Microrrelatos: "La otra"

taidefleitas navarroCuando una es la otra, por más que se abra de piernas, nunca llega a entregarse del todo.

Cuando una es la otra, siempre hay palabras que sobran y silencios que matan, caricias que se piensan, lágrimas que se ahogan en la garganta.

Cuando una es la otra, se toca pero no se mira. Como si un muro inquebrantable e invisible separara la razón del deseo, la locura del deber. Para cuando ya es tarde, el triángulo se ha transformado en círculo, o lo que es peor, en una espiral sin sentido que se consume en sí misma.

Cuando una es la otra, cabalga creyéndose yegua libre aunque, en realidad, sea siempre el jinete quien dirige sus pasos.

La otra siempre anhela lo imposible y desprecia lo alcanzable.

La otra vive esperando la noche, el toque de queda, a que el suntuoso carruaje vuelva a convertirse en calabaza, a que los ratones regresen corriendo a sus alcantarillas, a que la magia vuelva a desaparecer y el cuerpo del deseo abandone las vestiduras del príncipe que fue por un par de horas.

La otra sabe que ha llegado tarde a la fiesta y que, por ello, lo único a lo que puede aspirar son las migajas del postre que ya alguien probó antes. Un postre sabroso, placentero, que sabe a gloria... mmm, sí, que engorda... pero no alimenta.

1 comentario

  • Jose Sábado, 24 Noviembre 2018 10:49 Enlace al Comentario

    Que pena quedarse con pena por migajas cuando en realidad tienes razones para merecer el pan entero, no crees que valdría la pena pensar en que hay otro tipo de pan que igual no engorda pero que si alimenta.La vida es muy corta para perder el tiempo con sobras.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento