Entre Guatemala y Canarias, el compromiso social

nicolasguerra2018buenaAlejandro Giammattei (apellido nada parecido a González, Pérez, Rodríguez…) es el nuevo presidente de Guatemala, la misma Guatemala a solo veintiún años del asesinato de José Juan Gerardi (patronímico tampoco cercano a García, Hernández, López...), obispo católico asesinado por el Ejército guatemalteco (escuadrones de la muerte). Su compromiso con los derechos humanos -grandísima ilusión para un minoritario sector de la Iglesia católica arriesgada- sobrepasó los límites de “la legalidad vigente”, patrimonio de las dictaduras. (O tempora, o mores!)

placaginer“Monseñor” -como así lo trataron poetas comunistas, revolucionarios, católicos ejercientes, intelectuales de centro y abanderados de libertades desde planteamientos conservadores y liberales- había logrado tres milagros: creó la Oficina de Derechos Humanos (¡dependiente del Arzobispado!); puso en marcha el proyecto Recuperación de la Memoria Histórica y en 1998 (a solo veintiún años de hoy) dio a conocer un informe más convulsivo que la misma geografía volcánica guatemalteca: se llamó “Guatemala, Nunca Más”. El obispo Gerardi conectó pronto con los poetas de Saker-Ti, hombres más preocupados por la denuncia a través de la poesíaFue su sentencia de muerte tras el simbólico consejo de guerra presidido por generales, jefes y oficiales del Ejército cuyos nombres y actuaciones asesinas figuraban minuciosamente detallados.

El obispo Gerardi conectó pronto con los poetas de Saker-Ti, hombres más preocupados por la denuncia a través de la poesía que por el riguroso entramado normativo inherente a ella (rima, estrofas, símbolos, metáforas… En conjunto, el llamado “lenguaje poético”). Saker-Ti pretendió cambiar a través de pacíficas revoluciones la realidad social del país: atraso económico próximo a la miseria salvo sectores privilegiados; población indígena analfabeta (setenta por ciento) frente a la formación universitaria recibida por los hijos de terratenientes, educados en EE UU y sus políticas económicas...

Arévalo Bermejo pretendió con ella lo que Giner de los Ríos y otros intelectuales quisieron para España con la Institución Libre de EnseñanzaPaís este, también, propietario de explotaciones agrícolas a través de la United Fruit Company (UFC) empresa, además, dueña absoluta del transporte ferroviario. Súmense el estado de semiesclavitud, ausencia de elementales libertades, régimen de fuerza bruta… y entenderemos el porqué de Saker-Ti. Este grupo de poetas comprometidos surgió a finales de los años treinta y se forjó entre 1945 y 1951, sexenio en el cual gobernó por elección democrática Juan José Arévalo Bermejo, doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación y fundador de la Escuela Normal de San Luis.

Arévalo Bermejo pretendió con ella lo que Giner de los Ríos y otros intelectuales quisieron para España con la Institución Libre de Enseñanza: introducir el más avanzado pensamiento (pedagogía, ciencia, mundo jurídico…); revolucionar enseñanzas, investigaciones; didáctica en el aula (escuela, institutos)... Obviamente, como en España (antecedente cronológico), Arévalo y los suyos fueron tachados de revolucionarios (comunistas) y EE UU apoyó varios intentos de golpe de Estado (¡La Patria fue vendida al gran filibustero! / Los árboles se duermen en invierno. / Así la Patria duerma mientras ellos imperen, / el gran filibustero y los mil cancerberos [...], escribió Miguel Ángel Asturias).

Y durante el sexenio los poetas de Saker-Ti bajaron a la calle, salieron de sus celestiales moradas y tendieron las manos para acercarse a quienes más los necesitabanFue en 1951 cuando le sucedió un general. La revolucionaria reforma social iniciada años antes tomó más ímpetu (“La tierra para quien la trabaja”) y colmó la paciencia de terratenientes y colonizadores: aviones militares (vendidos por la UFC al precio de un dólar) y pilotos norteamericanos se pusieron al servicio del proclamado “ejército de liberación” y bombardearon lugares estratégicos (Asesinad, / fusilad; / masacrad, / ametrallad la luz; / siempre, / habrá siempre, / siempre habrá luz, son versos de Otto Raúl González). Tras la intervención logística de la CIA vuelven las Juntas militares (1954), se devuelven las tierras a la UFC y los todopoderosísimos hacendados recuperan y lucen sus feudos (Libertad: sígueme dando, / que yo te pago mis deudas. / Llévenme, pues, a la cárcel, / para que más libre sea. Así canta Julio Fausto Aguilera).

Fue pues, desde 1945 hasta 1951, cuando la reforma social emprendió caminos. Y durante el sexenio los poetas de Saker-Ti bajaron a la calle, salieron de sus celestiales moradas y tendieron las manos para acercarse a quienes más los necesitaban, las multitudes analfabetas que no supieron leerlos -a fin de cuentas la poesía sigue siendo poética- o no pudieron: firmaban con una cruz.

Los hermanos Millares Sall (Agustín y José María), Pedro Lezcano, Ventura Doreste y Ángel Johan publicaron Antología cercada, cuyo apellido (adjetivo “cercada”) ya explica su razón de ser.Lo cual, de inmediato, me lleva a dos poetas españoles (Gabriel Celaya y Blas de Otero), quienes en las mismas circunstancias y también por los años cincuenta escribieron desde dos experiencias no coincidentes pero frente a la misma realidad. El primero, Celaya, reclama el compromiso social del poeta: Maldigo la poesía concebida como un lujo / cultural por los neutrales / que, lavándose las manos, se desentienden y evaden. / Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse. El segundo, Otero, poeta social, pone en duda su efectividad: Da pena decirlo, / pero apenas sí nos leen / los obreros en las fábricas.

Ocho mil kilómetros separan a Canarias de Guatemala. Y en 1947 la simbólica distancia entre los pueblos sería aún mayor. Pero, curiosamente, las circunstancias político-sociales si no coincidían, sí tenían ciertos parentescos. En lo político, por supuesto, nada que ver: Guatemala era un Estado democrático y España no. Pero desde el punto de vista social la situación fue la misma: hasta 1945 latifundios y feudos se habían repartido Guatemala con la UFC norteamericana. Y en España se imponían miserias, hambruna, ausencia de libertades, cárceles, migraciones, fusilamientos...

Por tanto, si los poetas guatemaltecos de Saker-Ti se comprometieron política y socialmente, los grancanarios no permanecieron rezagados. Así, 1947 representa el triunfo de la poesía social española, comprometida y humana, gracias a un grupo de jóvenes aterrados ante la realidad. Los hermanos Millares Sall (Agustín y José María), Pedro Lezcano, Ventura Doreste y Ángel Johan publicaron Antología cercada, cuyo apellido (adjetivo “cercada”) ya explica su razón de ser. Valga, como ejemplo, una estrofa de Agustín: Creando estoy un mundo donde el hombre / goce la libertad que no se cierra / vea la luz solar sin que se asombre / y halle el amor sin pronunciar su nombre / en un lugar cualquiera de la tierra.

Así pues, cuando la sociedad vibra desde dentro algunos poetas dejan la metáfora y cogen la voz popular. Es menos bella, pero tiene más contenido y compromiso.

Actualizado el Lunes, 19 Agosto 2019 00:53 horas.
Más en esta categoría: Psicografías. Los azares del arte »

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento