El Colegio Sagrado Corazón de Jesús de Arucas. 115 años educando en valores  


El 8 de enero de 1906 se bendijo e inauguró el “Colegio de las Hermanas”, como cariñosamente le llamaban en Arucas, aunque oficialmente fue denominado “Colegio Sagrado Corazón de Jesús de Arucas”. El Claustro Fundador estaba integrado por Sor Cándida Suárez y Suárez de Superiora; Sor Eloísa Jarque Díez como Directora; y con varios cometidos Sor Soledad Cobián de Roffignac, Sor Elena Márquez y Sor Blanca Irazu García, siendo sus primeros capellanes el catalán don Ramón Cirera Cardó, y los ilustres aruquenses don Juan Francisco González y don Pedro Marcelino Quintana Miranda.


Fachada del Colegio Sagrado Corazón de Arucas

En un principio se establece en la Calle San Juan, nº 16. Se admiten 60 niñas completamente gratuitas y los éxitos alcanzados se extienden por toda la comarca, siendo muchos los que piden la admisión de sus hijas en el Colegio. El número aumenta y la primera Casa se hace pequeña, por lo que una hermana de Sor Cándida cede la suya ubicada en la Calle Pérez Galdós, nº 11.

Corría el año 1918 y en concreto el 26 de noviembre. Con extraordinaria solemnidad el Colegio Sagrado Corazón de la Ciudad de Arucas se preparaba para rendir homenaje a la Santísima Virgen Milagrosa.

Profesoras y alumnas se comprometieron a ofrecer este día en Acción de Gracias por el fin de la Primera Guerra Mundial que había dejado un saldo de ocho millones de muertos y seis millones de inválidos.

Para ello, las alumnas adornaron la fachada del colegio con banderas y colgaduras de colores. En uno de los balcones de dicha fachada se improvisó un altar donde estaría expuesta al público la imagen de la Virgen adornada, a su vez de una multitud de lamparillas eléctricas. Al mismo tiempo, en la capilla se oían las voces del coro de niñas alumnas acompañadas al piano. Cantaban una plegaria terminando con una Salve a la Santísima Milagrosa.

Próximo a la capilla, la banda de música de la ciudad amenizaba y entretenía con su repertorio al público antes de asistir a la solemne Misa.

El Sacramento del encuentro con Cristo fue presidido por el Superior de los Padres Paúles de Las Palmas de Gran Canaria el reverendo señor Jerónimo Pascual el cual impuso a los asistentes, que así lo desearan, la medalla de La Milagrosa.

Terminada la Misa quedó expuesto el Santísimo Sacramento para su adoración.

Arucas vivió, del 25 de abril al 4 de mayo de 1930 con mucho entusiasmo, los actos de celebración del Centenario de La Milagrosa. Fue en 1830 cuando a una joven novicia, llamada Catalina Labouré, se le apareció la Santísima Virgen que la describió tal y como aparece en la medalla.

Hermanas de la Caridad

Entre los actos de celebración de tan importante memoria cabe destacar una exposición de trabajos realizados por alumnas entre los que figuraban primorosas labores en sedas, piro-grabados y reproducciones de cuadros, destacando las señoritas Dolores Hernández y Encarnación González por poseer “unas aptitudes nada vulgares para el arte”.

Llama la atención de los visitantes una mesa revuelta de mapas y encima unas figuras de Geometría hechas de cartulina, todo ello elaborado por la señorita Rosario Marrero Pérez.

Ante la expectación que levantó en Arucas el Centenario de la Medalla Milagrosa, un antigüo alumno de las hermanas escribiría sobre el Colegio y la Comunidad en los siguientes términos: “Todo lo que de ellas se diga será un pálido reflejo de lo que han sido. Se puede asegurar que han estado colosales. ¡Bien, muy bien! por las hijas de la Caridad, alma y vida de tan estupendas fiestas. Sus desvelos y trabajos han sido secundados por sus antiguas alumnas y por el pueblo aruquense en masa, que desde el primer día invadió el templo parroquial de San Juan sugestionados por el encanto de la tan preciosa imagen”. A la vez se preguntaba por qué no se hace más a menudo en Arucas una fiesta tan simpática como ésta. Y persistía: “Hermanas, no se desalienten, la madre Inmaculada por quién se desvelan, tiende muy especialmente sobre ellas los primeros rasgos de sus benditas manos para defenderlas y defender a la Ciudad de Arucas, en atención a ellas y por sus ruegos de todos los males y peligros, que en todos los órdenes les puedan acontecer”.

No cabe duda que la Historia del Colegio Sagrado Corazón de Arucas es la historia de un proyecto colectivo en el que todos escriben y han escrito sus páginas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento