplir en preparar dicha cantería dentro del plazo señalado le ha de poder obligar a ponerla a su costa y satisfacción hacer a otros oficiales canteros a cuyo cumplimiento se obliga con su persona y bienes habidos y por haber con poder que da la Justicia de su Majestad para su observancia, renuncio las Leyes, Fueros y otros de su favor y la General que lo prohíbe en forma y así lo dijo y firmo siendo testigo Antonio Miguel del Castillo, Agustín Moreno y Miguel Alvarado vecinos de esta Ciudad. Rúbrica del Escribano.

4.- Desaparición del Castillo de Santa Catalina

En el año 1922 la Asociación de Exportadores Fruteros de Las Palmas comienza la construcción de un muelle sobre las ruinas del Castillo de Santa Catalina.

Durante la Segunda Guerra Mundial, con motivo de la continuada presencia en el Puerto de Las Palmas de buques de países beligerantes, el Estado Español toma la decisión de establecer un Arsenal en las Islas Canarias para el mantenimiento de una escuadra de buques de carácter permanente. En 1941 es expropiado temporalmente a la Junta de Obras del Puerto el Muelle Nuestra Señora del Pino.

En 1948 queda constituido formalmente el Arsenal de Las Palmas sobre el muelle Nuestra Señora del Pino y por terrenos comprados a diversos propietarios, comenzándose la construcción de varias edificaciones, nombrándose el primer Jefe del Arsenal.

Durante la década de los 50 y ante el previsto despliegue de submarinos se construyen dos pantalanes para este tipo de buques.

En el año 1973 con motivo de la construcción de la Avenida Marítima, y el consiguiente planeamiento urbano de la ciudad de Las Palmas, se retranquean más de 10 metros hacia el interior la puerta y muros del Arsenal, rellenándose la zona de la playa Norte, quedando definitivamente el Arsenal con la forma y límites actuales.

En el año 2000 la Agrupación de Infantería de Marina de Canarias se traslada desde el Cuartel Manuel Lois, en el Barranco de Guanarteme, al Arsenal, remodelándose varias dependencias del Cuartel de Marinería para dar cabida a las oficinas y pañoles necesarios.

Igualmente con la desaparición del Servicio Militar Obligatorio y la incorporación de la Marinería y Tropa Profesional se reconvierten los antiguos sollados en unos modernos y funcionales alojamientos.


NOTAS:

1.- Fray de Sosa, José. “Topografía de la Isla Afortunada de Gran Canaria”. Ediciones del Cabildo Insular de Gran Canaria, 1995.

2.- Enrique Solana Suárez, Manuel Lobo Cabrera, Elsa Gutiérrez Labory y Fernando Bruquetas Castro (2019). Sobre el documento de Próspero Casola (1565-1647). Primer manual sobre construcción perspectiva conocido en las islas Canarias, del ingeniero Próspero Casola. Anuario de Estudios Atlánticos, nº 66: 066-016.

3.- Bruquetas de Castro, Fernando. “La Defensa de una Ciudad Atlántica: Las Palmas de Gran Canaria, XV-XVIII”. Coloquio de Historia Canario- Americana. 2010.

4.- AHPLP. Sección. Protocolos Notariales. Legajo. 1686.


 

Actualizado el Martes, 16 Febrero 2021 08:54 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento