¡Cuánto hablará la historia!

juanantoniosanchez2014buenaLas arcadas de lo inconexo resumen lo vomitivo de las palabras cuando estas son dichas en voz alta, sin prejuicios y en conciencia. La que se dice derecha conservadora, esa que alardea de transparencia, impoluta a la corrupción y servida de pamplineros discursos populistas, proclama transformar el panorama político de sus predecesores a pesar de llegar del aliento de la parte dura de la ideología que representa, se ha convertido en una experta en meter la pata hasta el fondo de las cloacas del ideario extremista; con una incapacidad absoluta para restablecer lo que seguramente trata con la alineación de partidos ultraderechistas y el enfoque extraño del líder de Ciudadanos tan pronto acordando pactos como huyendo desbocado para no perder adeptos; sí, esa derecha con imagen juvenil y derroche de falsas enmiendas se permite lujos inexplicablemente incoherentes a la hora de aludir a una norma que establezca un injustificado por absurdo o inabordable por falto de humanidad en su propuesta reglamento pretencioso. Una llamémosla “ley incívica” por denominarla de alguna manera poco abrasiva al sentido común, una normativa con la que las mujeres que vienen huyendo de la violencia en sus países con un hijo en las entrañas, tengan que darlo en adopción si quieren conservar una ligera probabilidad de solucionar su ilegalidad documental. Vamos, que vienen más o menos a decir que traigan los niños para cubrir las expectativas por el bajo índice de natalidad en España y cuándo la criatura venga al mundo, ingresando a futuro su participación en el pago de las pensiones, devolver ladinamente a estas madres a sus lugares de origen o simplemente, detenerlas en lugares explícitamente creados para que la sociedad olvide el debate de lo que es o no la protección del menor o simplemente, una manera inadecuada social y falta de cualquier tipo de ética política permisiva, cayendo en la desprotección de personas que sufrirán su huida al regresar de nuevo a sus lugares de origen, hasta es posible que nunca más volvamos a oír hablar de ellas por desaparecer del mapa de la vida; puede que algún día ¿quién sabe? La historia del tiempo tratará de rescatar lo deplorable de la especie humana en su afán por servirse del poder para cancelar los derechos.

Bien podría ser algo más discreto ¿si eso en política electoralista pudiese implantarse como norma? este señor del PP no es necesario que tergiverse sus ideas sabedor de las miserias que airea haciéndose la víctima ante sus seguidores y seguidoras acérrimos. Cuando la mirada limpia es sincera, no se nota ni en el pestañeo, pero cuándo las palabras falsas no ocultan su falsedad, condicionan la manera de mirar sobre quién es el orador del discurso. Un personaje acostumbrado a andar sobrado de parloteo demagógico debería estar mucho más acostumbrado a salir por la puerta falsa si las circunstancias así lo demandan y se adecuan al momento.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento