PHOTOTEX: "Rebaño"

Rebaño

“Empezamos a sentirnos como un auténtico rebaño, cuando llegó el primer despido.

Entonces pensé que a mí no me iba a pasar: me creía imprescindible; además, había regalado a la empresa tantas horas extras que imaginé que lo tendrían en cuenta. Hasta que recibí la carta oficial. Así, sin previo aviso y sin verlas venir. De repente, el mundo se vino abajo y, con él, las deudas comenzaron a multiplicarse. Gracias a que mis padres siempre han estado ahí y ese “ahí” es mucho más que un simple adverbio. Si no hubiese existido esa alfombra familiar, hubiese caído en el olvido y, tal vez, en la depresión. Lo peor: mis hijos. Y sus regalos de Reyes. Ellos, metidos en su mundo infantil, no se enteraron de nada. Hasta que ya no hubo más remedio y la tristeza, y el miedo, se hicieron fuertes; sobre todo, en mi cabeza, que daba vueltas sin sentido buscando en la tierra el alimento. Y me sentí como un miembro más de un rebaño medio escondido, el de los parados, al que ni la misma sociedad quiere reconocer.

Hace ya tiempo que se acabaron los cortados a media mañana.”

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento