Dimes, diretes y sentido común

juanantoniosanchez2014buenaCambios, costumbres e inmigración son la realidad hegemónica a la que estamos obligados a pesar de las diferencias que sin duda alguna deben subsanarse en pro de la cohabitación de un sistema social en vías de crecimiento. Es inaudito como hay gente aun que no se ha dado cuenta de que el progreso social nos ería posible sin la evolución de las razas y la equidad de las necesidades a las que se enfrentan determinadas zonas del mundo en el que habitamos.

Estas son fechas realmente extrañas en la época moderna, mientras hay gente que recuerda a sus familiares o amigos queridos fallecidos, otras se dedican a disfrazar sus vergüenzas entre telas y caretas de importación yanqui. Es curioso que la diversidad nos exija en algunos momentos ética y, por el contrario, en otros casos nos den alas para divertirnos en el tiempo de ocio con costumbres y culturas venidas de lejos. Luego diremos que lo que nos envía el destino en número de migrantes debemos rechazarlo de forma contundente.

No dejamos de ser seres primitivos carentes de la más mínima coherencia, atraídos por todo lo que suene a fiesta nos olvidamos de lo que realmente significa el contenido de la pluralidad y la necesidad de que de otros lares vengan a construir nuevas generaciones, mejor progreso social y un mayor equilibrio en la riqueza. A nadie parece molestarle el hecho de que confluyan dos maneras de esperar la noche del treinta y uno de octubre al uno de noviembre, las cosas no son lo que parecen y cualquiera que se lo proponga no encontrará la manera de oponerse al transcurrir de los tiempos.

Todas estas cosas nos pueden hacer reflexionar, darnos una ligera licencia para entender que de seguir haciendo de la migración una guerra tan solo conseguiremos ensalzar el adoctrinamiento social que rechaza nuevas maneras de hacer futuro, oportunidades a la gente que quiere labrarse una calidad de vida decente y un tránsito consecuente a la demanda del mundo, cada vez más envejecido por la falta de cuidados y con menos probabilidades de subsistencia sin la ayuda de todo aquel que venga a trabajar en pro de su supervivencia.

Más en esta categoría: El acuerdo posible, necesario »

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento