La alarma climática sobrepasa la línea roja

juanantoniosanchez2014buenaEl sistema solar puede volver a tener nueve planetas según avances científicos no carentes de prudencia; algo que lejos de aliviar nuestra conciencia, desbarata posibles hallazgos de sobrevivir al tiempo ante la ausencia de cordura del ser humano.

Fundamentamos el sabor del bienestar en la capacidad de evolución tecnológica de una manera cotidiana y simple, el funcionamiento del télefono móvil, la velocidad de internet suficiente para ver cuántos canales de televisión nos inyecten en los paquetes de telefonçia, al perfecto funcionamiento del ordenador y en la pereza por evadirnos de la esclavitud del transporte propio, algo que además de contaminar nuestros pulmones atiende como factor de riesgo negativamente improductivo. Hacemos de nuestra calidad de vida el sostén en el que vanagloriarnos del progreso y somos tan ignorantes que no caemos en la cuenta de que sin un granito de arena puesto en una bolsa confeccionada con material reciclaje que después depositamos en el contenedor apropiado, estamos en vías de no haber aprendido nada de la historia que ahora vivimos y no encajamos con la destreza suficiente el objetivo de la supervivencia del Planeta Tierra y, por ende, del porvenir de nuestros descendientes.

Son estos los que han comenzado a liderar la lucha contra el cambio climático, los que han elevado la voz ante las instituciones de más alta jerarquía para decir basta al deterioro del Planeta, para encomendar a las tecnologías avanzadas la destreza suficiente con la que paliar el aumento de la polución y las grietas en las normas que satisfagan los planes de un futuro mejor.

Que nos morimos es algo que no deberíamos tomar en cuenta porque la vida no es eterna en lo físicamente viable hasta la fecha, pero si es factible que la desaparición de la especie humana, como está ocurriendo con otras especies animales o vegetales, puede acelerarse si no cambiamos nuestro modus operantes en relación a la manera de vivir, a la concienciación de que el cambio climático está cada vez más cerca y a convivir con nuevos métodos de generar bienestar a la raza predominante de un Planeta que ya comienza a dar muestras suficientes de llegar a una fecha de caducidad presurosamente adelantada como consecuencia de nuestra falta de cuidados, una osadía que ha abierto grietas que de no tapar con exquisita cordura, infectará de gravedad la existencia de futuras generaciones.

La lucha por salvar la Tierra comienza desde la educación y la concienciación de nuestros jóvenes, pero antes de que estos lideren nuevas fórmulas que intenten taponar las fisuras creadas por nuestros antepasados, somos los que ahora estamos posicionados en la sociedad como “gente adulta” los que comencemos a utilizar las herramientas que sostiene a la raza humana. Al conflicto de intereses que la utilización de energías renovables con las que calmar la hemorragia provocada durante años cree en determinados lugares del Planeta, debemos e incidir en el equilibrio sostenible con el que conseguir una calidad de vida óptima, un aire más limpio, unas aguas menos infectadas y unos cielos que dejen caer su líquido elemento sobre la hierba que crezca con el verdor de la esperanza

Más en esta categoría: 'Carta abierta de Victoria Rosell' »

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento