LA BRISA DE LA BAHÍA (38). Todo lo que vale: Tim Gautreaux

Tim

     Acabo de terminar de leer un segundo libro de este norteamericano escritor, Tim Gautreaux, Todo lo que vale, La Huerta Grande Editorial, Madrid, 2021, y he redescubierto que su escritura merece la pena: en este conjunto de relatos cortos hay de todo: humor, angustia, cotidiana maldad en seres irreverentes, rarezas y, sobre todo, una cierta sorpresa al cerrar las distintas historias que nos dejan como esperando más y más.

     Si la novela El paso siguiente en el baile, La Huerta Grande Editorial, Madrid, 2020, sirvió para encontrarnos con la peculiar manera de contar de este autor desconocido, ahora hemos llegado a percatarnos de que a Tim Gautreaux las historias le bullen en su cabeza y, una vez superado el entorno tan local donde están ubicadas, nos encontramos con unos personajes vivos, muy vivos aunque mayores sean, y con sus vidas atropelladas, en ocasiones, en mentes estrechas.

     Algunos de estos relatos desprenden tanto humor que al leer algunas partes en voz alta el humor ha crecido exponencialmente y, por fin, la sonrisa se ha convertido en sonora carcajada. Otras historias, en cambio, nos han llevado por el camino de la mala educación, tal vez ni siquiera nunca recibida, y del omnímodo poder de la televisión, convertida ésta en el sucedáneo educador de muchos norteamericanos, y también nos conduce por la estrecha vereda del misterio un tanto angustioso. Así que Tim Gautreaux es una sorpresa expresiva en cada uno de este grupo de relatos en los que podemos descubrir el mundo que su privilegiada imaginación alberga, y seduce, y que nos presenta desde distintas visiones: es tal la variedad de personalidades descritas que parecen ocupar un universo entero: tal vez esté pensando el autor en la cantidad de lectores que tiene; aunque, francamente, lo dudo. Y son personajes normales y corrientes con variadas creencias y vivencias del entorno en que se desenvuelven, rodeados de paisajes infinitos y, muy posiblemente, donde la soledad encuentra su acomodo. Su mirada resulta tan profunda que a veces tenemos la sensación de que ha pasado por encima de algunos aspectos cuando en realidad nos está dejando ver no solo lo que el autor desea sino, además, quiere que prestemos atención a determinados detalles que su mirada proyecta en nuestra imaginación. Y lo consigue.

     Todo lo que vale es un conjunto de relatos en los que hay de todo: desde mentalidades obtusas hasta mentiras cotidianas que reinterpretan la realidad: todas ellas ofrecen un universo que una mente notable como la de Tim Gautreaux es capaz de desarrollar desde un punto de vista que en ocasiones nos deja alelados, como preguntándonos: “¿y ya está?”

     En definitiva: ha valido la pena este grupo de historias. Más que nada para hacer frente a este verano raro e isleño. Ha sido este libro un fiel compañero en el Atlántico.

(enseñArte, 50)



 

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento