Vota o calla

juanantoniosanchez2014buenaNos dicen que los datos de empleo han sufrido una bajada notable, la lista de desempleados enerva y saca de sus casillas a cualquiera que piense en la hipó tesis de que este Gobierno sufra otro varapalo posible; el próximo domingo volvemos a caer en la dinámica de la votación como ejercicio democrático y asistimos a una inquietud que posiblemente haga equilibrar la balanza de uno a otro lado, en función de las pulsaciones que cada cual tenga y la aceleración de sentimientos que confluyan por la mañana antes de dirigirse a los colegios electorales.

Y es que seguramente votaremos por puro impulso, sin demasiado dominio de lo que interesa a la mayoría, convergiendo en esta posibilidad la necesidad de encontrar un puesto de trabajo bien la persona que vota o pensando en alguno de sus familiares o amigas que sufren un periodo largo de inactividad laboral producto de la nulidad de oportunidades.

No caemos en que el empleo haya vuelto a aflojar en cantidades preocupantes por causas definidas. La Reforma Laboral, ese proyecto venido a traer más precariedad al trabajador debe de ser demolido por otra capaz de sostener la diversidad de funciones para la que está construida y no el liderazgo de las penurias económicas de salarios indignos que nada tienen que ver con las necesidades del consumidor y sus familias.

Por otro lado, tenemos unos Presupuestos Generales con los cuales el partido que los lanzó a la ciudadanía debe de estar profundamente orgulloso, pocos han durado tanto en la legitimidad de nuestro sistema que a la par sean producto de recortes y ajustes que ahogan a los españoles y españolas en la miseria de sus recursos al hogar. Si no hay Gobierno, si no se consuma de una vez por todas el nombramiento de un personaje para presidirlo estaremos vulnerando la calidad de vida y el bienestar social que en su día tuvimos, cambiando de proceder por una nueva crisis económica de consecuencias desastrosas para el conjunto de la sociedad.

Es por tanto necesario que el domingo veamos un poco más claro a quién votamos, alegando en nuestra opción la de contribuir al mantenimiento de una esperanza por el resurgir del bienestar y la aplicación de partidas económicas dispuestas en la creación de empleo, abogando porque en cualquier país que se diga demócrata, debería dar igual quién maneja el barco si es necesaria la asistencia de toda la tripulación para que navegue por aguas tranquilas y no causar un huracán de ideologías o intereses personales que le llevará a zozobrar en buena medida si no se vira en consecuencia para redirigirlo de nuevo.

La pluralidad ideológica es un hecho, el pasado de gobiernos mayoritarios que manejaban la batuta de la oposición ya es eso, pasado. Toca arremangarse las mangas y dejar el corsé del liderazgo total porque en buena medida esa es la solución que interesa a la sociedad que representan y lo que debe sumar en pro del renacer de un gran país.

Más en esta categoría: El acuerdo posible, necesario »

1 comentario

  • A GT Sábado, 09 Noviembre 2019 16:13 Enlace al Comentario

    El que no vota(abstencionariio),dice que no está de acuerdo con el modelo político de su país,(monarquía,sistema electoral, costitucion)además nadie lo representa,va en busca de una democracia formal mínima,con separación de poderes en origen ,elecciones a doble vuelta.mire usted como habla más que el que va a votar, usted manipula,un saludo

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento