PHOTOTEX: "Tertulia vespertina"

Tertulia

La tertulia vespertina estaba en su clímax a las siete menos veinte de la tarde.

Las palabras cruzadas, las frases sin terminar y el atropello de la discusión se fundían con la tarde de un abril raro e inseguro. Aún no se habían celebrado las elecciones y cada uno sostenía una posición única y personal. Como debe ser. Y se respetaban. Y se llevaban bien. La sangre nunca llegaba al río aunque la marea estuviese con los nervios de punta. Aquel abril había traído más turistas de los previstos y por eso los tertulianos gozaban del cortado gratis en el bar de enfrente. Gratis para ellos, claro, que sabían las andanzas de Gumersindo: buena persona pero un poco alocado. Cuando caía gratis el cortado significaba que Gumersindo estaba de buen humor y que el polvo de la noche anterior con Maruca la de Chano todavía perduraba en el recuerdo.

---Anoche fue espectacular ---repetía Gumersindo al gabinete de crisis que cada tarde se plantaba frente a su negocio, y a los que respetaba y consideraba. Solo Antoñito el Cojo discrepaba siempre y andaba, bueno, es un decir, malhumorado permanentemente.

Luego del cortado el gabinete se dispersaba por los opuestos senderos: unos, en el Victoria, donde el dominó; otros, en la Asociación, donde las cartas y los más activos a practicar bailes folklóricos en la cercana Isleta para la siguiente romería. Y así cada tarde, aunque no siempre coincidía “el equipo médico habitual”.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento