Agua en demasía, temporal en Epifanía


Las Fiestas del Agua, celebración votiva peculiar y singular de la Villa de Teror, concretaron -tras la desaparación en el siglo XIX de la tradición de las Bajadas de la Virgen del Pino a Las Palmas- la razón más repetida para realizar las mismas: el acto de rOgar o agradecer las lluvias del año, “onzas de oro que Dios nos regala”, tal como las definían los campesinos de antaño.


terorparaje

Pero a veces, la bondad divina se desbordaba con tal generosidad que llegaban los temporales. Devastadores, arrasando, y que en poco tiempo dejaban el país en situación de lamento.

En dos ocasiones, estos temporales de los que la historia nos ha dejado constancia, coincidieron con la mágica noche de espera de los Magos Reyes venidos desde Oriente.

La primera de ellas, en la noche del cinco al seis de enero de 1766. En toda la isla los estragos fueron enormes; los barrancos arrastraron todo lo que encontraron a su paso y los grancanarios padecieron una de las catástrofes climáticas de mayor envergadura desde la conquista. Casas, fincas, el puente de Las Palmas, fueron arrastrados por el empuje de las aguas. En Teror, en concreto en La Laguna de Valleseco, fallecieron días después ahogados en la propia laguna formada por las lluvias, dos jóvenes del lugar: Asencio Yanes y Francisco Romero

Del segundo, totalmente diferente en su desarrollo, se cumplieron ya 60 años. En la madrugada del Día de Reyes de 1958, Teror se vio envuelto en una nube de polvo africano que desde la tarde del día anterior, ascendió desde el sur de la isla cubriéndola por completo durante la noche; a la vez que relámpagos, truenos preludiaron lo que ya en la madrugada terminó por convertirse en un terrible temporal que por su especial configuración afectó muchísimo sobre el Atlántico y sobre muchas embarcaciones que tuvieron que esperar en alta mar a que amainaran los cielos.

Las calles de Teror no vieron esa noche el suave y sereno discurrir de la cabalgata regia. Un terrible torrente arrastró sobre ella, pendiente abajo, tal cantidad de piedra, barro y agua que la Villa amaneció anegada y con sus vías intransitables. Todavía muchas personas recuerdan los dos truenos sucesivos que sobre la una de la madrugada hicieron despertar a todos los habitantes de la Gran Canaria; que ya quedaron en vigilía por la Epifanía o lo que aquel temporal quisiera traer consigo.

Pero como nunca hay mal que por bien no venga, los meses siguientes dejaron buen gusto de los temporales que, a fin de cuentas, interesa el bien común; y éste en Canarias siempre ha venido de la mano del agua.

En el de 1766, sobre el Pico de Osorio cayó en mitad de la tormenta un rayo de tal fuerza que provocó el derrumbe del terreno, lo que favoreció que toda la lluvia caída arrastrara por las laderas de Los Portales toneladas de barro y piedra en dirección hacia la fértil vega de la villa de Arucas. El topónimo de “El Rayo”, conservado en la actualidad, recuerda aún hoy en día este temporal de 1766. Pero esta desgracia de la naturaleza trajo para El Palmar de Teror un regalo impensable: en el barranco de la Pila, en un lugar donde no había surgido hasta aquel momento ningún manantial y que era propiedad de Felipe Granado y su hijo Manuel Granado, a una cierta distancia de la fuente que daba nombre al barranco, apareció un naciente que llamaron “del agua nueva” y que rápidamente aprovecharon algunos vecinos del barrio que construyeron “canales de palo y acequias en la tosca” para el reparto de las aguas en el riego de sus terrenos. Sería el origen de la Heredad de la Pila.

El de 1958 llenó las reservas subterráneas, estanques y presas, que junto a las aguas caídas el año anterior sirvieron para poder remontar el terrible marasmo económico que caracterizó la década de 1940, en la que las sequías provocaron hambrunas, desaánimo y un fortísimo crecimiento del movimiento poblacional hacia América.

Las aguas y sus consecuencias buenas y malas; ese oro regalado por Dios que tanto ha marcado y sigue marcando la historia de las Canarias.

José Luis Yánez Rodríguez es Cronista Oficial de Teror.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento