El viejo libro limosnero

josejuansosarodriguez"Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee".
(Miguel de Unamuno)

Avergonzado de su propia existencia, y escondido por las sombras de unos árboles, cual caduco limosnero , esperaba un viejo libro a que la misericordia de algún viandante lo volviera a colocar en alguna estantería que le permitiera volver a destilar el fresco néctar de sus enseñanzas.

El viejo libro, delicadamente encuadernado con tapas rojas aterciopeladas y letras estampadas en dorado, dejaban entrever que formaba parte de una ilustre colección, que en otros tiempos habitaba en alguna de las casas de más rancio abolengo de Las Palmas de Gran Canaria.

Ahora -ironías de la vida- abandonado sobre una estela conmemorativa de las gestas de un ilustre deportista de la Ciudad, el viejo libro, con el estoicismo y la sabiduría que dan los años, se limitaba a observar el efímero ir y venir de los transeúntes, que junto a él pasaban sin percatarse de su existencia.

Con un siseo apenas perceptible, el libro quiso llamar mi atención. Me acerqué a él, y, como el viejo deseoso de contar su historia, y sin apenas esperar que me presentara, comenzó a contarme la suya:

- Hace 30 o 40 años, no lo recuerdo con exactitud, vi la luz por primera vez en una de las mejores y más lujosas imprentas de España. Conmigo, en el mismo parto, nacieron otros libros, que al poco tiempo fuimos repartidos entre muchas hogares, en los que, además de adornar las estanterías de algunos de ellos, nuestras páginas eran abiertas, consultadas o estudiadas por todos los miembros de la familia.

-Sabes -continuó hablándome el viejo libro-, lo más que me entusiasmaba era cuando los más pequeños se acercaban a mí, y con sus ojillos brillantes e inocentes, miraban con asombro las fotos que guardo en mi interior.

Ahora, la portada de mi viejo amigo se puso triste, muy triste, y, entre lágrimas de fantasías, continuó con su relato .

- Poco a poco, los habitantes de la casa donde residía fueron perdiendo el interés por mí, y mis compañeros de vitrina. En lugar de ocupar su tiempo de ocio hojeando y leyendo nuestras páginas pasaban cada vez más tiempo entretenidos trasteando con unos artilugios del demonio, que ellos llaman "Tablets", "Smartphones" y no sé que otros nombres más.

Casi sin poder hablar, con sus páginas tiritando por la emoción al sentirse escuchado, el viejo docto fue concluyendo su relato:

- Hace unas noches, la misma noche en la que el panzudo Papá Noel trajo nuevos regalos a la familia, nuestros dueños metieron todos los libros que ocupaban los estantes -entre ellos a mí- en unas cajas de cartón, y nos colocaron junto un contenedor de recogida de papeles.

- Más tarde, Alguien me sacó de aquella caja y me dejó aquí, en el lugar donde se rememoran los nombres de algunos deportistas que han hecho grande a esta tierra, esperando que alguien me lleve a un nuevo hogar ,donde pueda reanudar mi silenciosa docencia.

Lo cierto es que, por desgracia, no sé el final de este cuento. Pero me gustaría pensar que, efectivamente, el libro limosnero por fin pudo encontrar un nuevo hogar, donde las nuevas tecnologías de la información y educación puedan vivir en armonía con aquellos viejos maestros de papel que tanto nos han enseñado.

Un nuevo hogar donde se fomente la lectura entre los más jóvenes. Porque la lectura es uno de los grandes pilares en los que se sostiene una sociedad reflexiva y crítica, y por ello menos manipulable.

Quizás, hoy más que en otro tiempos, la sentencia "cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee", del gran humanista Miguel de Unamuno, es aplicable a una sociedad indefensa ante las consignas tendenciosas que escriben en las redes sociales y medios de comunicación algunos grupos políticos, económicos, sociales o religiosos, con el fin de confundir o adoctrinar a una masa que, por su bajo compromiso con la lectura, es incapaz de mantener una actitud crítica y reflexiva ante tales manipulaciones desinformativas, escritas más para aventar las emociones negativas que el razonamiento crítico.

Actualizado el Miércoles, 16 Enero 2019 00:39 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento