Menu

Solos aprendemos sin que nadie nos informe

juanantoniosanchez2014buenaLa política actual esta absorbida por una dinámica diferente a la que en realidad necesita una sociedad vilipendiada por la constante salida de tono de las formaciones con carácter representativo en el Parlamento; afincadas en un proceso peligroso con un juego arcaico de estrategias banales, carentes de fundamento que nos haga presumir un proceso de progreso social de la mayoría a corto plazo.

El sano propósito de la política es facilitar a la ciudadanía que representa con sus peculiaridades y pluralismos, el itinerario social correcto que les permita establecer sus necesidades de manera conveniente y útil. Hacerlo sabemos que no es sencillo, la imparable progresión de la sociedad hace complicado manifestar un nivel de aceptación acorde con las diferentes ideologías pero, en lo que debemos estar de acuerdo es que de no llevarse a cabo la confrontación de ideas, el debate coherente y el diálogo constante, nada conseguiremos avanzar en pos de un progreso que se nos está yendo de las manos ante la dejadez de la política actual, varada en la dinámica del insulto y el desagravio, en una inoperante necesidad d urdir tramas en contra de sus opositores para agilizar la supervivencia de los que tienen el poder.

El miedo hace huella en la sociedad española, atrapada en una crisis de la que no se aprecia el fin y sumidos en una odisea de penurias que no avanzan por ningún lado para solventar las graves necesidades de los españoles, bajo empleo, poca educación y constancia de que la defensa de las prioridades de los partidos en su ideología extremista hacen sucumbir cualquier tipo de esperanza de que en alguna ocasión la diversidad de opiniones provoque un cambio en el sistema; nos afirma más en la creencia de que somos meras marionetas con las cuerdas enredadas, situación que va bien a los personajes relevantes de la política para inmovilizar los argumentos de protesta de la ciudadanía y reiterarse en su idea de que la economía mejora a ritmos agigantados, pese a que la realidad nos hace padecer la incongruencia de semejantes mensajes de calado partidista.

Nadie puede explicar con detalle la ligereza en las acciones o insinuación de algunos por llevar ante la justicia a quien la imparte, algo tan inusual en democracia que la vía constitucional no frena los ímpetus derivados de una excesiva apreciación por algunos sectores de que todo lo que suene a legal es insuficiente para aquellos que toman las leyes según les convenga.

Más en esta categoría: La Casa de Galicia »

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento