Los trileros de la salud

trilerosdelasaludNuestros dirigentes políticos se quedan sin herramientas de gestión ante el inminente aumento de contagios debido a ómicron, el sistema sanitario canario colapsado.

La variante ómicron, mucho más contagiosa y aparentemente más leve, está provocando altísimas tasas de contagios en los últimos días. Las cifras se disparan y la tendencia no parece que vaya a cambiar mucho en las próximas semanas.

Es ahora y sobre todo después de las fiestas navideñas, que se vaticina en las semanas venideras y fruto de esta alta contagiosidad, un repunte, un extraordinario pico, la cúspide, la cima, la cumbre de contagios nunca vista hasta el momento en el archipiélago y volvemos a escuchar el incansable mantra de que «los servicios sanitarios están saturados«. Y a estas alturas, me pregunto, ¿es que a alguien le sorprende?

Podremos acostumbrarnos a los altos índices de contagiosidad de esta nueva variante, a las medidas restrictivas en nuestra vida cotidiana, a los cambios de nivel día sí día también, al ahora podemos sentarnos dos, luego cuatro, más tarde seis, pero a lo que no vamos a acostumbrarnos nunca es a la negligente gestión sanitaria que se ha estado llevando hasta el momento por parte de nuestros dirigentes.

Basta ya de culpabilizar a la población, por no cumplir con las medidas de prevención, por no respetar la distancia, por no llevar la mascarilla, por ser negacionista, por no querer vacunarse, por querer celebrar las navidades, ¡por querer vivir!. Desviando la atención mediática de la deficiente gestión sanitaria llevada hasta el momento por parte de los principales responsables. Y no será por falta de tiempo, ¡que vamos para dos años de pandemia!

Dos años en los que se ha perpetuado una situación de servicios infradotados, gestión ineficiente, falta de medios materiales y humanos, deliberada desligitimación social del sistema canario de salud. Y todo ello no es de ahora, no es fruto de la crisis sanitaria que estamos atravesando. Una crisis agravada por la población envejecida y la cronificación de numerosas enfermedades que han pasado a un segundo plano.

Desgraciadamente esto venía de mucho antes, es el resultado de una política sanitaria estratégica y premeditadamente dirigida hacia la parte asistencial en lugar de hacia la preventiva. ¿Por qué?, porque la enfermedad en Canarias es negocio. Aquí no vale más prevenir que curar, curando algunos obtienen bastante rendimiento económico.Se trata de un problema estructural, de enfoque, de interés. De ideas mercantilistas sobre nuestra salud y nuestro bienestar. La salud no sale rentable en canarias y esta pandemia sí lo ha sido para unos cuantos.

A cambio de un sufrimiento humano y miseria sanitaria sin precedentes. ¡Y lo que nos queda!.

Una política sanitaria enfocada y dirigida hacia la parte asistencial, cuando ya estamos enfermos, porque cuantos más enfermos seamos más se satura nuestro sistema sanitario y más derivaciones a través de conciertos se tienen que hacer a las clínicas y hospitales privados. Flujo de pacientes, flujo de dinero. Estos trasvases se dan incluso cuando la sanidad pública no está al límite de su capacidad, que es lo que establece la propia Ley General de Sanidad. De tal forma que se cumpla sin miramientos la estrategia de las 3 D: primero Desacreditar, luego Descapitalizar y por último Desmantelar. Todo ello orquestado y auspiciado por los grandes gestores y piratas de nuestra sanidad pública canaria.

Y ahora viene lo de siempre, que si las altas tasas de contagios, la falta de personal, los problemas en la contratación, que si “ se ha contratado a enfermeros, médicos, absolutamente todo lo que se puede contratar ha sido contratado, pero no es suficiente” , que si “tenemos un problema importante en cuanto a recursos humanos”. Mientras los grandes gerentes sanitarios que «velan por nuestra salud» se ven inevitablemente imposibilitados ante la nueva ola, los demás nos preguntamos, ¿qué han hecho ?, ¿quién gestiona el derecho a la protección de nuestra salud?

Teniendo en cuenta que en Canarias no existe Plan de Salud desde 2016, principal instrumento estratégico sanitario para la planificación y la coordinación, que en toda la pandemia no se ha visto ni el más mínimo gesto de dotar a la atención primaria de refuerzo para paliar este desastre, y que tras casi un año de huelga los Técnicos Inspectores de Salud Pública, principales garantes del cumplimiento de las medidas preventivas en Canarias, aún no han conseguido llegar a ningún acuerdo con la administración. Ni que se cubran las bajas de las personas que se encuentran en incapacidad temporal, ni que se les dote de medios materiales para realizar sus funciones. Y muchísimo menos que se incorpore personal a esta insignificante plantilla. Es más urgente que nunca reivindicar el derecho a la protección de nuestra salud ante una administración beligerante que dilata esta situación sin encontrar solución de forma deliberada y sin dejarse asesorar por los verdaderos especialistas en salud.

Con todos estos antecedentes sería de necios no pensar que estos magnates sanitarios han vendido nuestro tan aclamado derecho a la protección de la salud y que hace tiempo que se dejó de entender la atención primaria como pilar básico del sistema sanitario y ahora pagamos las consecuencias. Este “sociolismo” del que hacen gala, del reparto y la gestión sanitaria entre socios, amigos y compadres. Sin atender a los verdaderos especialistas en salud que llevan años advirtiendo del desastre. Esta instrumentalización política de la salud de todos los canarios, que nos ata y dirige sin piedad, está causando unos estragos sociales inauditos en Canarias.

Los trileros de la salud siguen con su espectáculo mediático haciendo parecer lo que no es, que parezca que se están destinando recursos cuando la realidad es bien distinta. Que parezca que el sistema está saturado cuando lo hemos abocado voluntariamente al colapso. Que parezca que la culpa es de la falta de profesionales cuando las condiciones en las que trabajan son lamentables. Que parezca que la sanidad pública es un desastre para terminar de desmantelarla.

Y de repente el Servicio Canario de Salud convertido en ese baile de sombras, en ese juego de espejos, en esa caverna de Platón, desde donde nos confunden y aturden mientras unos pocos sacan rentabilidad por ello y el resto nos conformamos con la peor sanidad de España, aunque intenten que creamos lo contrario y sin que se haga NADA por evitarlo.

Maruxa Matamala

4 comentarios

  • María Viernes, 14 Enero 2022 10:43 Enlace al Comentario

    Un análisis muy acertado de la situación sanitaria. Se nota que quien escribe conoce la situacion desde dentro.
    Si nuestros politicos fueran conscientes del daño que hacen a la población nombrarian a tecnicos conocedores y resonsables no a dedo por cuestiones de politiqueo.
    Salvajismo político de toda la vida!! UNA VERGÜENZA

  • Luís Fernando García Déniz Jueves, 13 Enero 2022 22:33 Enlace al Comentario

    Fantástico escrito, narra perfectamente la situación actual de la crisis sanitaria y la mala gestión realizada por las autoridades competentes.
    Dejando solos y desvalidos a
    los profesionales sanitarios que antes les aplaudían y ahora los recriminan injustamente. Es necesario que voces preparadas y libres como estas pongan los puntos sobre las íes. Mi felicitación sincera por su comentario.

  • Pino Jueves, 13 Enero 2022 19:13 Enlace al Comentario

    En Canarias la enfermedad es un sector muy lucrativo para unos pocos y el lobby sanitario demasiado poderoso para invertir las tornas, da igual quién gobierne, ellos mandan, y prueba de ello fue la restitución del anterior director del SCS, el zorro sigue guardando el gallinero.

  • Pacientevienedepaciencia Jueves, 13 Enero 2022 13:54 Enlace al Comentario

    Es que no interesa evitar el colapso, al contrario, los zorros son los que guardan el gallinero. Recuerdan un consejero que intentó poner coto a los negocietes privados y terminó rápidamente como el rosario de la aurora, defenestrado de inmediato, y es que la continuidad en las políticas de Salud saltan a la vista, no faltó más que confirmar en el cargo al antiguo consejero, que venía, como la mayoría de ellos, de lo privado, aunque es verdad, no hizo falta confirmarlo, se quedó su escudero y en este caso con uno basta.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento