Microrrelato. "La exposición"

Josefa Molina2Cuando despertó, las figuras seguían allí. Creyó que era un sueño, que formaban parte de una especie de pesadilla. Pero no. Allí estaban. Quietas, expectantes, amenazantes.

Entonces sintió cómo decenas de ojos labrados en madera le observaban. La piel de su cuello se le erizó como le pasaba siempre de niño al sentir que un miedo lento, que crecía poco a poco, le atenazaba el estómago. Pero no se lo podía permitir. Era ya adulto, un hombre hecho y derecho. No podía dejarse llevar por aquellos temores absurdos.

Se incorporó despacio, decidido a enfrentarse a sus miedos, martillo en mano si hacía falta. Cogió con decisión la gubia. Tenía, debía, acabar el trabajo. Para él, el juego aún no había terminado. Además, no iba a permitir que las aquellas figuras insolentes le ganaran la batalla. Su pundonor estaba en juego.

Se acercó al trozo de madera en cuyo tallado estaba inmerso. De él afloraba ya medio torso de una figura con cabeza cúbica en cuyo centro se dibujaban unos ojos que le miraban fijamente, interrogantes, acusadores.

"Sabes que no tienes derecho a hacer lo que piensas, ¿verdad?", escuchó decir a una voz.

"Calla, ¡calla de una vez! Yo soy el artista y tú no eres más que un trozo de madera", contestó furioso.

“¿En serio te crees esa patraña? ¿De verdad piensas que soy producto de tu estúpida creatividad? ¿Que son tus manos las que crean? Por favor, ¡no seas tan iluso! Nosotras, cada una de nosotras, estamos aquí porque hemos querido estar. Tú sólo has sido el vehículo, el canal para aflorar y hacernos surgir de la madera. Hemos sido nosotras las que hemos elegido nacer, estar, ¡¡SER!!. ¡No lo olvides! ¡Nunca!”

En un impulso irracional, intentó estrangular al trozo de madera que le miraba expectante. De pronto, se paró en seco. Observó con espanto sus manos: aquellas manos, capaces de crear las más bellas piezas y esculpir con destreza y arte, eran también capaces de matar, si era necesario.

“Pero, ¿qué haces?”, volvió a escuchar la voz. “No seas estúpido y trabaja, que quiero estar terminada para la exposición. Será la más importante de todas las que hagas jamás. Seremos admiradas, adoradas, deseadas. La gente querrá llevarnos a sus casas. Nos haremos universales, únicas, especiales. Tendremos un lugar destacado en cada salón, en cada vitrina, en los principales museos del mundo. Nosotras, sólo nosotras...”.

El tallista sollozó quedamente y, lija en mano, comenzó a pulir la madera hasta que de sus uñas brotaron lágrimas de sangre.

Aún hoy, en los libros de historia del Arte de todos los tiempos, se clasifica a aquella exposición como la más hermosa, deslumbrante y definitiva del afamado tallista.

Josefa Molina

Actualizado el Domingo, 02 Septiembre 2018 15:33 horas.

5 comentarios

  • Josefa Molina Jueves, 06 Septiembre 2018 23:22 Enlace al Comentario

    Muchas gracias, amigo Rubén, por pasarte por aquí y comentar. Un abrazo!

  • RUBEN METTINI VILAS Martes, 04 Septiembre 2018 15:41 Enlace al Comentario

    Muy buen relato. Todo creador se plantea en algún momento si su personaje, su estatua, su pintura esos seres que son ficción no se volverán vivos y se alzarán contra nosotros. Muy bueno. Felicitaciones, Josefa Molina.

  • Josefa Molina Lunes, 03 Septiembre 2018 19:49 Enlace al Comentario

    Muchas gracias, Juan Dávila, con su lectura y apreciaciones. Me alegro que le guste lo que escribo. Saludos y gracias de nuevo.

  • Josefa Molina Lunes, 03 Septiembre 2018 11:53 Enlace al Comentario

    Mil gracias, como siempre, a Infonortedigital por brindar la oportunidad de publicar nuestros pequeños textos. Salud y espero que les guste 'La exposición'.

  • Juan Dávila-García Lunes, 03 Septiembre 2018 10:02 Enlace al Comentario

    Hermoso relato, me he quedado alelado leyéndolo y releyéndolo, mi esposa -que es de Gáldar-, me pregunto que me pasaba, y casi de forma irracional le hable de tan fabuloso relato. Este tipo de trabajos son los que les dan a sus autores y a los que los leemos una gran calidad humana, no las execrables vulgaridades que algunos se atreven a publicar, donde la complicidad del autor y la institución que la publica se hacen reos de un delito de difamación, que creo deberían ser denunciados y sancionados por la Justicia, ya que sus contenidos en algunos casos son falsos, sin embargo de una forma torticera pone en tela de juicio la honorabilidad de las personas. Gracias Pepita y felicidades.-

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento