LA BRISA DE LA BAHÍA (50). Rendijas, abanico y parque

Rendijas

     “Las Rendijas de la Vida” (*) es un “Abanico de Ausencias”, y al revés también, que se despliega y devuelve los momentos de un tiempo que se ha marchado por el parque de enfrente a casa. Abanico, rendijas y parque conforman un espacio imaginario que ha servido para plasmar en este libro emociones y sensaciones que con el paso inexorable del tiempo adquieren un valor que ni siquiera sospechábamos que tenía.

     En él se habla no solo de mis padres y de otros familiares, sino de situaciones y vivencias que perduraron en la memoria y que a base de darles vueltas y vueltas se plasmaron, primero, en Arucasdigital y luego en Infonortedigital. Así que estas dos revistas o periódicos en la red contribuyeron a que la escritura se normalizara. Y adquiriera la forma de artículos de opinión, unas veces, y libros digitales, otras, donde los relatos y los pareceres han adquirido forma definitiva. Queremos decir que una vez en manos de los lectores a mí ya no me pertenecen. Y este libro es de los que lo quieran leer. Y parirlo ha sido toda una odisea. Pero aquí está. El parto se ha producido y las palabras ya han cumplido su labor. Solo falta que el lector ponga sus ojos en ellas.

     En poco más de cien páginas está la ausencia convertida en abanico y la vida que se ve a través de las rendijas. Y de las ventanas. Y de la música. Y el saludo a través del cristal. Y la imaginación. Porque también hay relatos inventados. Acaso todos, porque la memoria actúa de forma selectiva y, así, los recuerdos se suavizan. Y hasta se endulzan, como la Dulcería de mi padre en un tiempo que solo recordamos unos cuantos. El porqué de escribir ni siquiera yo lo sabría explicar. No sé si tiene algo diferente a todo lo que hoy se edita. No sé qué camino seguirá. Pero, en el fondo, estoy feliz pues es como acabar un camino iniciado hace ya algún tiempo. Y está bien eso de acabar lo que se empieza. Sin inmediatez. Solo con las palabras hilvanadas en páginas cosidas.

     Y la mayoría de los textos se sustentan en fotos; algunas, familiares. Queremos decir que lo que hemos visto y que ha quedado plasmado en un instante se ha convertido en palabras que evocan no solo las situaciones vividas, sino también las imaginadas, como si quisieran trascender y llegar al corazón más profundo de los sentimientos. A veces esas imágenes se han convertido en la felicidad que llevábamos buscando. Y otras han servido para inventar. Decía Ana María Matute que “el que no inventa no vive”. Quizás algunos inventen y otros disfruten al leer. No todos somos inventores. Y aun siéndolo, habría que ver si hay autenticidad en lo inventado. En fin, que la escritora dice mucho más de lo que ha expresado y tengo para mí que requiere un tratado aparte y que ahora no es el momento ni el lugar.

     Abanico, rendijas y parque se han unido en este libro para intentar llegar al corazón de los lectores. Pero estoy seguro de que eso no ocurrirá del todo porque lo que es imposible es imposible. Son tantas las miradas y tantas las maneras de ver que este libro, pequeño y modesto, no podrá abarcar completamente los deseos del autor. Así es. Siempre ha sido así. Solo falta que ustedes, improbables lectores, lo corroboren. Y lo critiquen pues la libertad es lo primero de todo.

     Decía Manuel Vázquez Montalbán que “todo escritor se inspira en la realidad, lo que ocurre es que el juego literario es de una irrealidad esencial.” Y creemos que el autor de Asesinato en el Comité Central no solo acierta en su reflexión, sino que, además, es un profundo conocedor, y acaso maestro, de lo que manifiesta. Es bien cierto que “el juego literario” resulta entretenido y hasta cierto punto atractivo al emprender la aventura del folio en blanco, que viene a ser como una aventura al querer cruzar el mar estelado, caminar por senderos desconocidos y, tal vez, subir montañas enloquecidas. Ese recorrido es más importante que el destino final, donde la meta cierra una etapa. Tal vez la materialización de este libro indique no un final, sino una parada logística que abrirá otras aventuras donde “la irrealidad esencial” tomará fondo y forma, con la intención última de darle una patada a la posteridad, que, como siempre, nunca llegaremos a conocer.

     Y si los personajes son claves en toda historia, el espacio no lo es menos. Ya sea el de la infancia, el de la adolescencia o el de la madurez, el parque enfrente de casa no solo es un jardín público sino la metáfora misma del tiempo, que adquiere el tono y la intensidad de la luz según la estación del año. Así que “estación” y “año” vienen a significar espacios diversos y distintos, cada uno con su versión y visión particulares en el que el recuerdo se aviva como la flor del camino que nace y colorea el entorno de amabilidad primaveral.

     Yo no sé si la escritura es una búsqueda; tal vea solo sea un sueño en el que poder imaginar historias a través de supuestas verdades. En cualquier caso, la aventura de la escritura es una manera de reivindicar la existencia y, dentro de ella, poder sentir el sonido permanente de las palabras, que se convierten en susurros recurrentes que dejamos de escuchar al trasladarlas al papel. 

     El conjunto ha ido creciendo: rendijas, abanico, parque, fotos, juego literario, espacio, búsqueda y sueño. Todo ello viene a confluir en “Las Rendijas de la Vida”, donde los caminos y las veredas estrechas nos conducen a una felicidad imaginada. Y este tiempo que ahora vivimos se convertirá en único. Y crecerá. Y llegará el día que al evocarlo digamos aquello de “la felicidad era esto y no nos habíamos dado cuenta”. Tal vez sea una más de las características del ser humano, tan inconstante siempre.

     Sí, tal vez.


*(En la presentación del libro 
LAS RENDIJAS DE LA VIDA,
Diego Pun Ediciones, Santa Cruz de Tenerife, 2019,
Centro Municipal de Cultura de Arucas, julio de 2019)

 

Actualizado el Domingo, 28 Noviembre 2021 16:20 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento