Acerca del grandioso espectáculo del conjunto obras hidráulicas-jardines

estanque01Dice el Ingeniero Agrónomo Juan Hernández Ramos en su magnífico libro Las Heredades de Aguas de Gran Canaria, que más que la tierra, ni ninguna otra consideración, fueron las aguas la causa principal de la iniciación y desarrollo de los actuales núcleos de población.

Aguas y tierras, repartidas desde los primeros momentos entre conquistadores, pobladores e indígenas, crearon bien pronto una población agrícola independiente, dueña de sus medios de producción y deseosa, por tanto, de aumentar su patrimonio.

Compelida a ello, más tarde, por el aumento rápido de la población y sus necesidades, se intensificaron sus cultivos, se introdujeron otros nuevos, se desfondaron tierras, se abancalaron laderas, se mejoraron sus acueductos y se aplicaron a aumentar sus aguas, para suplir la escasez de tierras cultivables y de manantiales que en las islas existía, y siempre existe.

estanque02El resultado de este esfuerzo de los isleños, incesante durante siglos, es el grandioso espectáculo que presentan algunas islas, con sus terrazas y bancales regados por una intricada red de acequias y cubiertos de los más variados cultivos, que si bien pregonan las excelencias del medio, no pueden menos de poner también de manifiesto la meritoria labor de quienes, con su esfuerzo, han hecho posible tamaña transformación, ya que gran parte de lo que hoy se considera en Canarias como maravillas de la Naturaleza no es otra cosa que el resultado del incesante trabajo de sus hijos, que ha hecho surgir huertos feraces y verdaderos jardines sobre terrenos calcinados, yermos e incultos, donde nada verde y riente existía.

estanque03En las décadas de 1950 y 1960 fueron muchos los técnicos que vieron ese grandioso espectáculo de obras hidráulicas y fincas agrícolas en construcción y en explotación. Estructuras construidas con nuestras propias manos en las laderas de nuestras queridas islas. Un paisaje de piedra y cal que posteriormente la función pública comenzó a destruir con la ordenación urbanística en forma de puzle (los municipios) y con la ordenación territorial de romanos sin anima.
 
El caso es que en aquella época la iniciativa privada estaba en equilibrio con la pública, así que los técnicos, los turistas y los viajeros pudieron observar en Gran Canaria un espectáculo único que superaba, y mucho, al del resto de las islas, especialmente a Tenerife.
Un ejemplo en números de ese grandioso espectáculo conformado por obras hidráulicas y fincas agrícolas, en el que Gran Canaria superaba al resto de las islas, lo hemos encontrado en el antiguo Catálogo Oficial de las presas de embalse con altura superior a 15 metros del Ministerio de Obras Públicas (1962).
 
estanque04Así, se dice en el mismo que en han sido catalogadas en las Islas Canarias 48 grandes presas,cifra ésta más que suficiente para calibrar la importancia de las obras realizadas en esa parte de la España Insular. Pues bien, de esas 48 grandes presas 32 estaban en Gran Canaria, aunque en 1962 ya había en Gran Canaria 41 grandes presas.
 
Las presas de embalse y el resto de las obras hidráulicas (estanques, tuberías, canales, pozos, galerías, etc.), estructuras que conforman nuestro grandioso patrimonio hidráulico, patrimonio histórico y cultural, tienen que estar al mismo nivel que el patrimonio arqueológico. Podemos empezar por tratarlo de forma individual -patrimonio hidráulico- y sacarlo del saco de lo etnográfico.
 
Dicen que sólo se reconoce lo que se conoce, y quizás sea este el gran problema de la administración insular, que no quiere reconocer que todavía tenemos algo que no tienen los otros, y ese algo es nuestro grandioso patrimonio hidráulico.
Actualizado el Jueves, 29 Enero 2015 17:07 horas.

2 comentarios

  • Juan Dávila-García Viernes, 25 Octubre 2019 18:49 Enlace al Comentario

    El señor González todo un experto en temas hidráulicos, nunca ha citado en sus trabajos de la existencia del Tunel de Los Molinas, situado en la presa propiedad de esta familia, ubicada en el barrio de Berbería en Guía, que arrancando allí cruzaba la Montaña del Gallego, terminando en la parte de atrás del pago del Hormiguero, de existir cosa que no dudo tiene una longitud de +- 3,5 kilómetros....

  • me gusta Martes, 05 Abril 2016 15:58 Enlace al Comentario

    a mi lo que más me impresiona son los trazados de las acequias por los riscos de las montañas. Mis respetos a esas personas que sin miedo a las alturas trabajaron sin los avances de hoy día.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento