La Consejería de Sanidad da la espalda a los inspectores de Salud Pública

PRECARIEDADMeses han pasado desde que las reivindicaciones de los técnicos inspectores de Salud Pública se quedaran en un paréntesis tras las promesas de la Consejería de Sanidad de llegar a un indeterminado acuerdo que no termina de alcanzarse.

Este colectivo lleva denunciando desde hace más de un año, a través de diversas movilizaciones, la falta de medios personales y materiales con los que tienen que realizar su trabajo, la tan importante labor de la vigilancia sanitaria. A través de la cual se previenen incontables enfermedades como intoxicaciones o alergias alimentarias y se evitan golpes en nuestra economía, garantizando que las islas sean un espacio sanitariamente seguro para el turismo y la hostelería, entre otras muchas actividades.

Después de muchas negociaciones, reuniones, encuentros y acercamientos con la administración, no se ha llegado a nada. Los principales gestores de la salud en Canarias, miembros del Gobierno, no han sido capaces de atender las demandas de este colectivo que con los recursos materiales y personales con que cuentan no hacen lo que deben, sino lo que pueden. Desatendiendo con desdén nuestro básico derecho a la protección de la salud.

El menosprecio por la salud de todos los canarios por parte de estos dirigentes políticos se refleja en este maltrato y ninguneo soportado por estos técnicos inspectores de Salud Pública, garantes de la salud colectiva, que luchan desde hace más de un año por conseguir unas mejoras para el colectivo en pro de la salud de todos y que a día de hoy siguen sin alcanzarse.

Este colectivo sanitario cuenta con una insignificante plantilla, y una desmedida lista de actividades preventivas a llevar a cabo. No disponen de materiales, acceden en guagua a la gestión de alertas sanitarias como contaminaciones en playas o brotes alimentarios y trasladan en la misma las muestras contaminadas. Los lugares a los que no llega la guagua están desatendidos. Todo esto genera numerosos problemas de salud que se están invisibilizando. Así como contribuye a generar una desigualdad sanitaria entre las diferentes partes del Archipiélago.

La Consejería de Sanidad da la espalda a la salud de los canarios. La oprime y asfixia sin recursos, haciendo un uso irresponsable de los mismos hasta estrangularla, haciendo que desaparezca para siempre. Quedándonos tan solo los vestigios de la sociedad del bienestar que algún día tuvimos.

Aquella sociedad del bienestar que ha sido expoliada, saqueada y esquilmada con la ayuda de estos gestores de lo ajeno, que representan la codicia de unos pocos y no las necesidades de un pueblo fatigado, silenciado y dirigido sin piedad a un estado de absoluto abandono sanitario.

Estos gestores de la salud, expertos sanitarios y altos estrategas, miembros de comités de emergencias, especialistas en el arte de mirar para otro lado, pretenden así dilatar un problema hasta su disolución, hasta que el desgaste sea máximo y este se volatilice por completo. Haciendo desaparecer a su vez nuestro vilipendiado derecho a la protección de la salud por parte de los poderes públicos.

Estos gerifaltes sin escrúpulos son capaces de perdercuatro millones de euros del erario público en mascarillas que nunca llegaron, con la preocupación sanitaria como pretexto y tener a estos inspectores de Salud Pública sin suficientes medios personales ni recursos materiales para realizar su trabajo diario preventivo, sin que esto les genere la más mínima inquietud. Esta doble cara en la gestión, esta abrumadora pérdida económica en favor del interés generalque responde a la grotesca, negligente y temerariaforma de gestionar la salud de los canarios, debería hacernos pensar en manos de quién estamos. ¿Quién gestiona nuestra salud?.

Estos gestores de lo ajeno dirigen con total impunidad, soberbia, falta de responsabilidad política y moral, a través de amigachos ,compadres y mensajes de whatasapp el destino sanitario de todos los canarios. Estos negociadores telemáticos se esfuerzan diariamente por desacreditar y desmantelar lo que tanto esfuerzo nos ha costado dejándonos huérfanos de derechos y estructura sanitaria en Canarias.

Con todo lo andado tras este año de duras reivindicaciones y esfuerzos diarios por parte de estos inspectores de Salud Pública, cuyo único afán es seguir realizando su trabajo bajo las precarias condiciones a las que voluntariamente les somete esta consejería, y tras soportar engaño tras engaño que no solidifica en ningún acuerdo óptimo en favor de la salud de todos, resulta inaceptable precisamente que sean estos gestores de lo ajeno, estos trileros de la salud en Canarias, los que pretendan hacernos creer que han sido ellos los estafados con este caso de las mascarillas y esta pérdida de recursos económicos tirados a la basura de la forma más negligente.

Teniendo en cuenta que la población cada vez está más envejecida, que se cronifican muchas enfermedades, que cada vez estamos más expuestos a la aparición de riesgos emergentes como el COVID o ahora la viruela del mono, y que se ha llevado la sanidad canaria al colapso, convirtiendo nuestro sistema sanitario en el Servicio Precario de la Salud, es más urgente que nunca reivindicar nuestro derecho a la protección de la salud que es vigilado por estos inspectores y desmantelado por estos astutos gestores, y acabar de una vez por todas con estos pactos entre amigos, tratos de favor entre camaradas, convenios por mensajería instantánea, apretón de manos en un pasillo, saqueo sanitario y colegueo de Estado, que nos arruina y enferma sin piedad.

Maruxa Matamala

Más en esta categoría: El alimento del alma »

3 comentarios

  • Isabel Martes, 09 Agosto 2022 14:01 Enlace al Comentario

    Es triste ver cómo los políticos miran para otro lado y despilfarran nuestros recursos demostrando que les importa muy poco la salud de los canarios. Después de atravesar una pandemia la vigilancia sanitaria es más necesaria que nunca. Gracias a todos estos inspectores que siguen luchando por nuestra salud.

  • Matias Martes, 09 Agosto 2022 11:34 Enlace al Comentario

    Lo que acabo de leer es un llamado de atención urgente sobre la necesidad de contar con autoridades responsables que estén a la altura de los desafíos de la salud pública actual. La fiscalización sanitaria y vigilancia epidemiologia son funciones esenciales de la salud pública y hoy están en jaque mate.
    Excelente trabajo querida Maruxa

  • Alfonso Martes, 09 Agosto 2022 08:54 Enlace al Comentario

    Mas claro imposible , con esos 4 millones bien podían dotar a los inspectores con medios y mejorar la salud de los canarios.
    Basta ya de políticos y cargos corruptos que manejan nuestro dinero a golpe de Wasat

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento