Un perro especial

collie portadaY de pronto llegó como todas las cosas buenas o malas de forma imprevista. De repente apareció por la calle un perro vagabundo, al principio como uno más de los muchos que son desplazados de las calles principales porque molestan y solo piden con la mirada un bocado que mitiguen su hambre, pero son inmediatamente desalojados y éstos continúan en busca de algo que calme la vital necesidad. Así llegó a nuestra calle un perro de raza Collie.

Al principio pasé a su altura y me miró, pero a pesar de su esquelética flaqueza tenia algo que transcendía de su condición. Desde ese momento el animal eligió de todo el vecindario la acera a la altura de la puerta de mi domicilio, siempre que salía a primera hora de la mañana o llegaba, el perro estaba allí, algunos vecinos ya lo asociaban con la propiedad. No había habido ningún trato a favor ni reproche hacia el animal por eso creo que escogió el lugar.

Cuando estaba ausente por mis trabajos el animal desaparecía pero al llegar o salir de casa allí estaba nuevamente esperándome, hasta que en una lluviosa noche desperté y a través de la ventana miré y el animal estaba acurrucado en el zócalo de la puerta y no pude remediarlo. Baje, abrí la puerta y le dije .- “ Entra, ésta es tu nueva casa “.-

Ese animal tenía algo especial. La familia presumía de conocer mi regreso a más de dos kilómetros de distancia porque habían observado como el animal tenía el tiempo controlado y se ponía en situación trasladándose al balcón de la vivienda ante mi inminente llegada, y en ocasiones cuando ladraba coincidía siempre con un mal día que había tenido.

Los vecinos rumoreaban que cuando algunos de ellos enfermaban y los trasladaban en ambulancia hasta algún centro sanitario, el perro siempre aullaba, y que cuando cambiaba su tonalidad de forma lastimosa significaba que el pronóstico sería grave y que ya no volverían, porque ya así había sucedido en otras ocasiones. 

Siempre recordaré como entró en nuestras vidas y como se fue “ Rubito “ sobre una camilla en un dispensario por una grave infección mirándome fijamente a los ojos y lamiendo mi mano. Nunca le olvidaré.-

“A Rubito. Mi Collie“

Andrés Bolaños Jiménez.

Más en esta categoría: ¿A quién no le ha pasado? »

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento