LA BRISA DE LA BAHÍA (54). 13 RUE DEL PERCEBE: Francisco Ibáñez



A mí, la verdad, quien realmente me salvó de los sinsabores y de las “bajonas postoperacionales” fue FRANCISCO IBÁÑEZ con su 13 RUE DEL PERCEBE. A él le debo los momentos antes del sueño, ese duermevela donde la existencia se devana entre dos momentos que no saben qué camino seguir. Y donde las fuerzas se aquietan después del día.



54. Percebe

Ya sé que él no lo sabe, ni se enterará nunca. Ni me preocupa que lo sepa. Lo relevante son sus historietas, fruto de un tiempo que ya ha desaparecido, que me mostraron lo que podía leer en aquellos días: incapaz me sentía de lidiar con un libro: inalcanzable. Así que el tomo que una vez me regalara mi hermana continúa en la mesa de noche, como fiel guardián de una etapa felizmente superada. Aún me quedan unas cuantas páginas para acabarlo, pero no tengo prisa ni me apuro ante su grata presencia: mientras esté a mi lado y contemple su portada todos los días, y le ponga otros libros encima, 13 RUE DEL PERCEBE es mucho más que la cotidiana vida de unos inquilinos en un edificio destartalado, donde el disparate es el principal motivo creativo, que se renovaba cada semana: es posible que la capacidad creativa de Ibáñez fuera casi eterna.

La recuperación de su lectura, para el que esto escribe, ha significado una vía de escape, una mirada distinta (¡nunca mejor dicho!) en momentos en que la visión se difuminaba como una débil cortina mecida por el viento. Ha sido este tomo la ventana de la risa, abierta de par en par, en la que cada noche cambiaba mi mal humor: sus trazos y sus aventuras, casi surrealistas, me han embelesado tanto que por eso me resisto a resituarlo de nuevo en su estantería correspondiente; de momento, quiero tenerlo cerca. No sé hasta cuándo. Al contemplarlo, junto al despertador y al viejo transistor que da cuenta del sueño, continúo con los pies en el suelo, donde la realidad se verifica, se detiene, se calma y, sobre todo, nos hace ver que somos pequeños; a la vez que nos recuerda que la vida se puso en marcha tiempo ha y que su rumbo sigue sin apenas poder controlarla. Eso sí: nos adaptamos a ella y nos subordinamos a las pautas que nos va colocando. Y así un día y otro y otro… como las aventuras de los personajes de Ibáñez que entraron en casa y ya nunca han vuelto a salir, a pesar de los olvidos tan largos…

13 RUE DEL PERCEBE, convertido en leyenda dibujada, ha sabido superar el tiempo y tengo para mí que cuando Francisco Ibáñez lo creó ni siquiera llegó a imaginar que su presencia duraría unas cuantas décadas.

Y hoy, tiempo después, sigue prestando una inestimable ayuda cuando la lectura se complica y las fuerzas vitales se debilitan.

Juan FERRERA GIL


 

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento