Violencia de género digital – Cuando el ciberacoso se traduce en una agresión de género a través de medios digitales



Canarias es un objetivo muy apetecible para la ciberdelincuencia (también conocida como delincuencia tecnológica). Este hecho se fundamenta en el reciente estudio del Ministerio del Interior sobre cibercriminalidad, en el cual se refleja que en el año 2020, en Canarias, ha habido un aumento de más de un 60% de hechos denunciados sobre delitos tecnológicos con respecto al año anterior, los cuales pueden haber sido efectuados sobre la ciudadanía o sobre el sector empresarial, entre otros.



foto rodrigo melian

Ante estos datos, y atendiendo al imparable ascenso de la digitalización en todos los ámbitos de nuestra sociedad, es conveniente aprovechar la cercanía de la celebración este 25 de noviembre del día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer para comentar un hecho que está sacudiendo nuestra sociedad actual, y que no es otro que la Ciberviolencia de Género o Violencia de Género Digital.

La Violencia de Género Digital es un tipo de violencia que se produce a través de medios digitales con el objetivo de acosar, humillar, atormentar, controlar o hacer sufrir a una persona, o grupo de personas, por su orientación sexual, sexo o género, afectando de forma negativa a su identidad y su bienestar general (social, físico, psicológico, etc.). La Violencia de Género Digital puede producirse por diferentes canales de comunicación en formato digital, entre los cuales destacamos: Redes Sociales, Aplicaciones de Mensajería Instantánea (Whatsapp, Telegram, etc.) y Correos Electrónicos.

Ante esta situación, unas preguntas básicas, y que surgen de forma recurrente, son las siguientes: ¿Cómo podemos detectar este tipo de violencia digital? y ¿De qué forma podemos luchar contra este tipo de sucesos para prevenir y ofrecer soluciones cuando se producen? Ante la primera pregunta cabe mencionar que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad lanzó una campaña en 2017 dirigida a los jóvenes, y en la que mostraba, identificaba y explicaba diez formas de violencia de género digital, con la finalidad de que la población identificara de una forma clara las posibles acciones que pudieran definir una acción de violencia de género a través de medios digitales. Entre ellas podemos destacar el acosar o controlar a tu pareja usando el móvil, espiar el móvil de tu pareja, obligar a tu pareja a que te envíe imágenes íntimas o comprometer a tu pareja para que te facilite sus claves personales.

vilolencviuagsdsksdksSi analizamos los puntos expuestos no dejan de ser los delitos que suceden habitualmente en un caso de violencia de género, pero trasladados al formato digital. Por lo tanto, los delitos se siguen produciendo, pero cambia el medio en el que se producen. Ante la segunda pregunta, que versa sobre de qué forma podemos luchar contra este tipo de violencia, podemos definir varios puntos, como la prevención (con actividades de concienciación y fomento de la cultura digital), la formación (con actividades para conocer y realizar un buen uso de los medios y herramientas tecnológicas), y los teléfonos de ayuda y asesoramiento ( 016: Teléfono de ayuda a las víctimas de violencia de género, gestionado por el Ministerio de Igualdad, por medio de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, y que presta el servicio telefónico de información y de asesoramiento jurídico para personas que necesiten ayuda en materia de violencia de género, o el 017: Teléfono gestionado por el Instituto Nacional de Ciberseguridad -INCIBE, y en el cual podemos asesorarnos en el uso seguro de Internet).

Es importante conocer las medidas básicas de ayuda mencionadas anteriormente, ya que podremos orientar a personas para que puedan prevenir el poder sufrir diferentes delitos relacionados con la violencia de género digital, como pueden ser, por ejemplo:

1.- Sextorsión (Sexting + Extorsión): Envío de imágenes y/o vídeos de carácter erótico o sexual, y que luego son utilizados para extorsionar a la víctima.
2.- Suplantación de Identidad: Suplantar la identidad de una víctima a través de sus comunicaciones digitales, por ejemplo, en redes sociales.
3.- Acceso a cuentas de contenidos perjudiciales (violencia, pornografía, etc.) utilizando perfiles o datos de la víctima.
4.- Acoso y persecución a través de aplicaciones o programas instalados en los equipos tecnológicos de la víctima.

Ante las investigaciones que pudieran producirse a raíz de un caso de violencia de género digital hacia una víctima, cualquier tipo de evidencia digital puede convertirse en una prueba fundamental para poder afrontar un litigio con garantías, por lo que es importante contar con profesionales que puedan acreditar una prueba digital de esta índole.

Actualmente, en una sociedad tan digitalizada, tenemos ante nosotros un reto apasionante en la lucha contra los delitos tecnológicos, ya que la batalla contra la Ciberdelincuencia no es una batalla puramente Tecnológica; es una batalla Social, de Aprendizaje y de Conocimiento, a la cual debemos enfrentarnos Juntos y trabajando en Equipo”

Rodrigo Melián Alonso
Ing. Téc. de Telecomunicaciones por la ULPGC
Perito Judicial y Auditor de SGSI (ISO 27001:2013)
Experto en Ciberseguridad y Violencia Digital
www.rodmasolutions.com

 

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento