LA BRISA DE LA BAHÍA (90). Detrás de casa

90. DetrasCasa 1

Lo que se ve detrás de mi casa es un pequeño barrio que bajo la denominación de La Calva vive dentro del silencio que lo aleja, merecidamente, de la carretera principal. 

Es un barrio inclinado, en la falda de la montaña que lo acoge, de casas terreras, algunas, y de doble sentido, otras tantas: quiero decir que algunas de ellas en su parte trasera, convertida también en fachada, las terrazas sirven para que la mirada se amplíe y se divise el paisaje aruquense desde un promontorio que habla, como si de un privilegio se tratara, de omnisciencia en la tercera persona verbal: el espacio perfecto para que la narración se verifique. Eso, al menos, es lo que creemos interpretar desde nuestro propio punto de vista, situado justo en el lado contrario: cerca de la carretera principal y donde también nuestra parte trasera de la casa habla de silencio deseado, y buscado, en el que solo los pájaros de mi vecino Manolín, en la cercana azotea, distribuyen los sonidos alegres que la Naturaleza nos proporciona.

90. DetrasCasa 2

Lo que se ve detrás de mi casa es la tranquilidad idealizada: solo los coches de los vecinos parecen interrumpir la calidad de vida que, desde nuestra óptica, disfrutan. Últimamente, ese espacio ideal se ha visto sorprendido, si es que así se puede decir, por la presencia de un nuevo picadero en el que los caballos disfrutan de un lugar tranquilo, amplio y generoso. Cada cierto tiempo nos llegan desde La Calva sonidos alegres de reencuentros de vecinos con amigos y familiares: las terrazas traseras han pasado a ser auténticos puntos de encuentro, donde las lejanas sonrisas traspasan las distancias y, si el viento sopla en dirección a la lejana carretera, no solo trae palabras sueltas sino agradables expresiones mezcladas con carcajadas llenas de juventud.

90. DetrasCasa 3a

Sí, lo que se ve detrás de mi casa es la vida misma: lejana, única, personal y tremendamente viva. De vez en cuando, algún ladrido que otro. Y en los días soleados no solo se renueva la mirada sino que descubrimos nuevos detalles en los que no habíamos caído: la pared recién pintada, la nueva barandilla, la renovada sombrilla que prolonga la sombra hasta que el sol se esconde tras el Lomo Jurgón

90. DetrasCasa 4

Sí, lo que se ve detrás de mi casa no solo son antenas de televisión y azoteas transitables, donde la ropa se tiende al sol, sino casas renovadas en un azul inmenso, como imitando el mar casi cercano, que enmarca, además, la Montaña de Arucas y la transforma en un lienzo vespertino, en el que las nubes han desaparecido en la tarde luminosa y tempranera, y la ciudad, medio sombreada ligera y rápidamente por fugaces y débiles nubes, recita vidas secretas que quedan resguardadas del calor de finales de agosto: las imágenes pretenden ser tan intensas como el momento que vivimos al fotografiarlo.

No sé por qué hemos tardado tanto en tratar este aspecto tan cotidiano. Hemos tenido que esperar a que llegara el momento adecuado: el instante en que el paisaje se renueva y se muestra como un ser único y lleno de vida. Así que La Calva, detrás de Visvique, en la carretera de Arucas a Teror, no solo tiene su aquel, sino que allí anidan el silencio y la tranquilidad.

Y eso, acaso, sea su característica más relevante.

Juan FERRERA GIL


 

Actualizado el Domingo, 04 Septiembre 2022 16:57 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento