El milagro español

leonilojulio2017En fechas recientes se conoció la noticia. Los medios salieron en tromba: la sentencia del Tribunal Supremo, sobre las tarjetas opacas, se hacía pública. Quienes, condenados anteriormente por la Audiencia Nacional, aguardaban el resultado para eludir su ingreso en prisión, han visto truncadas sus esperanzas. La sentencia del TS, es implacable con quienes se lucraron a costa de Caja Madrid primero, y Bankia más tarde. Todos y cada uno, con responsabilidad de velar por la buena marcha de la entidad financiera, que tuvo que ser rescatada por la crisis y sus devaneos. Por cierto, una entidad pública objeto de malas prácticas, que acabaron llevándola al rescate.

Da la impresión que el tiempo haga coincidir las cosas. En estos días, por diversos motivos, quien fuese presidente del Gobierno, del que formó parte el sentenciado en firme, sale a los medios a lanzar urbi et orbi sus consejos y sermones. Aquel que nos introdujese en el milagro económico, hoy con condena firme, que poco a poco nos fuese conduciendo a la crisis económica, que tantos cadáveres dejó a su paso, puede contemplar cómo sus actuaciones acaban teniendo consecuencias. Para él, me refiero pues ya las tuvo para las víctimas de su política económica. Es cierto, en honor a la verdad, que ya otro ministro de economía, del gobierno de Felipe González, nos alertó sobre la facilidad para enriquecerse. Fueron esas prisas, las que trasformaron el milagro en condena. Al menos para quienes salieron maltrechos del experimento pues, otros supieron sacar buena tajada del momento; que incrementaron, sus ya copiosas riquezas, aún más y de modo insultante.

También, parece que se juramentaron para salir a la vez, apareció la señora de los charcos. En esta ocasión, casi diría que no, nos sorprende con la osada impertinencia al poner en duda la condena; quizá se haga eco de aquella inapropiada y triste frase de un notable miembro del poder judicial, cuando llegó a aseverar que el Código Penal estaba dispuesto para los roba gallinas. A lo mejor va a ser eso, que creen a pies juntillas quedar exentos de condenas, que sus actos no son merecedores de repudio penal y su correspondiente pena. Poner en duda la condena, por la cantidad usurpada con el uso delictivo de las tarjetas opacas al fisco, dice poco de esa persona. Nada le he escuchado cuando, incluso con penas mayores, alguien es reo de la justicia y acaba con sus huesos en prisión. Será eso, que está diseñado el CP para un grupo de la sociedad; mientras que, quienes ostentan cargos de relumbre, no están sujetos a aquel.

La sentencia que lo llevará en breve a prisión, es la primera de otras tantas causas en las que está incurso, ese individuo que llegó a ostentar cargos en el FMI –no es casual, habida cuenta quienes han pasado por dicha entidad–, pendiente de sentencias y de finalización de proceso. Cuando comprobamos quienes nos llevaron a esta situación, diseñada, a pesar del carácter milagroso, para conducirnos al desastre, no dejo de acordarme de todas y cada una de las personas, que de un modo u otro, han sido víctimas de esos modos criminales de llevar a cabo las decisiones económicas, donde nada importaba el resultado, siempre y cuando ellos pudiesen continuar con su tren de vida. Para ellos sí que hubo milagro. Aunque a la luz de los acontecimientos, parece que lo fuese con fecha de caducidad.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento