Bailes en el siglo xx. La orquesta "el peine"

Bailes en el siglo xx.  La orquesta "el peine"

Hasta los años 50 del pasado siglo, los bailes sociales, carnavales principalmente, se celebraban en casas particulares por invitación, donde tenían piano y se ofrecían a los asistentes pequeños ágapes. Los tocadores de cuerdas tenían también sus "actividades" bailables principalmente en los barrios, donde aún no habían aparecido las sociedades de recreo, que empezaron a tener vida después de la Guerra Civil.

El mismo casino hacía sus bailes esporádicamente, amenizados por un pianista, salvo en carnavales y en las fiestas de Santiago, que, entonces venían orquestas con instrumentos de aire. 

Como orquesta exclusivamente de cuerdas y en bailes de taifas, mezclando lo folclórico con música bailable, mayoritariamente de finales del siglo decimonónico, destacó sobremanera "Los Hijos de la Noche" a cuyo frente estaba Antonio Martín, letrista y conservador de canciones antiguas, y Juan Gutiérrez que dominaba todos los instrumentos, los afinaba y, sin conocer música, ni solfeo, tenía un sentido musical excelente y unos conocimientos innatos, que sorprendía a los entendidos.

Había lugares en los que los bailes de taifas eran célebres por los "conflictos" entre el elemento masculino. Algunas veces aparecía el "matón" del lugar a finalizar el baile porque él lo decía. Muchas veces el baile siguió y el matón, ensangrentado y apaleado, abandonaba el local y no volvía más a hacer sus "hazañas". Era indefectible la presencia de las madres de las muchachas, sobretodo, para defenderlas y vigilarlas de los "moscones", llegándose a entablar diálogos ofensivos, con acompañamiento de música, entre el mozo y la señora. Estos "diálogos" entretenían al resto de los asistentes por las ocurrentes frases que se dirigían.

peine_02A finales de los años 30 y primeros del 40 tuvo especial interés los bailes de Santiago, celebrados en el Teatro Municipal, animados por la orquesta Hermanos Batista, de una calidad envidiable, a la que sucedió la Mejías, que tuvo una extensa vida. También en un salón donde está hoy el Cine Unión, se celebraron unos pocos bailes.

 

 

peine_03Mejías tuvo una orquesta que duró aproximadamente unos treinta años y un buen nivel artístico. En sus últimos años brilló su trío rítmico, en el que figuraba mi dilecto y respetable amigo, a pesar de la diferencia de edad, Juan Dávila, excelente profesor de instrumentos de pulso y guía, que dirigió la orquesta del Real Club Victoria.

 

Recordamos como componentes de la Orquesta Mejías a Juan Mejías, padre e hijo, Isidro Medina y los guienses Mario, Cristóbal García, Pepe Quico, y el amigo ya señalado Juan Dávila.
peine_05peine_04Otra orquesta muy buena que duró muchos años fue la Iberia, que todos los domingos inexorablemente amenizaba los bailes en el Sur (Sardina, Carrizal, Agüimes, Ingenio, ...) y la formaban Domingo Chinea, Pepe Vega, Cabrera, Ramón, Pepe Díaz, Mauricio y Pepe Sánchez como vocalista.

Hasta bien entrada la 2ª mitad del siglo XX las orquestas no utilizaban, no había llegado el micrófono, los altavoces ni el amplificador. Poco a poco “Se fue perfeccionando estos artilugios eléctricos” hasta llegar a final de siglo con la aparición de los “teclados” y guitarras eléctricas con uso exagerado de ruidos que malgastan decibelios y están enfermando los tímpanos de los oyentes y convirtiendo la música en gritos, ruidos enormes, saltos, brincos, sin ritmo y sin melodía alguna. La música ha dejado de ser arte que compaginaba los sonidos con el tiempo.

Hubo otras orquestas y nuevas sociedades, San Isidro, Marmolejo (pronto desaparecida), La Montaña, que tuvo su época de esplendor, así como el Fin de Año en San Isidro. Entre las orquestas que aparecieron después de la contienda civil, recordamos la Atlántida, formada, entre otros, por Matías Herrera, Juan Cruz y Manolo Mederos. La orquesta García, compuesta por Antonio García, Nicolás Ramírez, Juan Rodríguez y Juan de Dios. Estas orquestas, por azares de la vida, tuvieron poca duración.

Los bailes, indefectiblemente, comenzaban a las 10 de la noche y terminaban a las 2 de la madrugada, sin mayores incidentes. A finales de los años 40, el Sr. Obispo ordenó no celebrar la función solemne y procesión del Santo Patrón si se celebraban bailes dentro de la octava del Santo. Por ello se organizaron excelentes bailes en el Hotel Guayarmina del valle de Agaete y una popular y multitudinaria verbena el 18 de julio de cada año. Antes de esta época las verbenas las amenizaba la banda de música.

Por estos años 40-50 y con efímera etapa apareció la orquesta El Peine. Se llamó así porque el instrumento preciso y peculiar era un simple peine con un papel fino de fumar u otro menos fino. Un peine normal casero con papel fino y una pequeña bocina de hojalata sacaba un sonido agudo a modo de trompeta. Un peine grande para niños pequeños, con un papel como de folio con una bocina mayor, sacaba un sonido grave, era el trombón. Un canuto grueso de caña tapando un extremo y con un agujero sacaba un sonido similar a un saxo tenor y si el canuto era fino sacaba un sonido de saxo alto. Todo esto con piano, batería, guitarra clásica a modo de bajo y percusión, formaban un conjunto acoplado.

peine_01En esta época los receptores de radio eran escasos. Alberto y Alvaro Acedo oían el de su casa con harta frecuencia y nos traían la música y letra de las bailables que iban apareciendo. Nos lo trasmitían, lo ensayábamos y así teníamos un amplísimo repertorio. Juan Mejías, hijo, nos llevaba el ritmo con la batería que nos prestaba don Antonio Batista, Pepe Rodríguez Ramos sacaba melodías al piano, Juan Rodríguez Quesada con su guitarra nos acompañaba, Felipe Rodríguez introdujo lo que más tarde llamaron percusión, pero el alma de la orquesta, que siempre la llevaba encima, simpático, ocurrente, fue Humberto Estévez que le sacaba a su silbato un inconfundible sonido a saxo alto o soprano.

Una vez en Madrid, en el hotel donde se hospedaba, sacó su peine y su librillo de papel de fumar y en el salón armó la de "San Quintín".

La orquesta tuvo una duración efímera, tocaba en asaltos en. el Casino y dio uno en la Sociedad "La Montaña" cuando ésta acaparaba éxitos que no ha logrado, a través de los años, recuperar.

Llegó más tarde la moda de los "conjuntos", o de guitarras eléctricas, con muchos micrófonos y altavoces ensordecedores que tuvo sus fans. Hoy lo que se usa son las discotecas.
Entre los conjuntos sobresalió "Los Zotos", que dio en la Sociedad de San Isidro muchos y multitudinarios fines de años y durante-14 años seguidos los carnavales en el Casino.
Otros conjuntos dignos de mención: "Falcón Boys", "Los Guanches", "Los Rayos", "Moneaba",..., la orquesta que pervivió en estos años fue la Guaires de los hermanos Macías y el rejuvenecido Isidro Medina.

Si en los bailes de Taifas de finales del XIX casi siempre había jaleos y "matonismo", en la actualidad sigue habiendo follones, pero en aquellos tiempos los bailes empezaban a la "prima" y a medianoche estaban terminados. Ahora se empieza a la medianoche y termina ya amanecidos y los bailadores, en calle ya, tratan de hacer toda clase de vandalismos desde peleas, donde intervienen hembras y varones, roturas de cristales, romper arbolitos, expulsar en plena calle los desechos biológicos, etc., aparte de los "escándalos", cantijas y suciedad. Hay vecinos que opinan que no hay vigilancia, pero también falta civismo y educación.

Puedes descargar el artículo completo en formato PDF aquí

 




José Juan García Batista.

Actualizado el Viernes, 26 Noviembre 2010 20:29 horas.

2 comentarios

  • Juani Martes, 02 Junio 2020 20:23 Enlace al Comentario

    Buenas me encantaria que escribieses un articulo de como eran las verbenes de los 80.
    Recuerdo que habían varios grupos de Gran Canaria muy reconocidos que incluso llevaban a sus fans como los Falcon Boys o scorpion. Gracias

  • francisco bolaños díaz Viernes, 03 Enero 2020 07:24 Enlace al Comentario

    Mis felicitaciones Pepe Juan. Sería exagerado por mi parte decir "que cualquier tiempo pasado fue mejor", pero, que los hubo y bueno, nadie que lo viviera lo puede negar. Pepe Juan, tienes años y vivencias que contar de tu tiempo pasado hoy consideradas "memoria intangible". Es nuestro pasado, que los del momento presente tienen que conocer, porque sobre el pasado se ha construido el presente.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento