LA BRISA DE LA BAHÍA (91). Nuevos paisajes

91. Nuevos paisajes 1

Al socaire de las nuevas carreteras sobrevienen, de manera inevitable, renovados paisajes y originales miradas que no solo transforman el lugar de siempre, sino que, además, lo expanden de tal manera que en un acontecimiento casi permanente se convierte. El siempre novedoso punto de vista aviva la mirada, que la intensifica.

Aunque aún no esté terminada del todo la carretera que desemboca, desesperadamente, en la rotonda, que se ha quedado pequeña, de entrada a Arucas, el tráfico morirá en un embudo del que no nos podremos librar: no hay escapatoria posible: cuando haya otro presupuesto, se modificará la rotonda, imaginamos que deprimiéndola; aunque parezca una contradicción. Pero eso será más adelante, no antes de 2027. A pesar de todo, el paisaje inédito resulta y resalta. Es lo que tiene el abrir nuevas vías, que nos cambia los puntos de vista tradicionales y consolidados.

Como sigamos así, con tanto coche en continuo movimiento, la isla lleva camino de convertirse en una cola continua en la que el tráfico contribuirá, si no lo hace ya, a disminuir descaradamente la calidad de vida: contaminación acústica, la llaman. Llegará el día en que habrá que establecer turnos, pares e impares, para que los coches nunca se paren. Al tiempo: solo hay que esperar. Entonces, los peatones, transformados en manadas keniatas y/o tanzanas, miraremos con recelo a los automovilistas, transformados en ríos peligrosos que hay que sortear, con sus potentes máquinas alineadas, y en perseverante movimiento, para llegar a ninguna parte. De momento, los pasos de peatones, los nuevos ríos que hay que cruzar, mantienen su esencia y la mayoría de los automovilistas los respetan. Y a nosotros, claro. Dicen que el progreso no se detiene y, como son tantos los intereses económicos, acabaremos con la isla entera y sus limitados recursos. Que no se nos olvide la fragilidad del terreno que habitamos. Por cierto: ¿han podido comprobar, inteligentes lectores, cómo ha ido aumentando, paulatinamente, la cartelería publicitaria en las orillas de las carreteras? Volvemos a los gloriosos 70-80 del siglo XX: una isla llena de poderosos eslóganes que hablaban, y hablan, de consumo, consumo y más consumo. Como si no hubiera otra cosa ni otras preocupaciones y prioridades.

Sin embargo, solo quería señalar que el paisaje sobrevenido, dentro de poco, perderá su encanto al convertirse en rutinario. Ya saben: los enormes carteles publicitarios contribuirán a su degradación y ocurrirá, entonces, que ya no lo disfrutaremos. El paisaje, claro. Ni la tranquilidad.

Pues eso.

Vale.

(PD: Una vez remitido el artículo, la Consejería correspondiente del Gobierno de Canarias licita la reforma de la rotonda de entrada a Arucas, deprimiéndola. Pues, nada, ojalá se cumpla lo que anuncian).

Juan FERRERA GIL

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento