Latido

carmen ferreragilLa casa empapada de soledad y de silencio me aguarda cada día y observa mi deambular por ella. Transito los caminos de la memoria y de la nostalgia en un vano intento de recuperar sus queridas voces, los ruidos familiares, los olores y el calor del hogar; las risas y la alegría.

Deseo imposible de recuperar la infancia y la juventud para volver a recorrer los mismos caminos y vivir la vida compartiéndola de nuevo con ellos. Recuerdos indelebles del alma, del corazón, de las vidas que latían con la fuerza del amor.

Sentir los latidos de la madrugada que se presentan como los truenos en la tormenta. Creer que seguir siempre adelante y mirar hacia adentro, hacia lo que somos, quizás un reflejo de ellos: un gesto, una mirada, el timbre de voz, la cadencia de las palabras, puede ser mejor. Ser feliz porque ellos están perennemente en nuestros recuerdos, en nuestro pasado y en nuestro presente, en la vida que compartimos durante el tiempo que nos tocó. Eso está bien, todo está bien y donde debe estar.

La aceptación es el paso siguiente. La serenidad, el equilibrio, la paz es el premio, y saber que el hogar está dentro junto con el amor compartido y vivido, y eso la fea muerte no lo podrá arrebatar.

1 comentario

  • Ana Mª y Mario Jueves, 13 Febrero 2020 12:24 Enlace al Comentario

    Me ha gustado mucho el relato, hace que piense en las palabras y me traslade aquella infancia algo lejana...

    Sigue escribiendo así de bien, un gusto leerte.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento