¡Fuerte batata!

batata01

De todos es sabido que hay palabras que tienen varios significados, como castaña, piso o vela. Ocurre lo mismo con expresiones como la que da título a este reportaje.

Y cuando el personaje que aparece en la foto utilizó dicha expresión, después de sacar el tubérculo de la tierra y mostrarlo alegremente a la cámara, lo dijo con doble intención:

-¡Cacho batata! Con ésta hay pa tres potajes –es una de las dos interpretaciones.

La otra tiene más enjundia porque hace alusión a una frase de uno de los personajes de Pancho Guerra, que podría ser Juan Rolín, Luis el Lagartija o Pedro Mascajierro. Se hallaban los tres junto a Pepe Monagas, echándose unos tanganazos de ron de Arucas en la tienda de Mikaelita la Jurona, y se rieron con frescura de un peninsular mentiroso cuando éste aseguró que su padre veía mejor con el ojo de vidrio que tenía que con el natural.

-¡Fuerte batata!

Aún recordando el cuento de Pancho Guerra, sin borrar la sonrisa de su cara, mi amigo recorrió los alrededores con la mirada. Secos le parecieron Los Llanos de Samarrita. Muy poco o nada ha llovido este año, pensó, y siguió teniendo la misma impresión mientras, poco después, caminaba por La Pared Grande:

batata02

Está formada dicha pared por los restos de un canal que en otras fechas llevaba el agua desde las medianías hasta la costa. Una vecina del lugar le contó que en las piedras y cantos de la pared hay un montón de historias guardadas.

batata03

Él recordó algunas después de coger varias hojas de eucalipto y frotarlas en sus manos. El aroma que emanaban le hizo evocar que aquel había sido un lugar sagrado y que allí se habían levantado altares para celebrar matrimonios, invocar a la lluvia o hacer ofrendas a las divinidades.

batata04

Y si secos le parecieron Los Llanos de Samarrita y La Pared Grande, árida le resultó La Montaña de Pico Viento, cuyos médanos rojizos lo transportaron de pronto al desierto del Namib.

batata05

Por un instante, paseando por aquellos médanos rojizos, respirando un aire cálido y embriagado por el olor a tierra, tuvo la impresión, como un espejismo, de estar caminando en el desierto, en el Sáhara, en Namibia, en Angola…

Sentado a la sombra del árbol, fascinado por la intensidad de los colores, creyó ver, en la cumbre alargada de la montaña, la figura de un cocodrilo durmiendo plácidamente bajo el cielo:

batata06

Y en la parte de Tamadaba que no está tapada por los árboles, aún encandilado pero con el ojo atento para la fotografía, tuvo la sensación de vislumbrar la cabeza y la trompa de un mamut en reposo:

batata07

Y cuando sacó la panorámica que da fin al reportaje fotográfico…

batata08

… nuestro protagonista, al igual que había jugado con la doble acepción de la palabra batata, hizo un curioso paralelismo y pensó que la identidad de los canarios está marcada por dos factores esenciales: ser europeos por cultura y africanos por geografía.

-Todo un lujo, una fortuna –añadió, y terminó diciendo que tal contingencia era motivo más que suficiente para estar agradecido a la naturaleza de por vida.

Texto: Quico Espino
Fotos: Ignacio A. Roque Lugo

1 comentario

  • Olivia Viernes, 25 Septiembre 2020 06:10 Enlace al Comentario

    Ir a trabajar a ciertos sitios es un auténtico lujo. La Naturaleza, los compañeros y la gente y sus maravillosas historias. Gracias Nacho y Cristina por la acogida y el apoyo.?

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento