LA BRISA DE LA BAHÍA (5): "Reflejos"


Reflejos

     La nueva construcción también tiene su corazoncito, si prestan atención a la fotografía. En la vivienda nueva y moderna, los cristales de sus ventanas contribuyen a mantener la tradición arquitectónica y a mimetizarse con lo viejo desde lo nuevo. Lo que se refleja en las ventanas son las casas medievales de enfrente, con lo cual, desde la misma modernidad arquitectónica, se sigue apostando por la continuidad y por mantener la estética histórica de la calle. Claro que hay que colocarse en el sitio exacto para poder ver los reflejos. Tiene su originalidad la fachada. Arezzo se llama el lugar; en Italia.

     Uno tiene la sensación de que hay ciudades, y pueblos enteros, que saben convivir, que mantienen la tradición a la vez que los tiempos actuales y las novedosas concepciones se abren paso. Y eso está bien. No hay muchas cosas nuevas bajo el sol, así que lo mejor es avanzar por un camino intermedio y seguir diseñando proyectos enmarcados en sus momentos. Porque de eso se trata: de seguir avanzando. Ya solo falta que logremos caminar juntos en aras del interés general y mantener las necesidades básicas de la población. No todo es privatizar y poner en manos de unos cuantos el destino de muchos. Las Constituciones de los países deberían consolidar que la sanidad, la educación y los servicios sociales deberían ser siempre públicos. No puede ser que estemos pagando por todo, en un afán capitalista que parece no conformarse nunca ni tener fin. Especulación es el último grito de esta revolución conservadora que padecemos ya desde hace mucho tiempo. Y puestos a mantener los derechos de la mayoría, también debería volver a surgir en nuestro país un Banco Público que compita con los grandes banqueros y tiburones financieros. Pero ya ni eso se plantea. Y no puede ser. En estos tiempos asirocados que vivimos no todo lo pasado fue peor. Y si no miren la imagen de este comentario: lo viejo también existe y necesariamente no significa ni retrasado ni anticuado, ni siquiera superado por las nuevas formas de convivencia. Así que harían bien los gobiernos en poner los pies en el suelo y gobernar y ejecutar evitando presiones externas. Lo que no puede ser es que los que están agazapados, con sus grandes imperios económicos, acogoten a los representantes públicos, democráticamente elegidos.

      Así que la imagen de este comentario deviene en reflejos sociales que no pueden ser vislumbrados a través de espejos externalizados: lo público también tiene su valor y debemos luchar por mantenerlo. La convivencia entre el antes y el después debe ser acorde con los intereses generales. Más que nada para que se sigan reflejando en las calles y en las vidas de las personas. Porque seguimos siendo personas y no solo números a los que pegar continuamente “un sablazo”. No puede ser que los tiburones, y sus acciones intencionadas, se conviertan en cotidianas, como si fuera lo normal.

     En ocasiones, los espejos nos devuelven al sitio exacto de partida.

     A ver qué tal nos va.

     La esperanza es lo último que se pierde.

Actualizado el Lunes, 18 Enero 2021 01:32 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento