LA BRISA DE LA BAHÍA (88). Sergio Aguiar Castellano: el hombre que ama la investigación


He leído últimamente dos libros extraordinarios de Sergio Aguiar Castellano, incansable y entusiasta investigador, que se mueve con fe berroqueña en todo lo que estudia, donde la rigurosidad adquiere su tono, que ha dedicado buena parte de sus conocimientos y de su tiempo a la comarca norte de Gran Canaria, en especial, a su ciudad natal, Guía.


88. SAC

Los libros leídos, David J. Leacock, El hombre que amaba la montaña, Mercurio Editorial, Madrid, 2022, (en colaboración con Augusto Álamo Suárez), y Miguel Santiago Rodríguez, Pasión por la Historia de Canarias, Edigeca, Las Palmas de Gran Canaria, 2022, no solo me han dejado agradablemente traspuesto, sino que, además de aprender mucho de ellos, han colmado mis anhelos de curiosidad, en el primero, y ha roto mi total desconocimiento, en el segundo.

Es nuestro autor una persona tranquila, con la tradicional pachorra isleña del norte grancanario, que no debe confundirse en ningún momento con el trabajo no hecho, con el esfuerzo no demostrado y con el rigor no comprobado. Lo que quiero decir es que Sergio Aguiar da muestras sobradas de trabajo efectivo y realizado, de esfuerzo constante que se confunde con la pasión investigadora, donde la seriedad y eficacia han encontrado, por fin, su sitio verdadero. Es Sergio Aguiar una persona que siempre ofrece garantías, que no esconde ningún detalle y dispuesto se muestra a compartir sus silenciosos y callados momentos de investigación. En fin, adivino, por estos dos extraordinarios trabajos de su personal trayectoria, su seriedad, objetividad y firmeza más que demostradas. Recomiendo a los improbables lectores que se acerquen a esta BRISA DE LA BAHÍA que no se los pierdan: aprenderán, de forma amena, que la investigación vale la pena, que siempre ha habido personajes más que interesantes en las vidas de las ciudades, que no debemos contribuir a su injusto olvido, para dejar sentado, casi de manera definitiva, su impronta y personalidad cuando en vida fueron.

Los que nos consideramos empedernidos lectores no podemos por menos que constatar que la investigación, siempre tan lenta, vale su esfuerzo, tiene su aquel, y los viejos papeles nos dicen mucho y que, gracias a personas como Sergio Aguiar Castellano, nos la sirven en bandeja, en libros serios e importantes en los que otros curiosos investigadores añadirán o matizarán lo que consideren, en su momento, necesario y oportuno. Que quede claro: Sergio Aguiar Castellano, además de dar el primer paso, es un auténtico valedor de la historia, de los legajos oficiales y de todos aquellos documentos que hablan de momentos pasados que resultan muy significativos, más que nada por su consideración de “papeles vivos” en un mundo que los intenta olvidar (o, incluso, en algunos casos, secuestrar). Por eso Sergio Aguiar Castellano se desprende de su trabajo con la publicación de sendos libros que abarcan la historia más cercana antes de que desaparezca en solares estériles que un día fueron fértiles tierras.

Si con la primera de las publicaciones hemos aprendido la verdadera dimensión, humana y empresarial, de una persona como David J. Leacock, con la segunda, dedicada a Miguel Santiago Rodríguez, al que desconocíamos completamente, hemos podido verificar que ambas han servido para corroborar que siempre hubo un tiempo anterior, que personas hubo que pensaban abiertamente (¡eternamente modernas!) y, en definitiva, que casi no hay nada nuevo bajo el sol: todo ha tenido su momento, su tiempo, que ahora, en forma de libro, vuelven a nacer ante nuestra atenta mirada. Así que estas dos personas investigadas siguen aún muy vivas en nuestra incansable y particular visión. Y eso es de agradecer. Como dijo Miguel Santiago Rodríguez: “tras este mar, hay otro mar y allá de esta tierra hay otra tierra”

Y, por último, deseamos señalar que personas como Sergio Aguiar Castellano, ¡de las que afortunadamente hay unas cuantas como él repartidas en todo el archipiélago!, nos resultan actualmente necesarias e imprescindibles “como el aire que respiramos trece veces por minuto”, en palabras del poeta. No sé si me explico.

Que se sepa. Vale.

Juan FERRERA GIL


 

4 comentarios

  • María del Carmen Mendoza Hernández Martes, 23 Agosto 2022 13:32 Enlace al Comentario

    Subscribo todos los comentarios añadiendo su gran generosidad, sencillez y cercanía, lo que aporta una gran calidad humana y personal a su extraordinaria y demostrada calidad profesional. Enhorabuena buena al autor del artículo por este fiel retrato y a Guia por contar con él.

  • Clemente Reyes Santana Martes, 23 Agosto 2022 07:07 Enlace al Comentario

    Se puede suscribir el artículo en su integridad. Son numerosos los trabajos históricos de Sergio Aguiar y todos dignos de elogio por su rigor y meticulosidad. Me uno a la felicitación.

  • María Teresa Ojeda Guerra Lunes, 22 Agosto 2022 18:59 Enlace al Comentario

    Totalmente de acuerdo con don Juan Ferrera Gil. En los trabajos de investigación de Sergio he conocido personas y hechos relativos a Guía de los que apenas sabía. En sus obras se intercala la información con anécdotas, relaciones personales, retrato moral...que acercan los personajes al lector.Animo a que disfruten y aprendan leyendo sus obras.

  • Elena Santiago Lunes, 22 Agosto 2022 08:47 Enlace al Comentario

    Excelente artículo

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento