Segundas esposas, en pie de guerra

nicolasguerraguiar2011Acabo de recibir un correo que me ha llamado profundamente la atención: un colectivo de mujeres, denominado "Segundas Esposas", llevará a cabo manifestaciones ante las puertas de distintos juzgados para mostrar su desacuerdo con lo que consideran parcial aplicación de la ley contra la "violencia de género".

Según sus componentes, en determinadas situaciones no es cierto aquello de la igualdad entre hombres y mujeres ante la ley toda vez que se mantiene la "discriminación judicial". Y ponen un ejemplo: Manuel presentó denuncia contra su mujer por amenazas de muerte. La única actuación hasta el momento ha sido la de un juicio de faltas contra ella. Pero dan por sentado que si el denunciado por la misma causa fuera él, "seguro que Manuel tendría una orden de alejamiento y cárcel". Por tanto, la ley debe revisarse en cuanto que perjudica al varón aunque, con posterioridad, se descubra la falsedad.

Y como los hablantes son los dueños de la lengua, se va imponiendo en nuestra sociedad la construcción "violencia de género" sobre las específicas "violencia machista" y "violencia femenina". Aceptaré la primera siempre que por "género" entendamos el tipo (hombre o mujer) al que pertenece el sujeto actuante (quien agrede), pues violencia de género hay cuando cualquiera de ellos es el agresor. Por tanto, no puede circunscribirse al varón, tal como se generaliza hoy. Además, como en estos casos que "Segundas Esposas" denuncian, la violencia no necesariamente ha de ser física en cuanto que también se ejerce cuando se desestabiliza psicológicamente a una persona hasta convencerla de su inutilidad o torpeza extremas, de su dependencia respecto al agresor e, incluso, a través de palabras insultantes, desprecios continuados o ridiculizaciones ante hijos y amigos.

Es condenable –sin peros- la violencia del hombre sobre su mujer. Pero hay casos de falsas denuncias contra exmaridos que ya rehacen su vida.

La violencia de género es uno de los males presentes en nuestra sociedad. Con frecuencia conocemos noticias relacionadas con ella y que aparejan, las más de las veces, la muerte de la mujer (violencia machista). Aquella se convierte en víctima a causa, por ejemplo, de irracionales sentidos de la propiedad por parte del hombre ("O mía o de nadie"); o porque no acepta que su exmujer tiene natural derecho a rehacer su vida, separada ya de una relación infernal.

Tal violencia la sufren también los hijos, impactados testigos a quienes desequilibran insultos y agresiones no solo ya sobre la madre sino, incluso, sobre ellos mismos si intervienen a su favor. (Conocí a dos alumnos en estas circunstancias: ambos, a través de los abuelos paternos, denunciaron al padre pues se habían interpuesto físicamente para defender a su madre de la agresión. Como consecuencia, necesitaron asistencia médica. Después, y durante muchos meses, se encerraron en un profundo aislamiento que los llevó a romper con todo y con todos. Por suerte, cuando abandonaron el instituto ya habían recuperado cierta "normalidad".)

Pero también se da el caso contrario, como denuncian "Segundas Esposas". La asociación reclama que también se castigue a la exesposa que acusa a su pareja con falsos testimonios. Porque mientras todo se investiga algunos hombres sufren detenciones, cárcel e, incluso, hasta se ven obligados a abandonar sus puestos de trabajo por el desestabilizador desprecio de sus compañeros.

Recuerdo una falsa acusación contra un hombre. Su mujer lo había denunciado por maltrato. Pasó once meses en la cárcel. Lo cual, obviamente, significó la pérdida de su puesto de trabajo y el hundimiento de su inicial proyecto industrial. Como la denuncia había sido aceptada, y el hijo de la pareja la dio como cierta, se quedó solo. Su mujer, ya diva televisiva, cayó en un exceso: volvió a presentar denuncia por la misma causa –maltrato-, pero el juez descubrió falsedad y trama delictiva: el marido se encontraba en la cárcel ese día, precisamente por la anterior denuncia. Luego, el dictamen del forense sobre las lesiones que mostró la acusadora: "Están todas situadas en [...] zonas accesibles para la interesada". Además, "las heridas [...] son difícilmente producidas en una acción de forcejeo". (¿Recuperó honor este hombre, dignidad, honradez, decencia, reputación y respetabilidad que le fueron arrebatados cuando el juez –según las denuncias- dictó la orden de encarcelamiento?)

En algún periódico también leí dos noticias que vienen a colación. Una: hay mujeres que denuncian –a veces por indicación de algún pariente letrado- una inexistente agresión el viernes por la tarde y, así, su pareja pasará el fin de semana en los calabozos, entre rejas (¡demoledora venganza!). Otra: a pesar del famoso código deontológico, una abogada recomendó a la clienta falsas denuncias contra su marido, como así afirman dos hermanas del denunciado. Ambas, ante la letrada de su cuñada, se hicieron pasar por mujeres en las mismas condiciones que aquella y, así, recibieron la misma recomendación.

Si el rompimiento de la relación por parte del hombre no se produce de mutuo acuerdo y por supuesto, sin violencia, alguna mujer puede sentirse herida en su amor propio. Por tanto, deseos de venganza, represalia y revancha quizás dominen su mente y le ofusquen el raciocinio. En este caso el varón lleva las de perder, pues la ira incontenida de su ex le puede hacer bastante daño como así, por ejemplo, denuncian algunos hombres y se desprende del caso arriba mencionado.

Situación que impacta directamente en la segunda mujer, la nueva pareja. La convivencia puede convertirse también en un infierno pues él está tocado, muy afectado, quizás hasta irascible con su entorno. A fin de cuentas vive en sociedad, y pesa sobre él ya no solo una denuncia sino, y sobre todo, la sospecha de que no sea tan angelical como aparenta. Si ella tiene hijos jóvenes, ¿cómo entenderán la situación? ¿Desconfiarán acaso?

Es condenable –sin peros- la violencia del hombre sobre su mujer. Sin embargo,  hay casos de falsas denuncias contra exmaridos que ya rehacen su vida. Porque también ellos tienen derecho a que se investigue exhaustivamente la acusación antes de la detención y, por supuesto, de su encarcelamiento.

Actualizado el Domingo, 22 Febrero 2015 04:05 horas.
Más en esta categoría: Abusos »

4 comentarios

  • encarna Miércoles, 16 Septiembre 2015 06:35 Enlace al Comentario

    E aqui una segunda esposa, que a visto como a mi marido lo acusaban , lo avergonzaban , lo denunciaban , la palabra exacta : acoso judicial por parte de una señora que lo único que pretendia es arrebatarle todo cuanto tiene ( no solo a su hija, si no su honor, su código moral como padre y persona, ).
    Pues no todo vale...y pienso que hay que dar una lección a todas esas mujeres que se dicen llamar madres, que dicen luchar por el bien de mi hijo, presentando denuncias falsas contra el padre de su hijo, para apartarlo y perjudicarlo en todo lo que concierte a la vida del niño..apoyo éste articulo y gracias porque se haga escuchar la otra parte.

  • magali Martes, 15 Septiembre 2015 13:02 Enlace al Comentario

    Ciertamente esto es la pura realidad. Mi pareja lleva 4 años en un infierno por culpa de mujeres así.la ley deberían revisarla. Esas mujeres que denuncian falsamente hacen mucho daño sin justificación ninguna. El odio no es justificante para hacer sufrir a sus propios hijos y a su ex pareja solo porque la dejó. Hay que cociensarce de que esto es una realidad.

  • Blaia Martes, 15 Septiembre 2015 10:51 Enlace al Comentario

    Como presidenta de "Segundas Esposas", le agradezco su valentía de hacer referencia a otra realidad, de la otra cara.
    Aún queda mucho trabajo mucho por lo que luchar, sobre todo como parar el aprovechamiento que hacen algunas mujeres, por simplemente dejarlos tocados y hundidos y si van a la cárcel mucho mejor....... Esto es muy largo de contar. Y en mi caso soy viuda si ya he de rendirme con la seguridad social porque reconoce dos viudas.....no paramos de luchar.
    Gracias. Blaia

  • AVILEGEN TENERIFE Domingo, 01 Marzo 2015 17:18 Enlace al Comentario

    Desde Avilegen Tenerife, Asociación contra la Ley de Violencia de Genero, confirmamos integramente lo referido en la noticia. Gracias por sacar a la luz la otra cara de la moneda: hombres falsamente denunciados, hijos manipulados, segundas parejas que ven "dinamitado" su esfuerzo por crear una segunda familia ....

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento