Recomendable retiro monacal al PSOE

nicolasguerraaguiar06112021A una semana del fracaso “socialcomunista” en Andalucía, el Consejo Extraordinario de Ministros del pasado sábado aprobó la prórroga y añadido de medidas para intentar paliar por unos meses -no solucionar- los abusivos aumentos de precios, terriblemente desestabilizadores para millones de hogares. Decisiones, por supuesto, bienvenidas, necesarias, pero simples parches. (Mientras, los políticos siguen trajinando para insultantes sueldos: casi 16 500 euros mensuales percibe la presidenta psocialista del Congreso.)

Sin embargo el Gobierno no mira de frente a la madre de la baifa: ¿por qué el encarecimiento? ¿Acaso por algo parecido “A la tempestad acaecida en la isla de Gran Canaria la noche del 19 al de octubre de 1825”, oda compuesta por el poeta canario Bento y Travieso? ¿O quizás fuerzas destructivas de la Naturaleza -maremotos y correspondientes tsunamis, cataclismos o hundimientos de ciudades y pueblos- forzaron para tales decretos de emergencia? No, en absoluto.

¿Por qué, entonces, el Gobierno se ve forzado a rebajar el IVA de la luz, a ayudar a los consumidores de carburantes, ganaderos y agricultores, reducir el precio de los abonos mensuales para el transporte público…? Y después del 31 de diciembre, ¿qué? Consolidados y consentidos los negreros y usureros precios de casi todo, ¿deberemos resignarnos ante la nueva realidad o continuará el Gobierno ampliando la disparatada deuda pública hasta llevarnos a las interioridades del caos, la depresión económica? ¿Es que la condición de socialista exige el desequilibrio económico... o se trata de combatir previsibles desestabilizaciones políticas, temores ante la paulatina pérdida de poder tras el impacto andaluz?

Frente al desastre del señor Moreno Bonilla en 2018, su reciente éxito en Andalucía fue rotundo. ¿Méritos propios a pesar de un gris cuatrienio como presidente de la Junta con torpes o inexistentes reacciones durante la pandemia (salvo pocas comunidades, comportamiento generalizado), reticencias administrativas para contratar sanitarios, lentas pero persistentes privatizaciones (enseñanza y sanidad públicas)... o quizás indiscutible vencedor por malejones del principal oponente? (Por cierto: “Condenados a prisión dos ex cargos de la Junta y empresarios ligados al PSOE por desviar 1,4 millones”. sevilla.abc.es.)

Veamos: la nacionalista (no nacional) campaña electoral del señor Moreno (las siglas PP fueron intencionadamente reducidas a la mínima expresión en la cartelera) logró el domingo 19 de junio lo supuestamente imposible: pasar de 26 diputados, casi 750 000 votos (2018) a la primera opción en las recientes elecciones autonómicas: 58 señorías y 1 583 000 papeletas. Es decir, 32 parlamentarios más y 833 000 votos de diferencia respecto a las anteriores, lo cual significa mayoría absoluta.

retiromonacalPSOE

Ante tal contundente y machacona realidad caben, así de pasada, algunas elementales preguntas: ¿están ahí los 21 diputados de Ciudadanos y sus 660 000 votos… de 2018? ¿Podríamos añadir a electores decepcionados con el PSOE y los ombliguismos de quienes se pregonan como la pureza ideológica de la izquierda? Por tanto, ¿voto de castigo, clase magistral de tradicionales electores plenamente identificados con políticas progresistas?

Sobre el primer planteamiento (señorías y votos de Ciudadanos), sospecho que la cosa no está tan clara: Ciudadanos es (fue) desgajamiento o desgaje de un sector pepero inicialmente universitario identificado con un corpus ideológico más centrado, renovador... e incluso de “centroizquierda no nacionalista”, tal como varias veces se definió. Pero la deriva del señor Rivera condujo al fracaso más absoluto a un partido imprescindible para romper el monopolio de populares y psocialistas.

A diferencia del señor Moreno, el nombre del principal contrincante (impuesto por Madrid) aparecía en un pequeño recuadro, a fin de cuentas cuatro de cada diez andaluces nada sabían de él. Por eso destacaban las siglas del PSOE en rojo, como si lo importante no fuera el candidato sino el partido. Y así les fue. (Aunque imagino que a los votantes les hubiera dado igual, estaban desencantados: el psocialismo no reaccionaba… socialmente.)

Y tenían razón con tal desengaño o frustración: la causa de todos los males económicos actuales se identifica con el Gobierno y su debilidad, hábil estrategia del PP. Es decir, lo consideraron el supuesto responsable de la disparatada subida de precios (electricidad, gasolina… y por tanto, cesta de la compra). Un Gobierno “incapaz de solucionar los graves problemas de sus votantes”, tradicionalmente ajenos a las grandes fortunas e intereses de importantes grupos explotadores. Ya desde mediados de mayo lo escuché muchas veces, era algo así como el monotema en tascas y tabernas de barrios granaínos ajenos a opulencias económicas.

Así pues, tras el varapalo andaluz, el Gobierno reacciona con un Consejo Extraordinario de Ministros en cuyas conclusiones parece que solo hay una lección aprendida: PSOE, Podemos e Izquierda Unida no pueden seguir montando titiriteros espectáculos en foros públicos ante una perpleja ciudadanía cansada ya de aparentes gobiernos dentro del Gobierno, toletadas ministeriales / ministerialas como si no estuviéramos en situación de alarma social.

¿Y cómo contraataca? Ya lo apunté al comienzo: con millones de euros que aumentarán la irracional deuda pública. (Por cierto: si hay milmillonarias ayudas económicas a empresas, ¿por qué siguen subiendo los precios?). Pero tal inversión, sospecho, conducirá en un tiempo no muy lejano a la multiplicación de impuestos. Si no, ¿de dónde sacará el Estado los miles de millones?

Sin embargo el Gobierno, tan presto a llamarse “de izquierdas” y “de compromiso social”, es incapaz de tomar radicales y revolucionarias medidas conducentes a un férreo control. Con el silencio internacional -cuando no consentimiento-, ¿cuántos miles de millones de euros por encima de normales beneficios han ingresado con prepotencia y altanería las industrias eléctricas, las medievales monarquías árabes que desprecian básicos derechos humanos, las multinacionales norteamericanas, israelís y europeas de armamento, material de guerra con fecha de caducidad y, por tanto, necesitado de conflagraciones?

Y aunque el habla canaria tenga en su registro palabras como “sanaca, guanajo, tolete”, me planteo lo siguiente: si la OTAN y la Comunidad Europea “defienden al mundo libre”, ¿por qué a propuesta de España -el país más necesitado, con una terrible inflación- no imponen temporales socializaciones de neurálgicas empresas privadas para combatir el negrísimo horizonte? ¿No es caótica la situación?

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento