Arucas en el Bienio Progresista (1854 – 1856)

ALCALDÍA DE ARUCAS1.- Introducción

Durante el reinado de Isabel II (1833-1868) se desarrolló en España, al igual que en gran parte de Europa, el proceso de construcción del Estado liberal, ya esbozado por las Cortes de Cádiz. Durante este período de tiempo se destruyeron definitivamente las estructuras políticas, económicas y sociales del Antiguo Régimen. Pero una serie de problemas dificultaron la consolidación del sistema político liberal parlamentario verdaderamente representativo tal como hoy lo conocemos.

En mayo de 1844 se formó un gabinete presidido por el General Narváez, la gran figura de los moderados. Pero el poder cada vez más dictatorial de Narváez propició un creciente descontento que culminó en un pronunciamiento de complejo desarrollo. Iniciado por el general O'Donnell en Vicálvaro (Vicalvarada), el golpe militar se radicalizó tras la publicación por los rebeldes del denominado Manifiesto de Manzanares. Redactado por el joven Antonio Cánovas del Castillo y firmado por O´Donnell, este manifiesto exigía reformas políticas y unas cortes constituyentes para hacer posible una auténtica regeneración liberal, lo que hizo que consiguiera un amplio respaldo popular y animó a otros generales a unirse a la rebelión. Finalmente el golpe triunfó y propició la formación de un gobierno presidido por el progresista Espartero. La otra gran figura del gobierno, el general Leopoldo O'Donnell creó un nuevo partido, la Unión Liberal, que trató de cubrir un espacio de centro entre moderados y progresistas, aunque gobernó junto a estos en el inicio del bienio. Durante este corto período destacaron las siguientes medidas: La desamortización general de Madoz en 1855 que culminó el proceso desamortizador con los bienes de los municipios. Unas nuevas Cortes Constituyentes iniciaron la elaboración de una nueva constitución más progresista que no llegó a aplicarse.

2.- Legislatura 1854-1856

Elecciones 4 de octubre de 1854; Inicio 8 de noviembre de 1854; Suspensión de sesiones, 17 julio de 1855; Reanudación de sesiones, 1 de octubre de 1855; Suspensión de sesiones, 1 de julio de 1856; Última sesión 14 y 15 de julio de 1856; Fin, 2 de septiembre de 1856 (publicado en la Gaceta de Madrid, 3 de septiembre de 1856).

ANTONIO LÓPEZ BOTAS3.- Movimientos políticos en Gran Canaria. La Junta Revolucionaria 1854

La influencia de los Diputados de Gran Canaria era nula y se puede decir que hasta su estado era ridículo. En Las Palmas se constituye una Junta Gubernativa el 26 de julio. Por su parte, Santa Cruz de Tenerife hace lo propio el 6 de agosto, constituyendo una Junta de la Provincia de Canarias bajo la presidencia del Capitán General de la Provincia. El día siguiente el Gobernador se adhiere a la Junta tinerfeña. Seguidamente, el presidente del organismo santacrucero prohíbe toda comunicación con Gran Canaria y retiene en la capital de la provincia a don Antonio López Botas y a don Cristóbal del Castillo, en aquel momento Diputados Provinciales, hasta que regresase el guardacostas que había enviado a Gran Canaria con el fin de recoger todos los fondos que se hallaban en depositaria.

En la sesión de 8 de agosto se acuerda que “la Junta no consentirá la creación de otra alguna en la provincia, que intentase obrar independientemente de ésta superior”.

4.- Los Ayuntamientos en la España Liberal

El liberalismo emprendió una profunda reforma municipal en un sentido centralizador y uniformador frente al particularismo propio del Antiguo Régimen. Pero, aunque en esto estaban de acuerdo las dos tendencias del liberalismo español moderada y progresista, en lo demás se entró en una constante polémica que explicaría la multiplicidad de disposiciones legislativas sobre esta materia que se dieron durante todo el siglo XIX. Moderados y Progresistas tenían dos modelos municipales distintos. Los puntos de mayor discordia fueron los relativos al control de la autoridad municipal por parte del gobierno, y la mayor o menor extensión del sufragio en las elecciones municipales. Para los moderados el Alcalde era el representante del gobierno en el municipio, por lo que debía ser nombrado por la administración central, mientras que los progresistas consideraban que el Alcalde era, por supuesto, la autoridad ejecutiva en el municipio, pero su origen debía ser electivo. Además, los progresistas defendieron la extensión del cuerpo electoral, aunque sin llegar a defender nunca el sufragio universal en las elecciones municipales. Por otro lado, es fácil encontrar contradicciones e incoherencias entre algunas disposiciones y la ideología oficial de cada uno de los dos partidos que las aprobaban. Durante el Bienio Progresista se aprobó la ley de 5 de julio de 1856, que fijó la elección de los alcaldes por parte del pueblo.

ESPARTERO5.- Nombramientos de Comisionados ante las Cortes

Referentes al estado de disgusto y alarma que reinaba en toda la población a causa de temerse que, habiéndose aprobado las actas de Diputados a Cortes por esta Provincia, a pesar de haber sido protestadas por la mayoría de los electores de la misma, los Diputados electos deduzcan solicitudes y promuevan medidas contrarias a los intereses de los pueblos que compusieron el Segundo Distrito administrativo, y muy particularmente a los de Las Palmas e Isla, y sabiendo que este temor es ya una realidad, pues según las últimas comunicaciones recibidas de Madrid, los derechos de esta población corren un perjuicio inminente; considerando el mismo cuerpo que el disgusto y la alarma, así de Las Palmas como de toda Gran Canaria, se dejan sentir por todas partes; que es muy arriesgado lleguen a un extremo de conflictos y desgracias; considerando también que en tal estado es imposible la buena administración que sufren en todo esto los intereses públicos del Estado y de la isla; que no conviene ninguna medida represiva.

Antonio López Botas propuso que dichas medidas fuesen:

Primera: Nombrar una comisión compuesta del mayor número posible de vecinos que sin demora fuese a Madrid a hacer valer nuestros justísimos derechos.

Segunda: Nombrar también otra comisión permanente que tenga por objeto reunir aquí todos los documentos, datos y noticias que puedan conducir a dicho fin, comunicarlos a aquella comisión y entenderse con la misma en todo lo que pueda conducir al buen resultado de su encargo.

Tercera. Reunir una cantidad respetable, acudiendo al patriotismo de todos los vecinos, para socorrer a los gastos que han de ocasionarse.

Y cuarta. Nombrar desde luego, sujetos de los presentes y cualquier otro del país que se crea conveniente, para activar la otorgación de poderes en favor de los comisionados que se designen para ir a la Corte, y que se hagan las oportunas representaciones a la Asamblea Constituyente y a S.M. la Reina. Publicada esta propuesta se acordó se tuviera por individuos de la misma comisión a los Sres. D. Rafael Muro y Colmenares, D. José González de la Vega, D. José Bulnes, D. Laureano Hernández y a los demás Canarios, hijos de esta Isla, que residen en Madrid.

RETRATO DE JOSÉ GONZÁLEZ DE LA VEGA6.- Correspondencia y poder notarial del Ayuntamiento de Arucas para la representación en el Congreso

Agradecimiento por los servicios prestados al subgobernador Rafael Muro.

Alcaldía Constitucional de Arucas. El M.I. Ayuntamiento de mi presidencia, que ha visto los efectos benéficos que ha producido en esta Villa las justas, ilustradas e imparciales disposiciones de V.S. durante el corto tiempo que el suprimido segundo distrito administrativo estuvo bajo su digno mando, cree caer en falta si no expusiera V.S. la gratitud extrema y sincero afecto que por eso a V.S. tributa; y que al paso que se complacerá siempre en traerle a la memoria, deseará a V.S. las mayores felicidades a que, por otra parte, es V.S. tan acreedor por sus virtudes y demás recomendables prendas. Dígnese, pues, V.S. aceptar esta expresión de los sentimientos que animan a dicha municipalidad, por cuyo acuerdo me cabe el honor de hacerla presente a V.S. Dios, etc. Villa de Arucas, Abril 21 de 1854. Juan Ponce y Marrero. Sr. D. Rafael Muro y Colmenares.

Poder Notarial

Don Cleto de Matos secretario del Muy Ilustre Ayuntamiento Constitucional de esta Villa de Arucas en la Isla de Gran Canaria.

Certifico: Que en sesión celebrada el día tres del presente mes de abril se acordó entre otros particulares el siguiente:

En consideración a que los diputados a Cortes por esta Provincia no representan propiamente a esta Villa porque sus electores todos se abstuvieron de tomar parte en las elecciones por creer que las mismas adolecían de vicios y nulidades que las invalidaban; este Ayuntamiento para tener en la Corte personas que defiendan cerca del Gobierno Supremo y de la Asamblea Nacional, los derechos e intereses de este pueblo y de la isla entera, confiere poder amplio, bastante y con cláusula de sustitución a los señores Don José González de la Vega, Diputado por la Provincia de Cádiz y Secretario del Congreso; Don José Bulnes, Ministro Togado del Tribunal Supremo de Guerra y Marina; Don Domingo Verdugo y Machado, Coronel Graduado del Cuerpo Nacional de Artillería, y Don Felipe Massieu y Westerling, Licenciado en Jurisprudencia, vecinos de la Villa de Madrid; y a Don Laureano Hernández, Don Domingo José Navarro, Don Juan Quintana y Llarena, Don Alfonso Gourié, Don Domingo Pérez Galdós, Don Miguel Arbonies, Don Juan Pestana y Quintana, Don Juan María de León y Don Isidro Morral de la vecindad de la Ciudad de Las Palmas y para que tenga efecto la otorgación del correspondiente poder en forma, se comisiona a los señores Concejales Don Juan Ponce y Marrero y Don Silvestre Rodríguez a fin de que con la correspondiente certificación de este acuerdo lo verifiquen ante un Escribano Público del número de esta Isla.

Así resulta del acta original, a que me refiero; y para el efecto indicado doy la presente certificación en esta Villa de Arucas con el Visto Bueno del Señor presidente a 10 de Abril de mil ochocientos cincuenta y cinco. Rubrica. Cleto de Matos. Secretario. Juan Ponce y Marrero. Alcalde presidente.

7.- Conclusión

Una vez retirado Espartero de la escena política, el gobierno de O'Donnell decretó la supresión de la Milicia Nacional, destituyó ayuntamientos y diputaciones y reprimió la prensa. El 2 de septiembre de 1856 declaraba cerradas definitivamente por Real Decreto las Cortes Constituyentes, cuando aún no se había proclamado la Constitución. Finalmente, por otro Real Decreto, se restablecía la Constitución de 1845 modificada con un Acta Adicional que liberalizaba su contenido. Fue el final del bienio progresista.


Notas:
1.- AHPLP. Sección: Protocolos Notariales. Legajo: 3179.
2.- Papeles para la Historia del Congreso (1812-1977). Congreso de los Diputados.
3.- Galván García, E., El origen de la autonomía canaria. Historia de una Diputación Provincial. 1813-1925, MAP, Madrid, 1996.
4.- Pérez García, J.M, La situación política y social en las Canarias Orientales durante la etapa isabelina. Real Sociedad Económica del País de Las Palmas.1989.

 

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento