Asiáticas dependencias

leonilomolina2021Ya sucedió el pasado año, durante el inicio de la pandemia y el confinamiento en China. Ahora, apenas transcurrido un año, vuelve a repetirse la situación. Esta vez, motivado por obstrucción accidental del Canal de Suez. Se pone de manifiesto la dependencia del continente asiático. Las causas que nos traen a esta situación son variadas, aunque confluyen en mi opinión en una: la voracidad del capital. Cuando se refieren a la creación de riqueza, en absoluto están haciendo mención a su redistribución. Por lo tanto, cualquier medio que contribuya a aquella será bien recibido por quienes defienden tal hecho. Eso sí, también en todos los casos su confluencia es bien sencilla: regresar a viejos modelos, donde prevalecía la esclavitud. En la actualidad con un trazo más sutil, está claro. Pero con idénticas consecuencias.

Cuando comenzó la pandemia, mientras estuvo contenida en el entorno chino, todo parecía carente de problema. Es cierto, se hablaba de la situación que allí se daba, y la distancia que mediaba entre aquel lugar y nuestra civilización occidental. Donde las libertades, por mor de nuestro régimen político-económico, no corrían peligro alguno. Sobre todo, por los métodos empleados para controlar los efectos. Por ello, nos asombraba la rapidez con que intentaban solucionar en China el asunto, mediante el control de la movilidad de las personas. Algo que aquí tendría serias dificultades, se dijo. Allí, el régimen podía confinar ciudades, evitando así la propagación de la enfermedad y acelerando su erradicación. De todo eso se escuchaba hablar en los sanedrines de medios. Donde como todo el mundo sabe, el dominio del conocimiento de cualquier asunto está fuera de toda duda.

Con el transcurso del tiempo, no tanto para desgracia del orbe, la OMS se decidió a declarar el estado de pandemia. Los efectos de la misma no se hicieron esperar. Las necesidades, sobre todo de índole sanitario asistencial, comenzaron a ser un problema. Los medios, cuando los ingresos se fueron incrementando, nos informaban sobre las carencias en los hospitales. La falta de respiradores, equipos de protección individual, etc. serían las noticias que abrirían las ediciones de los medios. Quedó claro, por la fuerza de los hechos, la dependencia que del continente asiático se tenía. Las propias mascarillas, que tanta polémica han propiciado, sería uno de los productos que se importaban desde allí. Desconozco, un año después, si se han adoptado las medidas para solventar el asunto. Tengo mis dudas, pues todo es el producto de la conocida como deslocalización, que parece uno de los tantos dogmas infalibles del sistema económico que padecemos.

La siguiente, y más reciente, que volvió a convencernos un año después de nuestra dependencia asiática, fue la del portacontenedores que obstruyó el Canal de Suez. En cuanto se tuvieron las primeras noticias comenzó la carrera, como pollos sin cabeza, de quienes vieron un enorme riesgo para las ya maltrechas economías. De tal circunstancia dio cumplida cuenta el mercado de crudo, que inició una escalada de precios en el momento del conflicto para proceder al abaratamiento en cuanto se tuvo las primeras noticias que alumbraban una inminente solución de aquel. El problema de la obstrucción del canal, ha propiciado que no hayan parado las voces y las iniciativas por activar otras rutas, también a través de canales.

Lo que no se ha puesto de relieve, quizá por la dificultad a corto y medio plazo, es el cambio en la organización de la fabricación de bienes de consumo. Sobre todo, los que son susceptibles de poner el sistema en riesgo. Entiendo, con la ingenuidad que me caracteriza, que más tarde o más temprano se tendrán que arbitrar los medios para reorganizar la producción de tales bienes, para ir minimizando al menos en parte la actual dependencia asiática. A ver qué pasa, aunque no las tenga todas conmigo.

Más en esta categoría: Amigo del alma »

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento