Expertos en alzamiento de normas

juanantoniosanchez2014buenaNi soy un experto en las artes financieras ni pretendo ser un oráculo en la aplicación de escudos frente a la guerra con las entidades bancarias. Soy un humilde ciudadano preocupado por las praxis judiciales, ofuscado por las pretensiones de los que tienen la sartén del dinero en la mano y algo descontento con la aplicación de las normas legales establecidas para defender al usuario, en definitiva, el prestatario de una deuda durante una buena parte de su edad útil según estadísticas aplicadas.

Siento un abanico de sensaciones extrañas tras los sucesos que resultan de las clausulas hipotecarias, los abusos de la banca y el interés deformado de los que dicen abanderar la imparcialidad de la justicia. Noto una cierta apariencia de temor tras lo ufano de lo acontecido, una ligera sospecha de que las cosas volverán tarde o temprano, más temprano que tarde en está ocasión a tiempos anteriores. Espero equivocarme por el bien de la ciudadanía, por el aumento de la natalidad producto de la creación de familias que puedan acceder a la adquisición de una vivienda digna y por el bien común de una sociedad que se sienta plural, protegida por sus representantes políticos y beneficiada de aspectos sostenibles de una mínima calidad de vida.

No sé, pero temo que sea cual sea la conclusión final de todo este embarullado asunto, provocado por una inestable justicia, los perjudicados siempre serán los mismos que fueron destinados a mantener las entidades bancarias desde su implantación en las sociedades contemporáneas. Ya en la antigüedad de nuestro linaje la usura era la participe de repartir unas monedas para recoger pingües beneficios en poco tiempo. Ahora no nos extrañaremos si al final el impuesto de Actos Jurídicos Documentados, AJD, lo paguen de momento los bancos y posteriormente lo recuperen de manera taxativa con la utilización de las múltiples herramientas de las que disponen. Se confirmará con la subida de la Comisión de Apertura de Préstamo, el estudio de Tasación, los productos bancarios vinculados a la revisión del tipo como por ejemplo, el Seguro del Hogar, el de vida, el de pensiones, las tarjetas de crédito y débito, el seguro del vehículo en su caso, el bucodental para tener la boca libre de caries y no provocar alguna infección desaconsejable para el pago de los recibos de la hipoteca, el seguro de asistencia en viaje por si te quedan algunas monedas con las que visitar la Granja de San Ildefonso, el de decesos para no tocar demasiado el saldo con el que liquidar la deuda y ¿por qué no? El de la mascota por si la raza es demasiado peligrosa para la integridad del contratante. En definitiva, como decía uno de los artistas cómicos de la actualidad en uno de sus programas “las gallinas que entran por las que salen”. ¡¡LA BANCA NUNCA PIERDE!! Esa es la única e incontestable valoración de todo este amasijo jurídico derivado de tratar de poner la zancadilla a quién salta más que nosotros pues por algo tiene montones de argumentos en sus cajas de caudales.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento