Ciencia, vacunas y abstencionistas

nicolasguerraaguiar06112021Fue el Ministerio de Información y Turismo dirigido por el político franquista señor Fraga Iribarne quien ideó el lema “Spain is different!”: iniciaba la revolución turística, años 60. Medio siglo después, y según disponen las venerables tradiciones la señora Botella, políticamente descendiente del anterior, elevó al infinito la ridiculez con su "¿Relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor?", machangada para oficializar la candidatura de Madrid a los JJ OO del pasado 2020. (Es la misma señora que definió a los mendigos madrileños como "una dificultad añadida" a la limpieza de las calles.)

En España cuatro millones de personas se niegan a la inoculación del antivirus. Muchas de ellas comentan que “es mejorable”

Mientras Austria hace obligatoria la vacuna contra el covid-19 e impone el confinamiento y Bélgica y la Alemania de la señora Merkel sopesan muy parecidas decisiones, la señora ministra de Sanidad española recurre a un mensaje ya estéril a pesar de sus buenos propósitos: “A quienes de manera egoísta no se van a vacunar les digo que piensen en los demás”. (Ante definidos posicionamientos no sirven las palabras de concienciación, doña Carolina; como durante el juego del escondite en plenas llanuras fuerteventurosas: “Quien no se ha escondido, tiempo ha tenido”.)

¿Y si algunos de los abstencionistas hispanos fueran investigadores de mundializado prestigio para el logro de lo “mejorable”?

Viene a cuento lo anterior porque el 35% de los austríacos y casi igual proporción de alemanes y belgas rechazan la vacunación. En España cuatro millones de personas se niegan a la inoculación del antivirus. Muchas de ellas comentan que “es mejorable”, planteamiento que merece mis respetos pero no viene apoyado por argumentación científica. Es más: puede dudarse sobre si se trata de una intuición o acaso recomendación médica por incompatibilidad fisiológica. radical

¿Y si algunos de los abstencionistas hispanos fueran investigadores de mundializado prestigio para el logro de lo “mejorable”? ¡Extraordinario! España recuperaría su valoración científica como la tuvo en 1933: Einstein, premio nobel de Física, visitó Madrid acompañado por nuestro paisano Blas Cabrera Felipe, catedrático y amigo suyo. Fue el reconocimiento internacional a la investigación española, radicalmente aniquilada a partir de 1939.

Pero como usuario del intelecto, potencia racional, creo en la Ciencia aunque muchas veces, muchísimas, se haya puesto al servicio de la barbariearmas químicas, biológicas, radiológicas, munición de uranio empobrecido

Por suerte, uno anda ya vacunado contra excesos demagógicos de ciertas políticas (fácil recurso para ganarse el favor popular, el espejo cóncavo valleinclanesco que deforma la imagen proyectada en él). Pero como usuario del intelecto, potencia racional, creo en la Ciencia aunque muchas veces, muchísimas, se haya puesto al servicio de la barbarie: napalm, cohetes V-2 de la Alemania nazi, bombas atómicas, nucleares, de racimo, armas químicas, biológicas, radiológicas, munición de uranio empobrecido… o experimentos médicos con humanos, campos de prisioneros nazis.

Así, la Cumbre de las Azores (2003) lanzó señales de peligro contra Irak, supuesto país poseedor de todas las armas de destrucción masiva. Nos engañaron y estafaron los señores Bush, Durão, Blair y Aznar pues su acción bélica tuvo dos razones de ser: los grandes intereses económicos del petróleo y un campo de pruebas para la no experimentada novísima industria militar.

la Cumbre de las Azores (2003) lanzó señales de peligro contra Irak, supuesto país poseedor de todas las armas de destrucción masiva. Nos engañaron y estafaron los señores Bush, Durão, Blair y Aznar pues su acción bélica tuvo dos razones de ser: los grandes intereses económicos del petróleo y un campo de pruebas para la no experimentada novísima industria militar.

Y como creo en la Ciencia para el caso de las vacunas (a pesar de que con frecuencia es deshumanizada fuente milmillonaria para ciertas empresas privadas), no tendré reparo en acudir a la cita para que me inyecten la tercera fase de la anticovid. Como tampoco dudé -más: ni tan siquiera se me pasó por la mente- para cumplir con rigor las vacunaciones de mis hijos desde sus primeros bostezos en la vida: o el encubierto peligro de meningitis, hepatitis B, difteria, tétanos, tosferina, poliomielitis... o la confianza en la racionalización investigadora.

Porque la metodología científica tiene que ver con las exigencias de precisión y objetividad, es decir, algo perceptible de manera clara con independencia de la propia manera de pensar o de sentir. La Ciencia, por tanto, es ajena a creencias o dogmas (rigurosamente respetables, claro) contrarios a la experimentación. Sin embargo, por su propia definición a lo largo y ancho de la historia del ser humano fanatismos, integrismos, radicalismos, yijadismos… se han impuesto y siguen vivos con menosprecios, indiferencias, improperios, acusaciones, violentos comportamientos…

Así, por ejemplo, nuestro paisano el doctor Chil y Naranjo, médico educado en París, investigador científico y fundador del Museo Canario, fue acusado por la Iglesia católica canaria (1876) de “Parto nocivo de perniciosas enseñanzas”, consideradas estas como “falsas, impías, escandalosas y heréticas” cuando defiende la teoría evolucionista de Darwin. Y don Gonzalo Pérez Casanova, catedrático (Ciencias Naturales) del instituto Pérez Galdós fue expulsado del aula y también perseguido desde 1937 por explicarles a sus alumnos el evolucionismo darwiniano ¡“con documentos”!

La Ciencia, por tanto, es ajena a creencias o dogmas (rigurosamente respetables, claro) contrarios a la experimentación.

Y la Ciencia que deja a un lado mitos y caprichos o voluntades de los dioses, recordemos, forma parte del pensamiento humano desde el siglo VI a. C. con Tales de Mileto, racionalización de los fenómenos de la naturaleza. Continúa en el prerrenacimiento; avanza durante el siglo XVII (la novela Don Quijote es un compendio de planteamientos sobre historia natural, medicina, locura, matemáticas…) y explosiona con el florecimiento económico de la burguesía, interesada desde el siglo XVIII en la investigación científica: es El Siglo de las Luces.

Ciencia, pues, como ‘Conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento sistemáticamente estructurados y de los cuales se deducen principios y leyes generales con capacidad predictiva y comprobables experimentalmente’, tal como la define el Diccionario académico.

¿Habría que declarar estados de alarma o excepción (el segundo debe ser autorizado por el Congreso) para defender “el derecho a la protección de la salud” (Constitución, 43.1.) frente a quienes esgrimen el correspondiente a la libertad para no vacunarse?

Por otra parte, algunas cuestiones muy discutidas: ¿por qué “ley, justicia o razón” (a la manera calderoniana) el Tribunal Superior de Justicia de Galicia prorroga la autorización para que se pueda pedir el pasaporte covid en el ocio nocturno hasta el 4 de diciembre (El Mundo) y, sin embargo, el correspondiente del País Vasco la rechaza pues “exigirlo, como hacen otras comunidades, vulnera derechos fundamentales” (elplural.com)? (Alemania lo solicita hasta para "entrar en una peluquería", afirma el señor consejero canario.) ¿Podría concluirse que esta aparente contradicción conculca derechos ciudadanos?

¿Habría que declarar estados de alarma o excepción (el segundo debe ser autorizado por el Congreso) para defender “el derecho a la protección de la salud” (Constitución, 43.1.) frente a quienes esgrimen el correspondiente a la libertad para no vacunarse? ¿Derecho de una minoría (cuatro millones) frente a la inmensa mayoría (cuarenta y dos millones) ante el peligrosísimo avance de los brotes? La incidencia media entre los vacunados ha sido de 23,1 por cada 100 000 habitantes y de 64,5 entre los que no han sido inmunizados.

Actualizado el Sábado, 27 Noviembre 2021 02:53 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento