LA BRISA DE LA BAHÍA (82). Nubes de esperanza


Les confieso que cada vez que paso delante de una librería, el escaparate dedicado a los libros infantiles no solo logra el detenimiento exhaustivo de la mirada, sino que, además, los colores, el formato, el tamaño, las ilustraciones y, sobre todo, los títulos de los cuentos me dejan atónito y con la imaginación disparada. Alegremente, eso sí.


82. Nube2

Es tal su fuerza que ni me fijo en quiénes son sus autores: es más, creo que ni siquiera llego a leerlos al estar embebido en los sugerentes y atractivos títulos: que una Princesa se tire Pedos es toda una propuesta que invita a su lectura y a la sonrisa mucho antes de abrir el libro. Claro que Mi primera vuelta al sol se convierte en una declaración de aventuras calientes y sabrosas donde la Tierra, tal vez, se haya quedado pequeña. Aunque, a veces, el fuego no sea lo mejor: La dragona a la que no le gustaba el fuego; seguramente hablará de tranquilidad sin aspavientos que la mortifiquen. ¡Vivan las uñas de colores! bien podría ser una reivindicación de la personalidad y una superación de las costumbres más arraigadas, más que nada, para darles la vuelta y hablar de la tan necesaria tolerancia. Y lo de las tareas escolares no se quedan atrás: No he hecho los deberes porque… invita a que cualquier excusa sea tenida en cuenta en su justa e infantil medida. También la superación de los patrones establecidos se cuestionan: Los hombres no lloramos. Y si nos adentramos en el medio ambiente, la propuesta es claramente interrogativa: ¿Por qué necesitamos los árboles? Y los tiempos de ahora empeñados se muestran un señalar que la diferencia solo es eso: Edu se viste de princesa y El traje morado de Leo.

Les revelo, improbables lectores, que esta breve muestra que les presento (¡cada título es una historia completa!) no he llegado a leer ninguno (¡todo se andará!): solo los he visto en el escaparate de la Librería “Doramas”, en Arucas, en la que suelo preguntar, desde la misma puerta, si ya han llegado los calamares saharianos del número uno. (Pregunta retórica y que, dentro de la broma, es respondida muy hábilmente por Berto, que siempre las tiene preparadas, y me deja vivamente desconcertado ¡y tuntuniando

82. Nube3

Pero volvamos a lo que nos ocupa. Los títulos de los cuentos son más que una fuente de imaginación felizmente desbocada: vienen a significar la mirada que se detiene, la historia que se adivina y, sobre todo, el enlace con un mundo tan distinto al nuestro, el de los adultos, que sirve para que fijemos con fuerza los pies en el suelo y, consecuentemente, prestemos atención a lo verdaderamente significativo e importante.

Son los cuentos, acaso, los primeros ropajes con que nos vestimos, desde nuestra primerísima infancia, y convencido estoy de que, una vez puestos, siempre llevamos encima durante toda nuestra existencia. 

Yo solo sé que ese escaparate repleto de ¡nubes de esperanza! es el fiel reflejo de que la Literatura es lo único real.

De verdad que lo creo.

Y el eterno valor de las palabras!!

Juan FERRERA GI


 

2 comentarios

  • Yudeyna Lunes, 11 Julio 2022 09:48 Enlace al Comentario

    ¡Qué maravilloso universo que fue a parar al planeta Doramas!

  • Gregorio Lunes, 11 Julio 2022 08:43 Enlace al Comentario

    Como siempre la exquisita sensibilidad de Juan Ferrera nos deja una nota de bienestar y armonía, en esta ocasión sobre el bello y compartido mundo de los libros infantiles.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento