Aquí, un amigo

juanferreraagosto2020Yo no sé, improbables lectores, si solo el perro es el mejor amigo del hombre. Pero sí sé que un libro, un buen libro, es quizás el mejor de todos.

No se molesta si no se siente leído; se alegra si cada noche te acuerdas de él y allí, con la cálida almohada como punto de apoyo, en el inicio de la duermevela, se siente protagonista entre tus manos. Y cuando lo cierras, si agudizas un poco el oído, escucharás un susurrante “¡hasta mañana!”, sincero y cariñoso, que percibirás únicamente con el paso del tiempo.

f60

Es el libro la entrada de una puerta misteriosa que no se cierra al acabar la última página, sino que te abrirá otra y te conducirá, una vez más, al ensueño jamás soñado y al encuentro jamás imaginado. Cada libro tiene su propio ritmo y espacio en nuestra memoria, tan amplia que es capaz de albergar todo: desde los tebeos de la infancia a los poemas de amor de nuestra juventud, sin dejar atrás el último que leímos ayer mismo. Esas páginas, amarradas e impresas con el corazón de la indeleble tinta, en nuestras manos no solo representan un gesto mecánico: viene a ser algo así como el eslabón que nos relaciona con los demás en este mundo cada vez más pequeño y conflictivo; es, tal vez, la cadena de la historia capaz de atarnos los pies al suelo.

Es el libro el túnel del tiempo, el semblante más sencillo y profundo de nuestro devenir.

Hoy, como ayer, repetimos los gestos cotidianos que ya otros disfrutaron: leemos, admiramos, pintamos, esculpimos, disfrutamos ante la Naturaleza, nueva cada día, y nos empeñamos en plasmar nuestras ilusiones y emociones con las palabras siempre renovadas, con el trazo nuevo del dibujo o con la forma experimental y caprichosa del barro. Y nuestras manos presentes en ellos es como si fueran las alas del sentimiento vivo, capaces de vencer a esa sombra amarillenta que no se cansa de perseguirnos. Muy probablemente el libro nos salve de situaciones difíciles y angustiosas; es tanto su poder, el de las palabras, que inunda irremediablemente todo nuestro universo personal.

Es el libro el túnel del tiempo, el semblante más sencillo y profundo de nuestro devenir. Solo nos queda disfrutar su momento. Y uno muy apetecible es aquel en que tenemos la almohada detrás del cansado día.

Es, quizás, el mejor; de verdad que lo creo, pues “la lectura es una forma íntima de relacionarse con la vida”, según palabras del escritor británico John Berger.

Actualizado el Lunes, 14 Septiembre 2020 16:12 horas.

2 comentarios

  • Carmen Miércoles, 16 Septiembre 2020 15:12 Enlace al Comentario

    Además, leer es vivir y quien lee vive dos veces.

  • Marcelo Peña Hernández Martes, 15 Septiembre 2020 05:48 Enlace al Comentario

    Sr.Ferrera, de sus palabras se desprenden su profundo amor y respeto por los libros, fuente de conocimiento y sabiduría.Comparto cada una de sus reflexiones, porque cada libro es el resultado de un proceso de creación artística o científica; es una obra de arte al servicio de la imaginación y de la inteligencia del ser humano.Es medicina para el alma y alimento para el espíritu.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento