Quien contamina paga

fernandocasaminguezEl Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea consagró el principio de que “quien contamina paga”. Si fuera cierto que el Bentago Express navegaba con un tipo de gasoil volátil, que se evapora y no contamina, es obvio que la naviera Fred Olsen tiene poco o nada que pagar. Esta tesis del “gasoil volátil y contaminación leve” ocasionada por el siniestro del ferry Bentago Express, es la que sostienen Capitanía Marítima, Salvamento Marítimo, el consejero de Obras públicas del gobierno de Canarias y, desde luego, la naviera Fred Olsen,

La Plataforma Salvar Agaete discrepa de esta tesis, y desvela la campaña de intoxicación, que acordaron Capitanía, Salvamento, el gobierno de Canarias y Fred Olsen. En un escrito reciente, Salvar Agaete pone de relieve que estas informaciones manipuladas que nos ofrecen sobre la contaminación son falsas. Con ellas están tratando de “minimizar el vertido o a hacernos creer que ni siquiera existe”. Sostiene Salvar Agaete que las entidades públicas y Fred Olsen mienten y se niegan a admitir que el gasoil derramado, que flota en el agua, se ha desplazado rápidamente con las corrientes, alcanzando el interior del Puerto, las Playas de Agaete, Guayedra y el litoral del Parque Natural y Zona de Especial Conservación de Tamadaba.

En su pormenorizado escrito, Salvar Agaete hace hincapié en que la gestión de este siniestro “tanto por parte de Fred Olsen, como por Capitanía Marítima, Salvamento Marítimo y el Gobierno Canario está siendo desastrosa”. En primer lugar por la falta de prevención debida ante “una previsible situación de contaminación marina” y además por no haber activado planes de contingencia como el Plan Específico de Contingencias por Contaminación Marina Accidental  (PECMAR).

Ciertamente, es indignante el modo en que los poderes públicos de Canarias, incluyendo al invisible Cabildo de Gran Canaria, han afrontado el siniestro del Bentago Express de Fred Olsen, encallado y medio hundido, desde la noche del jueves siete de enero hasta que le remolcaron la madrugada del miércoles 12 de enero. Salvamento Marítimo y la Consejería de obras públicas parecían obsesionados por quitar importancia al vertido de gasoil, en vez de mostrar preocupación por la contaminación de un bien de dominio público, como es el litoral de Agaete y zonas limítrofes. Es irritante que el Cabildo de Gran Canaria no declarara la alerta, por riesgo de contaminación marina, hasta el día antes de que el buque remolcado lo atracaran en el puerto de Agaete.

Es una ignominia, una auténtica vergüenza, que los poderes públicos aceptaran el argumento de la Naviera Fred Olsen sobre que sus buques navegan con un gasóleo que "se evapora" sin dejar contaminación. Parece como si el Consejero de Obras Públicas del gobierno de Canarias estuviera más interesado en rescatar a la naviera Fred Olsen, causante de la catástrofe, que en la protección del medio ambiente.

Una evidencia de la poca importancia que el gobierno de Canarias concede al medio ambiente de Agaete y al Parque Natural de Tamadaba, es que no haya comparecido ningún responsable de la Consejería de Transición Ecológica, para informar del seguimiento de la contaminación por los vertidos del Bentago Express, cuando la mancha del gasoil alcanzaba zonas del Parque Natural. Todo lo ha gestionado el Consejero de Obras Públicas (Sebastián Franquis) comprometiendo inversiones en viejos proyectos de obras públicas, para calmar al Ayuntamiento de Agaete y la Cofradía de Pescadores. Pincha en este enlace

Es inaceptable que la Agencia Canaria de Protección Medioambiental, de la Consejería de Transición Ecológica del gobierno de Canarias, no haya hecho un seguimiento de la contaminación, desde el primer día de la catástrofe ocasionada por el Bentago Express encallado y hoy, afortunadamente, rescatado. Porque la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio climático y Planificación Territorial tiene el deber inexcusable de velar por el cumplimiento de las leyes, la Constitución y del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, que proclaman el derecho a proteger el medio ambiente y el principio de “quien contamina paga”.

La sociedad no debe pagar por la contaminación, cuando la actividad de una compañía provoca daños medioambientales; de ahí que los poderes públicos de Canarias, en vez de encubrir deberían exigir el cumplimiento de lo establecido por la Directiva europea 2004/35/CE. Según esta Directiva sobre responsabilidad medioambiental, la compañía Fred Olsen es objetivamente responsable por los daños medioambientales causados por el Bentago Express encallado.

La Directiva europea sobre responsabilidad medioambiental, obliga a cubrir los daños causados a la biodiversidad (especies y hábitats naturales protegidos), el agua, el suelo y la rehabilitación de los recursos naturales dañados.Por tanto, los poderes públicos de Canarias deben llevar a cabo las acciones oportunas, para que Fred Olsen se encargue de sufragar todos los costes por los daños causados y eliminar la contaminación del litoral de Agaete, del Parque Natural y de la Zona de Especial de Conservación de Tamadaba.

Fernando Casas Mínguez
Profesor de Ciencia Política y de la Administración.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento