Verde, que te quiero verde

01elvalle22012021quico

Verde viento, verdes ramas…

Así comienza el poema Romance sonámbulo, que Federico García Lorca incluyó en su famoso Romancero gitano, hace ya casi un siglo, del cual me acordé nada más ver el verdor que las lluvias del temporal Filomena pintaron en El Valle de Agaete, cuyas montañas y laderas, fragmentos de Tamadaba, donde se unen la Neocanaria y la Paleocanaria, conforman un conjunto de pirámides naturales:

La Montaña de las presas, Los Gavilanes, Los Tesos, Siete Pinos, La Abejera, Roque Bermejo, Berbique, La Montaña Gorda, El Lomo…

02elvalle22012021quico

Igual de verde están los prados, donde dan ganas de retozar y gozar de la atmosfera bucólica que los envuelve, y los repechos montañosos en los que hay quien ve siluetas de cuerpos de animales tendidos, un dragón, un mastodonte reposando bajo un cielo azul, y, en lo alto, caras y perfiles humanos que parecen estar contemplando al pueblo desde las alturas.

También pensé, cuando vi las fotografías, en una película de John Ford, un drama costumbrista titulado Qué verde era mi valle, y enseguida puse el verbo en presente, adjudicándome el lugar como mío, mi valle encantado, igual que Sardina es mi playa del alma.

Espero no ser el único que hace míos, aunque sólo de palabra, los lugares que me gustan y despiertan mis sentimientos, mi casita, mi pueblo, mi playa, mis queridas montañas.

03elvalle22012021quico

-Mi barrio es el mejor del mundo. Y ahora que está todo verdito que da gusto, es también el más bonito –me dijo un vecino del barrio de Las Viudas, octogenario, simpático y parlanchín, que me terminó contando un sueño que había tenido el día que el barranco corrió desatado, arrastrando con el agua tierra, piedras y palos que fueron a parar al mar.

-Me enamoré de una sirena, mi niño.
-¿Qué dice?
-Como lo estás oyendo.

En el sueño él era mucho más joven y se encontraba en lo alto de una loma, bajo una arboleda, desde donde divisaba parte del valle, el pueblo y Las Nieves. Se veía incluso El Teide con nieve en el pico.

04elvalle22012021quico

El barranco corría como loco y el mar estaba enfurecido. Cuando se juntaron se levantó una ola enorme que se metió por la cañada para arriba y llegó casi a la mitad del valle, donde se formó un charcón que parecía una laguna.

De pronto algo saltó en el agua y, sin pensarlo dos veces, echó a correr hacia allí. Llegó en un santiamén, cosas de los sueños, y se quedó asombrado cuando vio que una sirena preciosa lo miraba con ojos de desesperación, pidiendo socorro. Y él, sin saber ni cómo, supo lo que ella quería.

De inmediato, la cogió en brazos y se echó a volar hacia la playa, cortando el aire como un rayo. La sirena pesaba menos que una pluma, y él, sin soltarla, se zambulló en el mar. Ella se desprendió enseguida de sus brazos y dio varias vueltas a su alrededor, retozando de alegría.

Después lo abrazó y lo subió hasta la superficie. Allí lo miró con una sonrisa encantadora, enamorándolo, y le dio un beso que él jamás olvidará.

-¡Qué sueño tan bonito! Parece un cuento fantástico para niños.
-No puedo olvidarlo. Cada noche me duermo con la esperanza de volver a soñar con mi sirena –añadió él, mirándome con nostalgia en los ojos. Yo le dije entonces el consabido tópico de que la esperanza es lo último que se pierde, mientras centraba nuevamente mi atención en el intenso color verde que revestía las montañas y los campos que me rondaban. Un color que para mí, aparte de esperanza, significa naturaleza viva.

A lo lejos, erguido en el cielo, esplendoroso, también el pico Teide, al cual Filomena había pintado de blanco a su paso, …

05elvalle22012021quico

…contemplaba con admiración el vivo verdor que hacía resplandecer al Valle de Agaete. Y sintió un poco de envidia porque el color verde nunca ha revestido su cúspide.

Texto: Quico Espino
Imágenes: María José Santamaría Garrido e Ignacio A. Roque Lugo
Más en esta categoría: La comunicación y el éxito »

4 comentarios

  • Inma de Barrial Lunes, 25 Enero 2021 22:53 Enlace al Comentario

    Has comenzado con uno de mis poemas favoritos, y luego hablando de ses Valle maravilloso...Nos haces volar a través de tus palabras y de esas imágenes maravillosas. Gracias por traer esa luz a nuestros hogares en estos instantes tan duros. Un abrazo, Inm

  • Teresa Domingo, 24 Enero 2021 22:34 Enlace al Comentario

    Sublime!!
    Mis montañas, mi Valle y todo lo que escribe Mi amigo Quico!!!?

  • Francois Hamel Domingo, 24 Enero 2021 19:18 Enlace al Comentario

    Como lector del la parte norte de Europa, siempre me encanta ver a las fotografías de invierno en las islas. Me dan la ilusión de saber que dentro de un par de meses, la primavera estará aquí. Otro relato muy logrado de mi amigo Quico; me encanta como mezcla la magia (en este caso un sueño) al cotidiano. Siempre espero con muchas ganas al próximo por venir. Un rayo de sol en el invierno inglés.

  • Marcelo Peña Domingo, 24 Enero 2021 19:00 Enlace al Comentario

    Al igual que a usted,sr.Espino, le avivó en su memoria el recuerdo de ese magnífico romance lorquiano, al comtemplar el esplendor de la Naturaleza tras las últimas lluvias, en la mía se presenta la "Oda a la vida retirada" de Fray Luis de León, donde el poeta elogia la vida campestre, cercana a la Naturaleza y alejada de las riquezas y vanidades del mundo ( tópico del "beatus ille" horaciano).

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento