La Plataforma Salvar Chira-Soria pide una renovación de las centrales térmicas de Gran Canaria


La Plataforma Salvar Chira-Soria ha dado a conocer hoy un estudio del Ingeniero Civil Lucas Rodríguez Válido en que se demuestra que una correcta y ordenada renovación de las centrales térmicas de Gran Canaria podría permitir en pocos años conseguir el 100% de energías renovables.


centralenenene

Argumenta Lucas Rodríguez que “el binomio descarbonización/economía se centra en el desarrollo e implantación de las energías renovables no convencionales. Paralelamente, dado que éstas aumentan la intermitencia en el sistema eléctrico, surge la necesidad de hacer que las centrales térmicas sean más flexibles, es decir, que aumenten su capacidad de reaccionar ante las intermitencias”

Defiende el Ingeniero civil que una correcta planificación, necesariamente, ha de contemplar la mejora en los despachos de energía, así como la sustitución de las antiguas turbinas de gas y de vapor y los ciclos combinados, por pequeños grupos de respuesta rápida (alcanzan la plena carga en un tiempo entre 2 y 6 minutos) que sean capaces de balancear las intermitencias de los sistemas eólicos y fotovoltaicos, haciendo que su penetración sea máxima.

Las medidas que propone Salvar Chira-Soria para el sistema eléctrico de Gran Canarias se centran en la sustitución inmediata en la Central Térmica de Jinámar de las actuales turbinas de vapor y de los grupos diésel instalados en los años setenta; así como de las turbinas de gas instaladas en los años ochenta, por motores Wärtsilä balanceados, o similar, que podrían estar operativos en 2022, aportando estabilidad a la red y permitiendo un aumento considerable de penetración de renovables. 

Paralelamente a lo anterior, propone instalar una pequeña central en la zona de Gáldar para aportar más estabilidad al conjunto de la red, acortando las distancias de transporte de energía, a la vez que ayudaría a la penetración de las renovables generadas en la zona norte.

Esta potencia, sumada a la anterior, ascendería a 292,8 MW, podría estar operativa en menos de 2 años y garantizaría la seguridad para el 100% de renovables en los periodos valle, y en los periodos pico aseguraría a los ciclos combinados, de manera que el resto de equipos no tengan que arrancar.

Luego se sustituirían las 2 turbinas de gas y las 2 turbinas de vapor instaladas en los años noventa en la Central Térmica de Juan Grande, con lo que la potencia total instalada sería 615,8 MW y ya se podrían desmontar los ciclos combinados y operar exclusivamente con equipos flexibles que permitirán la máxima penetración de renovables.

El siguiente paso en la planificación es alcanzar el 100% de energías limpias mediante la instalación de electrolizadores para producir Hidrógeno/Amoniaco con los excedentes de renovables. El H2 se usará principalmente como combustible para las centrales térmicas y otras industrias y también en el almacenamiento y la movilidad eléctrica de barcos, trenes y aviones. En el caso de vehículos ligeros no es tan necesario ya que los itinerarios en un territorio tan pequeño como la isla pueden realizarse con una simple batería.

La energía a nivel de usuario ha de ser barata, y esto se consigue con mucha potencia instalada y excedentes de renovables. Lo recomendable sería tener una potencia instalada 3-4 veces superior a la potencia demandada. Con esto, prácticamente, la central térmica flexible estaría siempre parada, y su misión sería de respaldo a las renovables.

Canarias debe mirar al siglo XIX como están haciendo todas las instituciones internacionales (la International Energy Agency, la Association for Electrical, Electronic & Information Technologies, la European Plant Suppliers Association, la International Renewable Energy Agency (IRENA), etc.), que tras evaluar los problemas relacionados con la integración de las energías renovables, coinciden en la necesidad de aumentar la flexibilidad de las centrales de generación térmica mediante la inversión en la mejora de su operatividad, la actualización de las antiguas centrales y la renovación de equipos generadores.

Concluye la Plataforma que empeñarse en destruir el Barranco de Arguineguín para instalar un mamotreto propio del siglo pasado carece de cualquier justificación técnica, económica o ecológica.

Artículo completo en este enlace

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento