Miguel Primo de Rivera y Gran Canaria. Visita a la ciudad de Arucas

Comitiva por la Calle León y Castillo

1.- Introducción

El 13 de septiembre de 1923, el capitán general de Cataluña, Miguel Primo de Rivera, da un golpe de estado. El gobierno del general Primo de Rivera abre un periodo marcado por la suspensión de las garantías constitucionales, la disolución de las diputaciones provinciales y la censura de prensa. En 1924, funda la Unión Patriótica, partido único y personalista que sostiene a la Dictadura.

Dos meses después del golpe, Melquíades Álvarez y el Conde de Romanones, presidentes del Congreso de los Diputados y del Senado respectivamente, visitan al Rey para recordarle su obligación de convocar Cortes. Alfonso XIII se limita a darse por enterado, mientras el Directorio destituye a ambos presidentes.

Niiñas en la puerta del Ayuntamiento

2.- El Ayuntamiento de la Unión Patriótica en Arucas 1928

La disolución de los Ayuntamientos, vistos por los sublevados como el origen del caciquismo y la corrupción política, motivó que la autoridad militar se empleara para inspeccionar las arcas públicas locales y la gestión municipal.

Fueron cesados y sustituidos por Juntas de Asociados, que debían estar compuestas a su vez por personas que “ostenten título profesional o ejerzan industria técnica o privilegiada y, en su defecto, los mayores contribuyentes” del municipio en cuestión (R.D. de 30 de septiembre). Esta medida se completaba con la asunción del poder por parte de personas de reconocido prestigio, y que además estuvieran bien valoradas por el Ejército.

En junio de 1928 sería destituido el Ayuntamiento de Arucas. El Gobernador Civil había designado a los concejales de la Unión Patriótica de Arucas quedando constituido el Ayuntamiento aruquense de la siguiente forma: Alcalde-Presidente, Antonio Rodríguez Uribe; Primer Teniente de Alcalde, Bernardino del Toro Marichal; Segundo- Teniente de Alcalde, Manuel Suárez Medina; Tercer-Teniente de Alcalde, Gumersindo Quevedo Martín; Cuarto-Teniente de Alcalde, Mariano Codorniú Quevedo; Primer Suplente, Rafael Medina Navarro; Segundo Suplente, Rogelio Hernández Armas; Tercer Suplente, Gabriel Megías Fernández y Cuarto Suplente, Pedro Rosales Quevedo.

Visitando las Presas de la Heredad

Concejales: Bruno Falcón Hernández, José Fariña Marrero, Manuel Reyes Calimano, Nazario García González, Sebastián Hernández González, Juan Abreu Henríquez y Andrés Auyanet Romero.

Además de su pertenencia a la Unión Patriótica, también militaban en el Somatén Armado el propio Alcalde Antonio Rodríguez Uribe, Pablo Cabrera Rodríguez, Alfonso Ferrera Pérez, Miguel Suárez Medina, Pedro del Toro Marichal y Mariano Codorniú Quevedo. El somatén fue una institución de carácter parapolicial. En sus inicios un cuerpo armado de protección civil, separado del ejército, para defensa propia y de la tierra. La Dictadura de Primo de Rivera lo extendió a toda España, convirtiéndolo en uno de los pilares del régimen. Fue disuelto en 1931 por la Segunda República Española, salvo el Somatén rural catalán, y restablecido bajo la dictadura franquista. La abolición definitiva se produjo en 1978 tras el restablecimiento de la democracia.

Estos nuevos protagonistas de la Unión Patriótica de la dictadura, según Francisco Gourié Marrero, uno de los máximos personajes del municipio de Arucas, no cesaron en el empeño de imponerse sobre los descendientes leonista grancanarios: “Durante los tres años transcurridos a partir del 13 de septiembre de 1923, la política de agravios y de persecuciones tenazmente sostenida en esta isla, ha dirigido su esfuerzo principalmente a destruir y aniquilar a cuantos en esta ciudad de Arucas seguíamos lealmente la política de don Fernando de León y Castillo”.

La niña huerfana de Cardones

4.- La visita de Miguel Primo de Rivera a la Ciudad de Arucas

A las diez y media de la mañana del 21 de octubre de 1928 llegaría a Arucas el General Primo de Rivera parándose la comitiva en “El Pino”, desde donde se trasladaría a pie acompañado del alcalde y miembros de la corporación municipal hasta el Ayuntamiento seguido de una gran multitud por la Calle León y Castillo.

A uno y otro lado de dicha calle, se encontraba una multitud de niñas/os de las 30 escuelas de Arucas, detalle que llamaría la atención del dictador.

Una vez en el Ayuntamiento Primo de Rivera tomaría la palabra resaltando en su discurso la grata impresión que le había producido el contemplar a la entrada el gran número de jóvenes, “lo que hablaba (afirmó) muy alto de la cultura a que aspiraba el pueblo y decía mucho en bien del Ayuntamiento que hubiese creado tantas escuelas”, siendo aplaudido por la multitud.

Al salir del Ayuntamiento, se le adelantaría una niña de la Escuela de Montaña Cardones, pronunciando un discurso. Primo de Rivera, agradecido preguntó a la niña por sus padres y al contestar ésta que era huérfana, le regaló 300 pesetas.

En la Heredad de Aguas de Arucas

Luego la comitiva seguiría a pie hasta llegar a la Cantonera Real y pasar a la Heredad de Aguas donde se le explicaría el funcionamiento del reparto de las aguas. Luego se trasladaría en coche a las presas donde un ex legionario, hizo que parara la comitiva. Primo de Rivera mandó a parar y bajó para hablar con él donde el legionario le hizo saber que en la Guerra de Marruecos él le había informado personalmente en dicho territorio de una tentativa del enemigo, al pretender dar un asalto a una posición española, haciendo fracasar con ello los planes de las tribus rifeñas; la versión del legionario fue confirmada a los presentes por el propio General, dejándole en agradecimiento 100 pesetas.

La caravana de coches continuaría hasta las mismas presas, no subiendo a ellas, regresando a Las Palmas por Teror.

5.- Conclusión

Durante la Dictadura se vive una cierta mejora económica, se realizan reformas administrativas y se logra apaciguar el territorio marroquí tras el desembarco de Alhucemas y la rendición de Abd-el-Krim.

La dictadura de Primo de Rivera aspira durante los primeros años a una serie de logros sociales y económicos, incluso con la participación de los socialistas en algunas instituciones como el Consejo de Estado, pero las crisis económicas y las alteraciones sociales la llevan a un aislamiento progresivo. A finales de 1929, Primo de Rivera se siente cansado, abandonado y enfermo. Presenta su dimisión en enero de 1930 y fallece en París en marzo de ese mismo año.

La ambigüedad corporativa de este periodo termina con las elecciones municipales de 12 abril de 1931, convocadas por un gobierno de concentración presidido por el Almirante Aznar, que dan paso a la convocatoria de unas Cortes Constituyentes. Comienza así la II República.

Actualizado el Lunes, 24 Mayo 2021 19:52 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento