Coronavirus: ¿cambio climático o castigo de Dios?

nicolasguerra2018buenaLa pandemia del coronavirus ha dejado al descubierto el absoluto fracaso de la Ciencia. Y quienes definen su profesión con el recargado nombre de científicos han sido incapaces de reconocerlo: es la soberbia. Por tanto, les echan la culpa a los chinos, a los políticos... Súmese la superstición cientifista: el virus no es un castigo de Dios, sino del cambio climático. Esta soberbia científica, la peor forma de reaccionar frente a la desgracia, nos ha impedido aprovechar el covid-19 para volver a Dios.

Si entrecomillara las citas textuales del párrafo anterior, estimado lector, lo incluiría casi todo. Porque podría entender, por ejemplo, que el supuesto fracaso de la Ciencia y sus profesionales frente al coronavirus nos hubiera permitido el retorno a Dios de no mediar la soberbia científica.Pero por no sumar expresión alguna que, por subjetiva, pudiera no resumir exactamente el texto periodístico, sobrepaso la prudente reproducción literal. Le presento mis disculpas.

Porque podría entender, por ejemplo, que el supuesto fracaso de la Ciencia y sus profesionales frente al coronavirus nos hubiera permitido el retorno a Dios de no mediar la soberbia científica. Algo así como si otro mal -los hueros cerebros de muchos políticos- impidiera hacer Política de una puñetera vez. Pero lo contradice la socarronería popular: “No hay mal que por bien no venga”.

“La reclusión evita el contagio... igual que se evitan accidentes de tráfico". ¡Qué argumento de autoridad!)Así pues, que aprendan los especialistas incluidos desde marzo en el Comité Científico español para tan gigantesca lucha antivírica, a saber: doctor Simón, epidemiólogo; doctor Trilla García, catedrático de Salud Pública (investigaciones sobre vacunas, enfermedades infecciosas, brotes y epidemias); doctora Vanaclocha Luna: estudios centrados en casos de infecciones; María Teresa Moreno-Casbas, doctorada en Epidemiología y Salud Pública; Agustín Portela Moreira, doctor en Ciencias Biológicas, investigador en virología; Inmaculada Casas Flecha, doctora en Farmacia e investigadora científica y Miguel Hernán, médico, epidemiólogo y profesor universitario en Harvard.

chilnaranjoSiete soberbios científicos, en resumen, con iniciales desorientaciones, errores, pegadizos desconciertos… (Alfred Nobel perdió a su hermano en una explosión de nitroglicerina antes de descubrir la manera de estabilizarla.) Pero al paso del tiempo con aciertos por más que ahora se imponen carencias de conciencia ciudadana, patéticas irresponsabilidades y absoluto desprecio a elementales normas de prevención: de ahí los rebrotes.La soberbia, primer pecado capital para la Iglesia católica, es la responsable del fracaso general de la Ciencia representada, en este caso, por “autotitulados científicos”. (Sapientísimo el señor Casado cuando sentenció: “La reclusión evita el contagio... igual que se evitan accidentes de tráfico". ¡Qué argumento de autoridad!)

La soberbia, primer pecado capital para la Iglesia católica, es la responsable del fracaso general de la Ciencia representada, en este caso, por “autotitulados científicos”. Tal es (mis respetos) la opinión aparecida en el diario digital HISPANIDAD un día de junio. Por tanto, no es menester ser un guirre para concluir que se trata de un periódico nacido en un concreto sector del pensamiento católico y, de paso, aparentemente satisfecho por el muy discutible “absoluto fracaso de la ciencia”.

Lo cual, además, replantea la tradicional oposición ciencia / religión.Siete pecados capitales grabados a fuego en las obligatorias clases de Religión desde los seis años hasta sexto de Bachiller. Y aunque no entendíamos ni tan siquiera sus significados, lo cierto es que a los seis añitos -¡angelitos de Dios!- conocíamos todos los nombres (avaricia, lujuria…) con sus correspondientes “contras” (la soberbia, por ejemplo, se combate con la humildad).

Así, tanto el titular del artículo (“Coronavirus: el fracaso de la ciencia… y el triunfo de la superstición climática”) como el subtítulo (“Los científicos no han avanzado un adarme en su investigación contra el virus pero no han retrocedido un milímetro en su soberbia infinita”) son afirmaciones muy contundentes: no van acompañadas de prudentes adverbios como “acaso, quizás, posiblemente” o la locución adverbial “tal vez”. (¿Pero... ”superstición climática”? ¿Brujería? ¡Muy fuerte!)Uno. El presbítero gomero Ruiz de Padrón se enfrentó a la Inquisición en las Cortes de Cádiz (1813).

Lo cual, además, replantea la tradicional oposición ciencia / religión. Valgan tres ejemplos documentados de paisanos canarios ajenos a precipitadas irreflexiones y, por tanto, racionales, desapasionados, más científicos que seguidores de tradiciones cargadas de milenarias edades. A fin de cuentas algunas forman parte de la fe, y la fe es asentimiento a la revelación de Dios… propuesta por la Iglesia (“Oye mi ruego Tú, Dios que no existes”, escribió Unamuno para distinguir la oposición fe / razón).

Dos. El tinerfeño Villalba Hervás le escribe (“Los sacerdotes del oscurantismo excomulgan al sacerdote de la ciencia”) al médico e investigador grancanario Chil y NaranjoUno. El presbítero gomero Ruiz de Padrón se enfrentó a la Inquisición en las Cortes de Cádiz (1813). Como hombre del Siglo de las Luces, racionalista e interesado en el saber, denuncia que las ciencias han ido desapareciendo por la superstición y la intolerancia. Y uno de los responsables es el Santo Oficio: encarceló a Fray Luis de Granada, Fray Luis de León… y a catedráticos como Villagarcía, Alfonso de Zamora…

Tres. El Ministerio franquista de Educación Nacional expulsó en 1937 -tras la apasionada propuesta del director del Centro, un cura- a Gonzalo Pérez CasanovaDos. El tinerfeño Villalba Hervás le escribe (“Los sacerdotes del oscurantismo excomulgan al sacerdote de la ciencia”) al médico e investigador grancanario Chil y Naranjo (Telde) cuando el obispo de la diócesis de Canarias (1876) lo excomulga por Estudios históricos, climatológicos y patológicos de las islas Canarias. En ella el canario educado en París acepta El origen de las especies de Charles Darwin, evolucionismo. Y es su aceptación de la teoría darwinista la que dio lugar a la condena (“doloroso naufragio en la fe que puede ser causa de su condenación eterna”).

Tres. El Ministerio franquista de Educación Nacional expulsó en 1937 -tras la apasionada propuesta del director del Centro, un cura- a Gonzalo Pérez Casanova, catedrático de Historia Natural y Fisiología del Instituto Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria. Algo es cierto: los peligrosísimos rebrotes en Lleida se relacionan con miserias y condiciones esclavistas a que son sometidos los temporeros, africanos blancos y negros mayoritariamente.Acusado de cinco cargos por la Comisión Depuradora C (formaba parte el director del instituto, Manuel Socorro), el cuarto fue “Ser darvinista [incorrección lingüística] y propagador de estas ideas entre los alumnos a los que facilitaba textos”.

Así pues, ¿”fracaso sin paliativos” de la Ciencia o enfrentamiento a algo desconocido? ¿No pudo influir la continuada destrucción del medio ambiente por parte del hombre? ¿Quizás irrumpe un nuevo ciclo? Algún día se sabrá. Pero que la “soberbia científica nos ha impedido aprovechar el Covid-19 para volver a Dios” carece, como poco, del rigor científico obtenido por observación y razonamiento, ‘con capacidad predictiva y comprobable experimentalmente’.

Algo es cierto: los peligrosísimos rebrotes en Lleida se relacionan con miserias y condiciones esclavistas a que son sometidos los temporeros, africanos blancos y negros mayoritariamente. Con tal rotundidad se expresa (elperiodico) el soberbio Benito Almirante, jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Vall d'Hebron.

Actualizado el Sábado, 11 Julio 2020 02:42 horas.
Más en esta categoría: Cero energético: nunca más »

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento