Fred Olsen contamina con poesía, Salvar Agaete exige prosa

fernandocasaminguez

Resulta inquietante la polémica sobre la contaminación, en el puerto de las Nieves de Agaete, provocada por el accidente del catamarán Bentago Express de Fred.Olsen. No es extraño el debate, porque en temas de medioambiente quienes contaminan pretenden controlar el relato, silenciar a quienes intentan poner en peligro su narración y aparecer como portadores de la verdad. 

Domina la creencia de que el discurso oficial, al que debemos atribuir la cualidad de creíble, es el que pronuncian los directivos de las navieras que contaminan y las personas que, investidas de la autoridad del Gobierno, han decidido prestarles su apoyo. Ambos, quienes contaminan y las autoridades que les encubren, cooperan en ocultar la realidad y nos imponen una narración sobre lo sucedido, políticamente correcta.

Las navieras describen la contaminación usando la seducción, porque buscan ser persuasivas. De ahí que su lenguaje tienda a ser suave. Ciertamente, resulta relajante oír, al director de la flota de Fred.Olsen afirmar, cinco días después del accidente del catamarán, la frase siguiente:“se ha producido un derrame de `cantidades limitadas´ tras encallar el buque Bentago Express en la noche del jueves en el Puerto de Las Nieves”. Sus palabras imprecisas (derrame) y comedidas (cantidades limitadas) nos producen sosiego.

Además de transmitir calma, las organizaciones implicadas en el accidente utilizan expresiones que crean imágenes deslumbrantes. Así, la Federación Internacional de Propietarios de Petroleros Contaminantes (ITOPF por sus siglas en inglés), refiriéndose al derrame del Bentago Express, encallado en las rocas por la tormenta Filomena, comentaba el día siguiente del accidente “el viernes y el sábado se pudo observar un brillo superficial delgado que se fragmentaba rápidamente y que el domingo ya era inapreciable". Denominar al derrame de gasoil “brillo superficial delgado” es fantástico y suena poético.

En otro lugar, el informe de la “International Tanker Owners Pollution Federation” (ITOPF) recurre a la magia: “las fracciones más ligeras del combustible se evaporaron rápidamente a la atmósfera en las primeras 48 horas"; también invocará la ciencia biológica: los "pocos residuos restantes se absorberán por microorganismos marinos, que son capaces de utilizarlos como fuente de energía a través de procesos biológicos, conocidos comúnmente como biodegradación". Que los “microorganismos marinos” colaboren en la descontaminación es un prodigio; y resulta excitante saber que, según la Federación Internacional de Propietarios de Petroleros Contaminantes, el derrame vertido por el Bentago Express sirve de alimento a organismos unicelulares.

Una vez creada la atmósfera de calma y eliminada, como por arte de magia, la contaminación provocada por el accidente del Bentago Express, la mencionada Federación Internacional, que alardea de promover una respuesta eficaz a los derrames, declara contundente: “Por ello, la ITOPF considera que el entorno no sufrirá daños significativos como consecuencia de este incidente". Añadiendo la ITOPF, tajante, que "el escape de combustible no supone peligro para el ecosistema, ya que el poco gasoil liberado en el incidente es un destilado que se considera no persistente debido a su baja densidad y viscosidad".

Para que este poético relato oficial resulte creíble, es muy importante que no surjan discursos disidentes y, si surgen, que no se les preste atención. La disonancia suele ser desagradable al poder, sobre todo cuando proviene de quienes aspiran a que se cuente la verdad. La disidencia puede provocar ira, porque rompe con el guion establecido, propone que miremos de otra manera y nos fijemos en otros temas.

Por eso molesta a las instituciones y empresas, que la plataforma Salvar Agaete observe críticamente el accidente. Que una asociación independiente de los poderes económicos, políticos y sociales, esté empeñada en proteger el ecosistema del norte de la isla de Gran Canaria, contando con el apoyo de la ciudadanía, puede ser un riesgo; sobre todo, si no tiene miedo al poder establecido y está interesada en conocer la verdad.

Salvar Agaete no acepta el engaño y desde que encalló el Bentago Express se negó a admitir que se mezclara la contaminación con magia o poesía. La asociación ha pretendido, que se cuente la verdad sobre el accidente con evidencias, es decir, datos que midan lo que en realidad ocurrió. Por ese motivo, para hablar de contaminación exigió transparencia y que se hicieran públicas las analíticas. Hasta tal punto preocupaba la verdad a la asociación, que las personas de Salvar Agaete se sumergieron en la mar para ver si quedaban pedazos del buque encallado.

Cuando Salvar Agaete publicó las analíticas de las aguas, que la Consejería de Transición Ecológica hizo en el puerto y playa de Las Nieves, supimos que quienes contaminaron mentían, que había contaminación por hidrocarburos y metales. Al mostrar con vídeos, que quedaban fragmentos del Bentago Express en el fondo del mar, probó que la limpieza había sido muy deficiente. Estas pruebas de Salvar Agaete, no solo contradecían la versión fantástica de la naviera Fred.Olsen y de la Federación Internacional de Propietarios de Petroleros Contaminantes (ITOPF), sino que también ponían en duda, una vez más, la profesionalidad de Puertos Canarios. Una entidad pública dispuesta a sostener, por agradar a Fred.Olsen, que la contaminación “está en los límites” y que, “si no escarbas”, los fondos están limpios.

Por todo lo cual, cuando los medios de comunicación se hicieron eco de los argumentos de Salvar Agaete, apoyados en analíticas y fragmentos, Puertos Canarios intentó invalidar ese discurso, declarando que la asociación ciudadana creaba alarma social. Causa desasosiego comprobar que quienes detentan el poder del Gobierno de Canarias, de Fred.Olsen y de la Federación Internacional de Propietarios de Petroleros Contaminantes (ITOPF), consideran que solo ellos tienen el derecho exclusivo a hablar de la contaminación del Bentago Express. Confiemos que no crean, que lo que está contaminando el norte de la isla, es la voluntad de conocer la verdad, de la plataforma ciudadana Salvar Agaete.

Fernando Casas Mínguez. Profesor de Ciencia Política y de la Administración.

Actualizado el Lunes, 12 Abril 2021 00:12 horas.
Más en esta categoría: La democracia puede resquebrajarse »

1 comentario

  • José Maria Escribano Sábado, 08 Mayo 2021 21:00 Enlace al Comentario

    Magnífico trabajo, Fernando. Me ha encantado leerlo y saber algo tuyo. Un abrazo.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento