La pandemia silenciosa

Yoné Caraballo 2El 14 de marzo de 2020, el Gobierno de España decretaba el estado de alarma en todo el territorio estatal para hacer frente a la expansión de la pandemia del coronavirus Covid-19. Ese mismo día cambió nuestras vidas con tan sólo mencionar unas palabras y el ritmo de vida, tal como lo conocíamos, se paraba en seco.

Nunca nuestra sociedad e instituciones públicas se habían visto frente a un reto tan incierto a la hora de tomar decisiones. La primera actuación, y donde todos sumamos fuerzas, fue dirigida a salvar vidas, la mayor cantidad de vidas posibles. Es por ello que todo el empeño se enfocó en la atención sanitaria y el personal del Servicio Canario de la Salud de hospitales y centros de salud rendían al 200% a pesar del miedo, del desconocimiento y, en algunos momentos, de la escasa protección disponible.

Esas primeras semanas, como enfermero de urgencias del hospital Doctor José Molina Orosa de Lanzarote, recuerdo que en cada guardia pensaba en cuidar y ayudar a esos pacientes enfermos, salvando vidas desde un punto de vista fisiológico y orgánico. En definitiva, ayudarles a seguir respirando.

Sin embargo, otra realidad paralela transcurría a nuestro alrededor. Mientras sanitarios, policías, cajeras y cajeros de supermercado, transportistas, etc. seguíamos luchando contra el virus en esos primeros momentos de pandemia cobrando mes a mes nuestras respectivas nóminas; miles de trabajadores confinados en sus domicilios recibían notificaciones sobre el estado de su Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), desempleo e incluso bajas de muchos autónomos, que se hacían efectivas debido a la poca o nula existente de actividad económica.

Nos dimos cuenta que, en el Covid-19, no solamente teníamos que centrarnos en la cuestión de salvar vidas sino, también, en conseguir un equilibrio para lograr salvar la economía y, con ello, el bienestar de las familias más necesitadas.

La pandemia ha generado, entre el personal sanitario, síntomas de estrés, ansiedad, depresión e insomnio; con mayores niveles entre las mujeres y profesionales de más edad. Variables como haber estado en contacto con el virus o el miedo en el trabajo, desencadenaron una mayor sintomatología, según muchos estudios realizados. Desde mi experiencia puedo decir lo siguiente: soy enfermero de urgencias desde hace más de 15 años y he vivido numerosas situaciones traumáticas. Pero, hasta el momento de la pandemia y de todos estos meses que hemos vivido en tensión, nunca me había afectado tanto mi estado emocional. En la actualidad sufro de insomnio, pesadillas, sobresaltos y cuadros de depresión. Muy comunes también entre mis compañeros y compañeras. Los efectos psicológicos de la pandemia se reflejan claramente entre aquellos que hemos estado lidiando contra ella.

No quiero imaginarme cómo podrán sentirse psicológica y anímicamente las familias que les ha tocado de lleno el Covid-19, sobre todo quiénes han perdido a seres queridos de los que ni han podido despedirse en condiciones normales, ni aquellos que después de tanto tiempo de incertidumbre siguen conectados a un respirador. Tampoco podemos olvidarnos del sufrimiento psicológico de las familias que la crisis socioeconómica, tan devastadora que ha originado este virus y sus restricciones, ha mermado su bienestar, teniendo incluso que solicitar ayuda en bancos de alimentos para poder sobrevivir. Numerosas familias canarias se encuentran en un estado emocional y depresivo límite, muchas veces a consecuencia de la incertidumbre laboral que están padeciendo.

Las instituciones, la administración y la sociedad, en general, deben ser conscientes de que existe un daño emocional y psicológico, que puede ser tan destructivo como el daño viral producido en un organismo por el Covid-19. Además de salvar vidas debemos salvar la salud mental de nuestra gente, lo que denomino la pandemia silenciosa.

La salud mental es, en términos generales, el estado de equilibrio entre una persona y su entorno socio-cultural que garantiza su participación laboral, intelectual, las relaciones para alcanzar un bienestar y calidad de vida. Viéndolo así, nos damos cuenta que, en la situación en la que vivimos, es muy posible que muchas personas no consigan alcanzar una plena salud mental.

La situación actual supone mayor incertidumbre, más probabilidades de padecer algún trastorno mental como depresión o ansiedad y, en las personas con ideas suicidas, un mayor riesgo de llevarlo a efecto (un 90% de las muertes por suicidio está vinculadas a una afectación mental). Las administraciones públicas de toda Canarias deben remar en una misma dirección para, al menos, reducir los casos. Para amortiguar este impacto los expertos califican como realmente importante que se pongan en marcha actuaciones en las poblaciones que tienen especial vulnerabilidad, como trabajadores de primera línea, familiares de seres queridos perdidos por el Covid-19, personas que han perdido su estatus laboral, etc.

Es muy importante el impulso de estrategias por parte de las instituciones públicas sanitarias que señalen buenas prácticas psicológicas, con evidencia preventiva, con fácil accesibilidad, que se puedan establecer prioridades y hacer sensibilización entre los sectores más débiles a padecer alguna de las patologías mentales más frecuentes entre la población.

Es hora de salvar vidas, pero también de salvar la salud mental de las canarias y canarios.

Yoné Caraballo, secretario de Bienestar de Nueva Canarias en Lanzarote.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento