PHOTOTEX: "Equilibrio: Ángeles Trinidad" (y IV)

575. Equilibrio

Cuando Ángeles Trinidad se asomaba a la azotea de su casa, verificaba que el equilibrio arquitectónico del lugar coincidía con el que procedía de su interior.

Por eso prevaleció el deseo de dar rienda suelta a sus opiniones y mantenerlas por encima de todo, a pesar de la fuerte oposición familiar y, por añadidura, a la desmesurada presión del entorno: siempre estaba en boca de todos. Y cuando se acercaba a los bailes del Casino Nueva Sociedad percibía, en la mirada de los otros, los reproches nunca dichos. Pero mientras sus amigas no le dieran la espalda, y nunca se la dieron, sentíase con las suficientes fuerzas para aguantar el chaparrón que había provocado. Cuanto más criticada y vilipendiada se consideraba, ganaba más enteros por la otra parte: los padres de los niños que atendía no salían de su asombro ni sabían cómo agradecer lo que por sus hijos hacía: creían vivir en un tiempo sin tiempo al que no encontraban explicación razonada. La chiquillería, apenas unos diez, no paraba de sonreír y cada carcajada infantil representaba para Ángeles Trinidad una página nueva y abierta en el libro de su vida.

Y aguantó con fe berroqueña.


 

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento