Bendita lluvia

benditalluvia01

Tuvimos que guarecernos en un portal para que no nos calara el rocío persistente que dejó la calle mojada y esplendorosas las casas, como casi todas las del casco de Agüimes. El cielo barruntaba más lluvia.

-¡Agüita bendita, que la manda Dios! –decían algunos de mis mayores, tiempo ha, cuando la lluvia era serena y favorecía a los cultivos. Si había destrozos la mandaba el diablo.

Ha llovido últimamente de manera serena, más de lo habitual, por nuestra isla y da gusto ver el verdor que reviste los campos, medianías, cumbres, barrancos, valles y montañas, como pude comprobar el lunes pasado, día dieciséis de este mes en curso, que hice de cicerone de dos amigas francesas, las cuales no esperaban encontrarse con una isla tan verde.

Hacía un frío que pelaba. Por suerte la lluvia había hecho un receso ese día y, salvo alguna que otra nube, el azul del cielo imperaba y hacía resaltar el verde que recubría el paisaje.

-Bendita lluvia, que hace que nuestra tierra, tan agradecida como es, se ponga del color de la esperanza en menos que canta un gallo –comentó en la barra del bar del Pinocha, en Fagagesto, uno de los feligreses, y los demás, calentando la tripa con un buche de ron, un vino tinto o un cortado calentito, asentimos con la cabeza. El dueño apuntó que pocas veces había llovido tan suave y tan seguido por aquellos lares.

Parecían los campos una alfombra verde,

benditalluvia02

…color que cubría Tamadaba por completo, y que también prevalecía junto al azul de las aguas de la Presa de Lugarejos,

benditalluvia03

… o que soslayaba el blanco esponjoso de las nubes, en el cielo que mira al Bentaiga y al Roque Nublo,

benditalluvia04

… donde siempre ha reinado el color de la piedra, y que se convirtió en verde apabullante, casi chillón, en Cueva Bermeja,

benditalluvia05

… creando un hermoso tapiz con el rojo penetrante de la montaña, pródiga en cuevas, y el ambarino de la hilera de arbustos bañados de sol que bajan la ladera.

Así era ese día el perfil del primer poblado del Barranco de Guayadeque, donde ya empezaban a florecer algunos almendros.

benditalluvia06

Me dio pena, la verdad, tras el precioso paseo por el interior de la isla, volver a la costa y conducir desde el sureste hasta el noroeste, cuyos litorales no son precisamente bonitos.

Auguro que, gracias a esa bendita lluvia, será un estallido de colores el que se produzca en nuestros campos esta primavera, un despliegue de tonalidades verdes, violetas, amarillas, rojas, anaranjadas…

Todo un deleite para la vista, cosa que el alma agradece.

Texto: Quico Espino
Imágenes: Sylvie Quinquis y Chriss Legout.
Más en esta categoría: Miradas »

2 comentarios

  • Quico Espino Lunes, 23 Enero 2023 21:03 Enlace al Comentario

    Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores…
    La que derrama vida sobre las sementeras.

    Son los únicos versos que recuerdo de ese poema y estuve tentado a insertarlos en el articulo Bendita lluvia.
    Gracias, señor Peña, por su aportación.

  • Marcelo Peña Lunes, 23 Enero 2023 10:22 Enlace al Comentario

    Invito a leer el maravilloso poema "Lluvia" de F. García Lorca plagado de hermosas sinestesias,metáforas y personificaciones.Por la longitud del mismo,solo vamos a reproducir a continuación la estrofa con la que lo finaliza:

    ¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman
    y eres sobre el piano dulzura emocionante;
    das al alma las mismas nieblas y resonancias
    que pones en el alma dormida del paisaje!

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento