Cien años del nacimiento del cronista Vicente Hernández Jiménez

WhatsApp Image 2022 07 28 at 8.42.09 PMVicente María Hernández Jiménez nació en Teror el 29 de julio de 1922, en la casa esquinera entre la Plaza del Pino y la calle del Pino. Hijo del comerciante Juan Hernández Jiménez y de su esposa María Dolores Jiménez Marrero; nieto por vía paterna de Juan Hernández Suárez y María Jesús Jiménez Sarmiento del barrio de El Hoyo; y por vía materna de Juan Jiménez Domínguez y Francisca Marrero Naranjo.

La noche que conocí a don Vicente Hernández el 1 de septiembre de 1983, una serena velada veraniega en la que me atrevo a asegurar que viendo cumplido un sentido e íntimo anhelo, pregonó las fiestas del Pino de aquel año. Aquella misma noche me lo presentaron y le faltó tiempo para recordar a mis abuelos, las caminatas por El Palmar, su finca de Los Castillos, y todo lo que pudo evocar de mi barrio y mi familia en atención hacia mí. Yo recordaba verlo por las veredas de mi barrio pero nunca me había atrevido a hablar con él. Me asombró su exquisita cordialidad, su facilidad de palabra y la atenta forma en que sabía acercarse a cada persona con la que entablaba conversación. Porque era un gran conversador, que no cuestionaba a quien tenía delante. Hablaba, y en cada palabra regalaba una piedra preciosa de su saber. Nada disturbaba su bonhomía y mantenía sus opiniones sin que se advirtiese ningún tipo de enojo en defenderlas.

WhatsApp Image 2022 07 28 at 8.42.07 PM

Fue pregón ameno, erudito, cercano y lleno de tantas evocaciones como vivencias tenía el pregonero de Teror y de sus fiestas:

Como terorense tengo en estas fechas las vivencias y el entrañable cariño por este lugar, centro de Gran Canaria en estas fiestas, en las que Teror no es de los terorenses solamente; la villa mariana es de la isla. El alma de Teror está sobre todo en la Virgen que nos preside, en sus barrios bulliciosos o dormidos (…) la Virgen del Pino entró muy pronto en el alma popular canaria, y de lo que no duda el creyente es de la asistencia divina a su hallazgo y a su culto popular; nadie puede dudar de su abolengo y prestigio, que parece presidir toda la historia de Gran Canaria.

La devoción de los canarios a su Virgen está fundamentada en el sentimiento, en la memoria del tradicional origen de la imagen (...) Es una expresión de la religiosidad popular; las expresiones populares de la religión constituyen un acervo cultural digno de todo cuidado y respeto tanto por su riqueza como por su sinceridad. Una teoría que no quiera caer en el vacío necesita de los símbolos, las narraciones y los recuerdos colectivos del pueblo (…) La devoción y la fe populares a la Virgen del Pino es un fenómeno irreversible del que la villa es testigo a lo largo de los doce meses del año y que culmina en las fiestas de la Natividad de Nuestra Señora.

Cuando no existían las carreteras actuales y las comunicaciones eran por caminos, de todas las laderas y riscos que rodean a Teror descendía una enorme concurrencia (...). El 8 de septiembre es el día grande de la isla. Es su fiesta más cantada, la que tiene mayor y mejor bibliografía de nuestras fiestas insulares (…)

En su trono de plata, en el marco incomparable de esta basílica, invoquémosla con aquella plegaria que el obispo Marquina le rezaba: Virgen Santísima del Pino, esperanzas de los canarios, ampáranos señora, ampara a la parroquia y a la diócesis, cuya patrona eres”

WhatsApp Image 2022 07 28 at 8.42.07 PM 1

Como persona bien criada en valores, se le llenaba la boca y el alma cuando mentaba a su familia. Sus hijos y su mujer valían más que todo para él y reconocía que él era lo que era por ellos y para ellos. Eran el núcleo más fecundo de su existencia y así él mismo los definía. Su esposa doña Juana Navarro falleció el 5 de marzo de 2018.

Por una hermosa casualidad y también de la mano de mi padre, alcalde de Teror por entonces, tan sólo unas semanas más tarde y en el marco del homenaje que le organizaba el Ilustre Ayuntamiento de la Villa, tuve el honor de conocer por primera vez a Néstor Álamo, su predecesor en el cargo de Cronista Oficial.

Don Vicente había nacido en 1922 -hoy se cumplen cien años- en un Teror donde su familia destacaba en la política local (su tío José Hernández llegaría a la alcaldía dos veces) y que disfrutaba aún con los ecos de la recuperación del dominio de la Fuente Agría.

WhatsApp Image 2022 07 28 at 8.42.08 PM 2

En esta villa “pacata y levítica”, tal como la describiera Juan Rodríguez Doreste, fue creciendo su amor hacia la historia de Gran Canaria y de Teror más concretamente; y pese a que sus avatares universitarios terminaron por licenciarlo en leyes, no fue el desempeño de la abogacía algo que le atrajera mucho ni tampoco el mundo de la política tan cercano a su vida, y sí su verdadera pasión como él la nombrara: el constante escudriñar entre papeles, legajos, conversaciones y viejas postales para interpretar el acontecer de la villa terorense y sus habitantes.

WhatsApp Image 2022 07 28 at 8.41.44 PMEl 7 de marzo de 1969, cuando ya el Colegio de Teror dependía del Obispado como Colegio Diocesano y a petición de la orden salesiana, el Ayuntamiento relevó a la Congregación de los compromisos contraídos anteriormente respecto a la educación en el colegio, con lo que concluyó un destacado episodio de la historia de la enseñanza en el municipio. En los años siguientes, el ayuntamiento afrontó el déficit que el centro educativo generaba y se llegó a 1974 a una situación que concluyó con la cesión del mismo al Ministerio, logro en el que tuvieron papeles relevantes don Vicente Hernández desde la Delegación en Las Palmas; y desde Madrid, el abogado palentino Félix Falcón Alonso. Era maestro y abogado, técnico de la administración civil, vinculado como profesional a la delegación administrativa de Educación y Ciencia y a la delegación provincial de Protección Escolar, ocupándose también como delegado administrativo nacional y pagador provincial de Obras y Servicios del Ministerio de Educación y Ciencia. Había sido asimismo secretario y delegado en funciones de Educación y Ciencia y director provincial de la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado.

Realizó cursos de humanidades, historia contemporánea, y fue también vocal del Centro de Iniciativas y Turismo, socio de la Real Sociedad Económica de Amigos del País y socio del Museo Canario

WhatsApp Image 2022 07 28 at 8.42.07 PM 2De las profundas conversaciones que con él mantuve en estos años me quedan sus vivencias, tan sentidas y excepcionalmente detalladas que a veces me cuesta discernir claramente si me las contó o las viví yo mismo. Por él supe de la vecindad de su familia con Antonio Yánez, el médico, y de cómo su mujer Ana de Lezcano-Mujica tocaba al piano la Marcha Real en plena República; de los libros de Francisco González Díaz y su acendrado cariño a los árboles; de la tienda de Juan Melitón en Arbejales y de cómo Nicolás Torres iba en burro lañando los lebrillos; de su tío-abuelo Antonio Jiménez Ortega, que fue alcalde real del pueblo en la época del cólera y de sus maestros don Antonio Sarmiento y don Juan del Rosario; de que el San Ramón Nonato de la basílica pesaba más que el San Pascual Baylón; del carácter de Antonio Socorro Lantigua y de las manías de José Hermógenes de Medina; y hablamos de costumbres, heredades, caminos, jornaleros, dulas, ventorrillos, fiestas, fueguistas, coplas, testamentos, casas, fuentes, alcaldes, trillas y acequias; y de todo hablábamos como si estuviera ocurriendo en aquel mismo momento a nuestro alrededor. Me confesó que desde joven fue creando una afición por coleccionar papeles, fotos, postales, libros; aunque sus principales aficiones fueron siempre “investigar, escribir, conversar y caminar”

WhatsApp Image 2022 07 28 at 8.42.08 PM 3

Por ello, cuando el 24 de marzo de 1994 fallecía Néstor Álamo, Cronista de Teror; yo como concejal de Cultura dudé un solo momento quien debía ocupar su cargo a partir de entonces y días después propuse al grupo de gobierno el nombramiento de Vicente Hernández Jiménez. Su agradecimiento se manifestó de palabra y por escrito haciendo gala de una distinción y una humildad sin igual en el momento de comenzar a ejercer como tal. Mi relación con él se volvió si cabe aún más cordial, sin que los 38 años que nos separaran fueran un óbice para nuestra amistad; y no hubo desde entonces ni una sola vez que nos encontráramos que no tuviese siempre a mi disposición su consejo, su orientación o su extenso archivo documental y gráfico.

La Comisión Informativa de Educación y Cultura del Ayuntamiento de Teror se reunió la tarde del 11 de abril para emitir el dictamen que al respecto se trasladaría al pleno. No costó decidirse; nadie reunía tantos méritos como él.

El 18 de abril de 1994, fue nombrado Cronista Oficial y desde entonces hasta su fallecimiento su labor como tal fue intachable.

Don Vicente Hernández había comenzado a plasmar todo lo que había reflexionado e investigado sobre Teror en 1984, pero pese a ello, desde el primero La Villa de Teror hasta la reedición de sus tres primeras obras realizada el año 2005 por el ayuntamiento como último homenaje a su persona y labor, más de tres décadas jalonaron una simpar contribución a nuestra historia y a su patrimonio etnológico. No hubo tema de nuestro acervo cultural por el que no se interesara y por siempre quedarán sus estudios e investigaciones como fuente a la que acudir para mejor entender nuestro presente.

WhatsApp Image 2022 07 28 at 8.42.09 PM 1Por esa razón, en reconocimiento a todo lo realizado por el patrimonio, las tradiciones, la historia y su conservación; el 30 de diciembre de 1995 se produjo uno de los eventos que, pese a su sencillez y carácter casi íntimo, es de los que conservo mejor recuerdo de mi vida en la política. Ese día y a raíz de una propuesta mía que se había trasladado al pleno terorense el 13 de octubre de aquel año; la compositora Herminia Naranjo recibió el título de Hija Adoptiva de la Villa de Teror y Vicente Hernández Jiménez el de Hijo Predilecto. Expresó que el reconocimiento era para él “un orgullo y un honor como terorense y además le hacía sentir compensado por todos sus trabajos dedicados a la villa mariana”

Yo me sentí tan compensado como él pudiendo dar vía a dicho reconocimiento.

Vicente Hernández Jiménez falleció el 22 de noviembre de 2006, y en ese momento se me murió un amigo, un buen amigo que me enseñó muchísimo de la vida, de Teror y de la Santísima Virgen del Pino.

Murió con la misma elegancia y defendiendo los mismos valores que salvaguardó toda su vida. Yo tengo el honor de sucederle en el cargo y la responsabilidad de ejercerlo con el mismo respeto y distinción que él le imprimió.

En el momento de aceptar ser quien le sucediera el año 2007, expresé junto a su casa que si gracias a mi labor consiguiera que se cumpliera su último deseo de que los terorenses cuidáramos Teror, me daría por satisfecho.

A esa labor me entregué desde entonces.

José Luis Yánez Rodríguez
Cronista Oficial de Teror
Actualizado el Viernes, 29 Julio 2022 10:39 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento