Microrrelatos. Evocación

evocacionignacio

Contemplar el Teide siempre lo transportaba a su más tierna infancia, a una escena que se le quedó grabada cuando vio la teta que su madre dejó asomar e intuyó que era aquella la fuente de donde debía manar su alimento, y no del anodino biberón que le metían en la boca.

Ya había tenido relaciones carnales con mujeres y degustado con fruición las delicias del pecho femenino, pero, aunque no punzante, seguía sintiendo la espina que se le clavó por no haber mamado de la teta de su madre, a la cual evocaba siempre que miraba al Teide.

Texto: Quico Espino
Imagen: Ignacio A. Roque Lugo

1 comentario

  • Inma Flores Lunes, 18 Octubre 2021 17:13 Enlace al Comentario

    Yo tqmbièn suelo ver un pecho femenino sobre la isla hermana...
    Me ha gustado el relato.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento