La industria de la harina de plátano en Gran Canaria 1918-1921

HARINA DE PLÁTANO

Introducción

En el 2014 Investigadores de la Universidad de La Laguna y del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA) habían culminado un proyecto de dos años en los que se estudió la viabilidad y rentabilidad de la harina de plátano. Un producto que se hace con los excedentes o descartes de la producción y que tiene la característica de no tener ni azúcar ni gluten, lo que le hace apto para celíacos y diabéticos. ¿Pero era esto un descubrimiento nuevo en Canarias? la respuesta es no. La harina de plátano se había usado en plena crisis económica producida por la Primera Guerra Mundial que impidió vender el plátano a Europa y recibir a su vez trigo y millo para hacer pan y gofio para una población canaria hambrienta por culpa del bloqueo de los países beligerantes en dicha conflagración mundial.

PLANO FÁBRICA1

La industria de la harina de plátano en Gran Canaria 1918-1921

Entre las industrias que habían adquirido algún desarrollo en Gran Canaria, como consecuencia de las dificultades para la exportación de frutos, ocasionada por la Primera Guerra Mundial, figura la de preparación del plátano deshidratado y harina del mismo.

Estas pequeñas industrias venían a resolver en parte el problema económico para los cultivadores de plátanos, puesto que, nutriéndose exclusivamente de este producto de la agricultura, garantizaban su venta en buenas condiciones cuando el hacerlos llegar a los mercados tradicionales europeos en aquellos años era bastante difícil por no decir imposible.

Una de esas pequeñas industrias es la que había establecido en Las Palmas de Gran Canaria Don Agustín Vila Enríquez en la planta baja de su casa situada en la calle de San Nicolás número 20.

Los cosecheros veían que por el mismo carácter que la industria tiene no podía considerarse en aquellos momentos sino como eventual, si bien, podían esperarse que al llegar la normalidad de las circunstancias adquiriese carácter permanente para el aprovechamiento de aquellos frutos pequeños o defectuosos y por lo mismo, impropios para la exportación en verde.

Una de esas pequeñas industrias es la que había establecido en Las Palmas de Gran Canaria Don Agustín Vila Enríquez en la planta baja de su casa situada en la calle de San Nicolás número 20.

Estas pequeñas industrias venían a resolver en parte el problema económico para los cultivadores de plátanos, puesto que, nutriéndose exclusivamente de este producto de la agricultura, garantizaban su venta en buenas condiciones cuando el hacerlos llegar a los mercados tradicionales europeos en aquellos años era bastante difícil por no decir imposible.

La pequeña instalación industrial se componía de dos molinos de reducidas dimensiones (0,25 x 0,35) accionados por motores eléctricos de un caballo de fuerza cada uno.

Las máquinas y motores se instalaron sobre un macizo de hormigón hidráulico aislados del todo del resto de la edificación, quedando así impedida la transmisión del ligero movimiento o vibración que pudiera originarse en el funcionamiento de aquellas.

Este tipo de industria permitía asegurar que tampoco habría de originar ruidos que puedan resultar perjudiciales o inconvenientes para los vecinos.

Otra empresa fue la de los señores Bermejo y Compañía que crearían harina de plátano con cacao sin desmantecar en el barrio de Arenales de Las Palmas, también compuesta de aparatos silenciosos que no producen vibraciones compuesta por un motor de 2 caballos para el trabajo de un molino para la molturación del cacao, otro molino para la molturación del azúcar, una tamizadora, una mezcladora, un horno y estufa de esterilización, una volteadora de latas y una cortadora de latas. La primera máquina era de fuerza motriz; las tres siguientes eran de fuerza motriz y también podían moverse manualmente y las dos últimas de forma manual.

PLANO FÁBRICA2

El proceso de elaboración

Es sencillo y no ocasiona altos costes. La inversión más alta es la mano de obra. Son los trabajadores los que tienen que estar pendientes del primer paso en la cadena de producción: el pelado del plátano, ya que al tratarse de fruta sin madurar, es difícil quitar la piel.

El siguiente paso, una vez pelada la fruta, es la deshidratación. Para que este proceso se lleve a cabo de forma correcta son necesarias 24 horas y que esta acción se realice a baja temperatura para evitar que la fruta quede dura por fuera y húmeda por dentro por tratarse de un producto denso.

Luego llega la molienda, con la que se obtiene una harina que se asemeja al gofio en su aspecto y periodo de conservación.

El principal escollo que presenta esta industria artesanal es el bajo rendimiento que se obtiene de la materia prima. De cada 100 kilos de plátanos se extraen 16 kilos de harina. O lo que es lo mismo, de cada decena de kilos de esta fruta se consiguen escasamente 1,5 kilos.

PLÁTANO DESHIDRATADO

Beneficios de la harina de plátano

Posee un gran potencial como materia prima para elaborar alimentos para personas con celiaquía o diabetes y deportistas, así como para brindar una fuente de fibra en alimentos para la población en general.

Además, la harina de plátano verde no contiene gluten por lo que puede ser utilizada en la elaboración de pasta, panes y galletas para celíacos. La presencia de polifenoles le confiere propiedades antioxidantes muy beneficiosas para la salud, como protectores frente al estrés oxidativo de las células. Cabe destacar que en Canarias hay más de 20.000 celíacos y 192.000 diabéticos diagnosticados que demandan alimentos con características especiales: sin gluten en el primer caso; con bajo índice glucémico en el segundo. Estos alimentos suelen tener mayor precio que los de las personas no afectadas por estas enfermedades, y en su mayoría deben traerse de fuera de las islas, incrementándose aún más su coste.

Conclusión

En Tenerife llevan casi ocho años produciendo esta harina para su uso en repostería gracias a la colaboración entre instituciones como la Universidad, Centro de Investigaciones Agrarias, dirigido por un aruquense conocedor del campo canario, y por emprendedores. Sería muy positivo que empecemos a reivindicar productos nuestros que además son saludables y hacerlo incluso hasta turísticamente más atrayentes.

2 comentarios

  • Ramón González Martes, 10 Agosto 2021 03:46 Enlace al Comentario

    Es un excelente artículo. A mi entender, no es ningún secreto: el plátano tiende a desaparecer como cultivo rentable. De hecho ya no lo es, funciona lo poco que queda, donde más en La Palma; gracias a las subvenciones pertinentes. Su desaparición estaba ya escrita, pero hemos entrado en una nueva situación, que nos alerta de tiempos peores y ESTO ES TODA UNA PROPUESTA EN POSITIVO, y muchas+gracias

  • platanito. Jueves, 05 Agosto 2021 01:38 Enlace al Comentario

    Sr. Perez y Tejera, no estima conveniente trasladar este ilustrado comentario al EDIL o al titular de Arucas responsable y compenente en materia de agricultura para que contacte con los agricultores de la comarca y estudien si es viable este proyecto iniciado en aquellas villa que fue Arucas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento